Pericona


Danza de Chiloé de dos parejas sueltas, independientes, con pañuelos.

Los chilotes consideran a la Pericona uno de los bailes más populares de la zona. Si bien es un baile típicamente chilote, esta danza se ha dispersado a Valdivia, la patagonia chilena e incluso en la zona central donde se le llama "pericón".

Etimología

Su nombre parece provenir del título que antaño se daba al que dirigía el baile, esto es, el de pericón o perico, y al que posteriormente se llamó bastonero o maestro de ceremonias de la acción coreográfica (Lauro Ayestarán, La Música en el Uruguay, V.1 pag. 489.)

El nombre en Chile fue, precisamente, el de bastonero quien, para anunciar las figuras que debían realizarse en las danzas de complicados desplazamientos, daba dos golpes sobre el suelo con la contera de un bastón.

En Chiloé, la palabra Pericona se refiere a una mujer.

Antecedentes

El Pericón y la Pericona son, para Eugenio Pereira Salas y Carlos Vega, una misma danza. La primera noticia que tenemos en nuestro país la da José Zapiola con el nombre de Pericón; según él, esta danza llega desde Argentina en 1817 con el Ejército de San Martín.

Era danza de parejas en conjunto, rica en evoluciones coreográficas, la que, en la época de su mayor esplendor en Argentina, alcanzó a las cincuenta figuras. Tuvo allí una variante de dos parejas, que sería interesante conocer para su cotejo con la versión chilota.

Según minuciosos estudios de Carlos Vega, es una contradanza acriollada en los campos de Argentina, revitalizada en el salón y desde allí desplazada hacia Chile.

Lauro Ayestarán nos entrega interesantes informaciones sobre el Pericón en Uruguay: "El Pericón, la danza nacional por excelencia del Uruguay, nace a fines del siglo XVIII en el ambiente campesino, sube al escenario teatral alrededor de 1820 y diez años más tarde se baila en los salones en tertulias íntimas, hasta 1850 aproximadamente. Sin embargo no pierde su vigencia folclórica y sigue en los ambientes rurales hasta ya bien entrado el siglo XX". (La Música en el Uruguay, pág. 488).

"Desde el punto de vista coreográfico, es danza de pareja suelta de conjunto, de heredera directa de la antigua Contradanza. Parece ser que en su primera época tenía un número limitado de figuras, más a fines del pasado siglo alcanzó a poseer un número elevadísimo". (La Música en el Uruguay, pág. 490).

En la Enciclopedia Sopena leemos: "Pericón. Baile y canción populares rioplatenses en compás ternario. Pericona. Mismo origen del Pericón".

La Pericona, tal como se ve en Chiloé, es creación local, constituida en su forma estrófica por seguidilla de cuatro y siete versos; rudimentarios elementos coreográficos de contradanza; música eminentemente chilota.

Con su nombre femenino aparece observada en nuestro archipiélago, 1835, por el viajero francés Gustav Duboc.

En 1914, el padre Francisco Cavada nos da alguna referencias sobre la coreografía. Dice que es danza de cuatro personas, de paso escobillado, que usa pañuelo y que tiene seis vueltas de derecha a izquierda.

Ocasionalidad:

Todas las fiestas profanas de Chiloé se vieron animadas con su presencia: el Medán, el Lloco, la Minga, etc. Incluso algunas de carácter religioso como la celebración de San Juan.

Áreas de Dispersión

Se han encontrado datos desde Valdivia hasta Chiloé con el nombre de Pericona y en versiones de cuatro personas. En algunos lugares de la Patagonia chilena también se baila, aunque muy esporádicamente, por chilotes que emigran por razones de trabajo a esa región.

En la zona central se han encontrado vestigios, principalmente en Ñuble y Maule, pero con el nombre de Pericón y con características locales diferenciadas de la variante chilota.

Vigencia y frecuencia:

La Pericona es para los chilotes la mejor de las danzas, la más popular, la preferida. Según observaciones de la folclorista Gabriela Pizarro, entre los años 1952 y 1959, su uso era frecuente en fiestas campesinas de Ancud y Castro.

Es a partir de 1962 cuando su vigencia social empezaba a declinar visiblemente. Don Silvestre Bahamonde, sabio informante de Mocopulli, ha escrito: "tengo el corazón irritado por la pérdida de nuestros bailes. Usted tiene la obligación de rescatar lo que nos va quedando para luego enseñarnos a nosotros mismos y llevar nuestra lengua verídica por el mundo". (Loyola, Margot, 1980).

La Pericona

La pericona se ha muerto
no pudo ver a la meica
le faltaban sus tamangos
por eso se cayó muerta.

Asómate a la rinconá
con la cruz y la corona
que ha muerto la pericona
ayayai, ayayai.

La pericona se ha muerto
no pudo ver a la meica
le faltaba su milkao
por eso se cayó muerta.

Asómate a la rinconá
con la cruz y la corona
que ha muerto la pericona
ayayai, ayayai.

La pericona se muerto
no pudo ver a la meica
le faltaban cuatro reales
por eso se cayó muerta.

Asómate a la rinconá
con la cruz y la corona
que ha muerto la pericona
ayayai, ayayai.

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl