La Celestina: Análisis

 

El teatro

celestina004
Escena de "La Celestina" teatral

El origen del teatro en España gira en torno a dos fiestas religiosas: Navidad y Pascua de Resurrección. Al final de las ceremonias religiosas solían representarse junto al altar algunas escenas de la vida de Jesús.

Poco a poco van introduciéndose en estas escenas elementos profanos ajenos a la religión, convirtiéndose en verdaderas representaciones teatrales, pasando a ser representadas en los atrios de las iglesias.

Finalmente los elementos profanos superan a los religiosos y el teatro se convierte en un espectáculo para el pueblo, representándose ya en las plazas públicas.

La Celestina

Numerosas controversias ha suscitado y sigue suscitando el genial autor de La Celestina, Fernando de Rojas, al exponer que el primer acto de la obra era de un autor desconocido y al poner el suyo propio de forma velada a través de un poema en versos acrósticos, en el cual se puede leer: "El bachiller Fernando de Rojas acabó la Comedia de Calisto y Melibea y fue nascido en la Puebla de Montalbán", porque, en realidad, pocos datos más se conocen con certeza del autor de la obra más importante no sólo del siglo XV, sino también de toda la literatura española después del Quijote.

La irreductible originalidad de La Celestina ha provocado que desde su aparición en 1499 hasta ahora, a poco más de cinco siglos de su publicación, siga siendo una de las obras que más polémica y controversia ha suscitado entre la crítica especializada en tomo a cuestiones tan elementales como el autor, el texto, la intención, el género literario, el carácter paródico de la obra, el mundo social reflejado en el que conviven en el mismo plano los personajes nobles con el mundo bajo, representado por las prostitutas, rufianes y, sobre todo, por Celestina, la vieja alcahueta... La fuerza de La Celestina radica en el vigor de sus personajes y en el intenso dramatismo de un amor abocado a la destrucción y a la muerte.

La obra

celestina001
Una de las primeras ediciones

Se llama también Tragicomedia de Calisto y Melibea (en algunas adaptaciones aparece como Calixto) y es una obra dialogada en prosa muy difícil de representar en el teatro debido a su gran extensión y a su estructura.

La primera edición (Burgos, 1499) tenía dieciséis actos; la de Sevilla (1502) veintiún actos; en la edición de Toledo de 1562 se le añadió un acto más.

El autor

Durante mucho tiempo se dudó acerca de la autoría de la obra. Se da como seguro que fue Fernando de Rojas, que nació en Puebla de Montalbán (Toledo), probablemente en 1476.

Probablemente de origen judío converso, cursó estudios de derecho en la Universidad de Salamanca, donde obtuvo el grado de bachiller en 1499.

En 1507 se trasladó a Talavera de la Reina, donde contrajo matrimonio con Leonor Álvarez. Cuando en 1525 la Inquisición de Toledo instruyó un proceso contra su suegro, Álvaro de Montalbán, sospechoso de judaizante, éste, al declarar, citó al «bachiller Rojas, que compuso a Melibea». Autor de una de las obras maestras de la literatura española, La Celestina, que anuncia ya el mundo y el hombre renacentistas.

Llegó a  ser Alcalde Mayor de Talavera de la Reina (Toledo), donde murió en el año 1541.

Según cuenta él mismo en el prólogo, leyó el primer acto de la obra que circulaba entre los estudiantes de la universidad sin saber quién lo había escrito. Le gustó y se dedicó a continuar la obra con el resto se los actos, acabando en quince días, durante sus vacaciones.

Hay críticos literarios que consideran la imposibilidad de que Fernando de Rojas se identificara tan perfectamente con el autor del primer acto; y que fue él quien escribió toda la obra. Hoy se acepta que en la creación de la obra intervinieron dos autores.

El argumento

celestina003
La Celestina y Melibea

En La Celestina se muestran los trágicos amores de Calisto (o Calixto) y Melibea y las malas artes que emplea la alcahueta Celestina para que se enamoren.

Calisto, un mozo inteligente y de clase alta, ha conocido en una huerta, algo alejada de la cuidad, a la bellísima Melibea, y se ha enamorado de ella. Vuelve a encontrársela en la ciudad, cerca de la iglesia, y le comunica sus sentimientos; ella lo despide irritada.

Vuelve Calisto a su casa y confiesa su amor y su pesar a su criado Sempronio. Éste le propone que utilice a la vieja Celestina como intermediaria, para que suavice la aspereza de Melibea.

Celestina logra entrar en la mansión de Melibea e intercede en favor del enamorado; consigue vencer su esquivez y la joven corresponde a Calisto.

Sempronio y Pármeno, criados de Calisto, de acuerdo con Celestina, desean explotar la pasión de su amo, que había ofrecido a la vieja una cadena de oro si lograba sus propósitos. Los criados reclaman su parte a la vieja, que se niega; la matan y huyen. Pero son apresados y muertos por la justicia.

Calisto suele visitar a Melibea trepando a su jardín por una escalera de cuerda; estando en él, se produce en la calle una pelea. El joven, pensando que uno de sus nuevos criados tiene problemas, desea intervenir en ella y al bajar por la escalera cae al vacío. Calisto muere, y Melibea, al saberlo, sube a una torre y se arroja desde lo alto.

La obra termina con el llanto de Pleberio, padre de Melibea.

Los personajes

celestina005
La Celestina, de Picasso

Dos mundos se contraponen en la obra: el ideal o renacentista, de los jóvenes enamorados que sólo viven para su pasión; y el real o medieval de la Celestina y los criados, ruines explotadores de aquel amor.

El personaje mejor trazado en la obra es de Celestina, la vieja astuta, encarnación del mal, que con tentadoras palabras quebranta la virtud de Melibea.

Uno de los aspectos más destacables de la obra es la magnífica caracterización de los personajes a través del lenguaje que emplean: los personajes nobles, como Calisto y Melibea, se expresan con delicadeza y elocuencia, mientras que los personajes populares, como Celestina y los criados, emplean un lenguaje más espontáneo y popular, lleno de refranes y frases hechas.

La intención

A pesar de que la obra es bastante cruda, tanto por las pasiones como por el lenguaje utilizado, la intención es didáctica. Intenta prevenir a las muchachas de la época contra las trampas de las alcahuetas que trataban de minar su recato; y advertir a los jóvenes de todos los tiempos contra las locuras del amor, contra la tentación de sentir el amor como lo único y los más importante; como algo que si no se domina conduce a la destrucción y a la muerte.

Ver: La Celestina, texto completo adaptado

Fuentes Internet:

http://roble.pntic.mec.es/~msanto1/lengua/1celeste.htm

http://www.pntic.mec.es/mem/aventlitera/html/biblioteca/celestina.html

Ver, además, en Internet:

http://www.spanish-books.net/literature/celestin.htm

http://cervantesvirtual.com/

Texto completo, castellano antiguo en:

http://www.analitica.com/bitblioteca/frojas/celestina.asp

Ilustraciones sobre la obra en:

http://www.arsliber.com/bibliofilia/celestina/melibea.htm