Dichos y refranes populares chilenos

 

A Dios rogando y con el mazo dando
A caballo regalado no se le miran los dientes
A cada pajarillo le gusta su nidillo. 
 A cualquier dolor, paciencia es lo mejor. 
A donde las dan, allí las toman. 
A falta de caballos, que troten los asnos. 
A falta de manos, buenos son pies. 
A falta de pan, buenas son tortas. 
A grandes males, grandes remedios. 
A la cama no te irás sin saber una cosa más. 
A la larga... todo se arregla
A lo que no puedas, no te atrevas. 
A manos frías, corazón ardiente. 
A misa temprano nunca va el amo. 
A muy porfiado pedir, no hay que resistir. 
A más beber, menos comer. 
A palabras necias, oídos sordos. 
A pan de quince días, hambre de tres semanas. 
A quien paga adelantado, mal le sirve su criado. 
A quien te engañó una vez, jamás le has de creer. 
A río revuelto, ganancia de pescadores. 
Abierto el cajón, convidado está el ladrón. 
Abriga bien el pellejo si quieres llegar a viejo. 
Acoge lo provechoso, y no admitas lo dañoso. 
Acuérdate, nuera, de que también serás suegra. 
Agua de sierra, y sombra de piedra. 
Agua que no has de beber, déjala correr
Aire de Levante, agua delante. 
Ajo, sal, y pimiento, y lo demás es cuento. 
Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Al amo listo y avisado, nunca lo engaña el criado. 
Al mal tiempo, buena cara
Al pan, pan; y al vino, vino. 
Al perro muerto, échale del huerto. 
Al que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija. 
Al que madruga dios lo ayuda
Al que toma y no da, el diablo se lo llevará. 
Amistades que son ciertas, mantienen las puertas abiertas. 
Amor de madre, que todo lo demás es aire. 
Amores nuevos olvidan los viejos. 
Aprendiz de mucho, maestro de nada. 
Arco en el cielo, agua en el suelo. 
Arco iris al amanecer, agua antes del anochecer. 
Arco iris al mediodía, llueve todo el día. 
Arco por la tarde, buen tiempo aguardes. 
Atender y entender para aprender. 
Aunque la mona vista de seda, mona se queda. 

Beber y comer, son cosas que hay que hacer. 
Bicho malo, nunca muere. 
Bien ama quien nunca olvida. 
Buenas acciones valen más que buenas razones. 
Bueno, si breve, bueno dos veces. 
Buscar aguja en un pajar, es naufragar. 

Caballo viejo no aprende trote nuevo. 
Cabra que tira al monte, no hay cabrero que la guarde. 
Cada loco con su tema y cada lobo por su senda. 
Camarón que se duerme se lo lleva la corriente
Caminito comenzado, es medio andado. 
Carta echada, no puede ser retirada. 
Cierre tras sí la puerta quien no la halló abierta. 
Con el metro que midas, te medirán. 
Con rabia el perro, muerde a su dueño. 
Con tripas vacías, no hay alegrías. 
Coser y cantar, todo es empezar. 
Cuando de visita te pierdo, si te vi ya no me acuerdo. 
Cuando el dinero habla, todos callan. 
Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten. 
Cuando el río suena, agua lleva. 
Cuando el sabio yerra, el necio se alegra. 
Cuando todo se hierve, te pueden dar gato por liebre. 
Cuanto más se conoce a los hombres, más se admira a los perros. 

Da el sartenazo quien tiene la sartén por el mango. 
De dos bienes, el mayor; de dos males, el menor. 
De ninguno has de decir lo que de ti no quieras decir. 
De noche todos los gatos son negros.
De sabios es variar de opinión. 
De tal palo tal astilla
Del hombre bruto, no sale ningún fruto. 
Del árbol caído, todos hacen leña. 
Despacio al pensar, y pronto al ejecutar. 
Dicen que es malo llegar a viejo, pero peor es no llegar a eso. 
Dime con quien andas, y te diré quién eres.
Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. 
Dinero llama a dinero.
Dios los cría y ellos se juntan. 
Donde hay patrón, no manda marinero. 
Donde las dan, las toman, y callar es bueno. 
Donde pongo el ojo pongo la bala.

El gato y el ratón nunca son de la misma opinión. 
El hábito no hace al monje
El jorobado no ve su joroba, sino la ajena. 
El movimiento se demuestra andando. 
El mucho saber hace sabios, pero no dichosos. 
El necio cree que todo lo sabe. 
El ojo del amo engorda al caballo. 
El pez grande se come al chico
El que a hierro mata, a hierro muere. 
El que algo quiere, algo le cuesta. 
El que buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija
El que con niños se acuesta, mojado se levanta. 
El que la hace, la paga. 
El que la sigue la consigue. 
El que mucho abarca, poco aprieta
El que mucho habla, mucho yerra. 
El que no arriesga no gana.
El que no llora, no mama. 
 El que no se arriesga, no pasa la mar. 
El que quiere azul celeste, que le cueste.
El que ríe último, ríe mejor.
El que se queja, sus males aleja. 
El que tonto nace, tonto muere. 
El saber no ocupa lugar. 
 El tiempo aclara las cosas. 
El tiempo todo lo alcanza, a la corta o a la larga. 
El tuerto es el rey en el mundo de los ciegos
En apurada situación, haz de tripas corazón. 
En boca cerrada no entra moscas.
En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso. 
En casa del herrero, nunca falta un palo.
En chica cabeza caben grandes ideas. 
En el país de los ciegos, el tuerto es rey.
En el peligro se conoce al amigo. 
En la casa que hay un viejo, no faltará un buen consejo. 
En larga jornada, la leve carga es pesada. 
En largos caminos, se conocen los amigos. 
Errando, errando, se va acertando. 
Es costumbre de villanos tirar la piedra y esconder la mano. 
Es de sabios cambiar de mujer!
Es mejor callar que con tontos hablar. 
Estudiante que no estudia, en nada bueno se ocupa. 

Favor con favor se paga.

Gallina que canta, de poner viene. 
Guatita llena, corazón contento.

Habla no cuando quieras, sino cuando puedas. 
Habla poco, escucha más, y no errarás. 
Hablando se saben las cosas, callando se ignoran. 
Haz el bien, y no mires a quién. 
Hombre anciano, juicio sano. 
Hombre prevenido vale por dos. 
Hombre viejo no necesita consejo. 

Invierno frío, verano caluroso. 
Ir a por lana, y salir trasquilado. 
Ir contra la corriente, casi nunca es conveniente. 
Ir de mal en peor, no hay cosa peor. 

La confianza mata al hombre.
La esperanza es lo último que se pierde. 
La noticia mala llega volando, y la buena, cojeando. 
La ocasión la pintan calva. 
La paciencia es la madre de la ciencia. 
La pereza es la madre de la pobreza. 
La práctica vale más que la gramática. 
La suerte de la fea, la bonita la desea.
La unión hace fuerza.
La variedad place a la voluntad. 
La verdad a medias es mentira verdadera. 
Lo bien aprendido, para siempre es sabido. 
Lo hermoso, a todos da gozo. 
Lo mal adquirido, se va como ha venido. 
Lo que no quieras para ti, no lo quieras para nadie. 
Lo que uno no quiere, el otro lo desea. 

Madre hay una sola
Mal de muchos, consuelo de tontos. 
Mal te quiere quien siempre te alaba y nunca te reprende. 
Mas vale prevenir que llorar.
Mas vale pájaro en mano, que cien volando.
Muerto el perro, se acaba la rabia. 
Más sabe el diablo por viejo que por diablo
Más vale pájaro en mano que cien volando.
Más vale ser cabeza de ratón que cola de león. 
Más vale tarde que nunca

Ningún ladrón quiere ser robado. 
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
No digas no sin saber por qué no. 
No es bueno quien cree malos a los demás. 
No es la miel para la boca del asno. 
No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia. 
No es más sabio el que más sabe, sino el que lo oportuno sabe.
No es oro todo lo que reluce. 
No existe un tonto que no sea admirado por otro tonto. 
No hay enemigo pequeño. 
No hay mal que dure cien años, ni hombre que lo aguante.
No hay mal que por bien no venga
Nunca digas de este agua no beberé.

Obras son amores, y no buenas razones. 
Ocasión perdida, no vuelve más en la vida. 
Ocasión que se pasó, pájaro que voló. 
Ojos que no ven, corazón que no siente. 
Oír campanas y no saber dónde. 

Perro que ladra no muerde
Piensa mal y acertarás..., aunque alguna vez te equivocarás. 
Por probar, nada se pierde. 

Querer es poder 
Quien calla, otorga. 
Quien canta, su mal espanta. 
Quien mal anda, mal acaba. 
Quien miente, pronto se arrepiente. 

Si miras mucho atrás, a ninguna parte llegarás. 
Si no puedes lo que quieres, quiere lo que puedes. 
Si por bueno te tienes, haz lo que debes. 
Sobre gustos, no hay nada escrito. 
Soplar y sorber, no puede ser. 

Tanto tienes, tanto vales. 
Tanto va el cántaro a la fuente que, al fin, se rompe. 
Ten tu arca bien cerrada, y la llave bien guardada. 
Todo es según el cristal con que se mira
Tras la tempestad viene la calma

Una golondrina no hace verano. 
Una mano lava a la otra y las dos lavan la cara

Ver para creer. 
Visitas, pocas y cortitas. 
Vivir prevenidos, es de buen sentido. 
Vivir sin pena ni gloria, como el burro de Vitoria. 

Zapatero, a tus zapatos. 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl, Registro Nº 188.540