​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Relieve del Mar de Chile

El mar chileno comprende vastísimas masas oceánicas que se extienden desde el subtrópico hasta las aguas antárticas. Esto determina un litoral de 7.000 km, que comprende desde el extremo Norte del territorio hasta los mares antárticos y con sus 200 millas que se prolongan hacia el Oeste con las islas más alejadas en el Océano Pacífico y hacia el Sureste del continente, con las del Canal Beagle, Chile es realmente un país marítimo.

Desde 1974 existe una disposición legal que define como "Mar Chileno" a toda esta vasta extensión de superficie oceánica. Cabe destacar que dicha disposición no tiene implicancias jurídicas que puedan afectar el patrimonio de otras naciones.

Chile se asoma sobre el mayor de los océanos del planeta: el Pacífico, que tiene unos 144 millones de kilómetros cuadrados.  Frente a nuestras costas, el fondo del océano es una amplia cuenca con unos 3.500 metros de profundidad media, aunque existen fosas de 7.000 y hasta 9.500 metros.

Las aguas del Pacífico Sur cubren una corteza terrestre inestable, que se revela en los terremotos y las manifestaciones volcánicas.  El volcanismo da origen a los llamados maremotos y también a las islas como es el caso del archipiélago de Juan Fernández (formado por las islas Róbinson Crusoe, Alejandro Selkirk, y el peñón llamado islote de Santa Clara) y la isla de Pascua.

El mar chileno no sólo constituye un elemento esencial de las comunicaciones o un factor regulador del clima, sino que encierra una gran riqueza minera y biológica.  La extensión de nuestro litoral contiene aguas de características muy variables por su contenido de salinidad y grados de temperatura, como también sales nutritivas minerales.

Relieve del mar chileno
(ampliar imagen)

Las aguas frías tienen un alto contenido gaseoso y además son muy ricas en compuestos nitrogenados minerales, a diferencia de las aguas templadas y cálidas. En consecuencia, el fitoplancton es mucho más abundante en los océanos polares que en los ecuatoriales.

En Chile por su gran extensión oceánica, las aguas reúnen particularidades distintas en cuanto a su composición mineral y salina.  En el océano abierto y más allá de las 600 millas del litoral, las aguas superficiales son muy fáciles de reconocer; en cambio, cerca de las costas litorales, la influencia de corrientes marinas altera los procesos dinámicos normales, incluyendo la vida de la fauna marina.

El relieve costero y submarino

A lo largo del litoral chileno se extiende y desarrolla la Plataforma Continental con un ancho que varía entre los 3 a los 60 km, con una profundidad media entre los 200 y 300 m.

El origen de la Plataforma Continental es tectónico (movimientos de la corteza terrestre), presentando un alto número de cañones submarinos y fondos de roca sin recubrimiento sedimentarlo en la parte Norte del país.  Esta característica tiene una importancia vital en el desarrollo de las pesquerías de peces y crustáceos de fondo. Mientras que en el sector austral y antártico la Plataforma presenta acumulaciones sedimentarias de hasta 2 km de espesor, lo que reviste gran importancia en la búsqueda de petróleo.

El fondo marino está formado por las líneas litorales, la Plataforma Continental, el talud continental y la planicie abisal o suelo oceánico. Mientras que las masas de agua constan de una zona costera y una zona oceánica.

Materias