VII región del Maule: Economía

La economía de la Región del Maule se basa principalmente en la agricultura, proveedora de materias primas para las industrias vitivinícola, molinera, azucarera, aceitera, maderera y de celulosa. A los cultivos tradicionales de trigo, leguminosas y papas se suman los cultivos industriales de remolacha y arroz.

La región del Maule ocupa un destacado lugar en la agricultura nacional, con gran incidencia en los rubros de mayor dinamismo en los últimos años, como son la producción de vinos de exportación , donde ocupa el primer lugar, en hortalizas industriales , donde igualmente pasa a primer rango por encima de la regiones Metropolitana y sexta; en frutales se sitúa en un puesto muy destacado, siendo la principal región en pomáceas y cerezo.

Valles VII región

Por otra parte la Región del Maule es la segunda región en extensión de plantaciones forestales después de la Octava.

Un producto que se puede considerar producido en la región son los vinos.

Estos se cultivan en los valles de Curicó y del Maule (ver mapa arriba).

REGIÓN

SUB-REGIÓN

ZONA

VII del Maule

Valle de Curicó

Valle del Teno

Valle del Maule

Valle del ClaroValle del LoncomillaValle del Tutuven

Para la producción de vino se requiere uva ya sea de variedades tintas o blancas.

A continuación se explicará la elaboración del vino tinto a grandes rasgos, el cual se obtiene en un proceso dividido en 4 etapas:

1. Operaciones mecánicas: estrujado, despalillado y sulfitado.

2. Encubado del mosto: maceración y fermentación alcohólica.

3. Descube y prensado de orujos.

4. Acabado: fermentación maloláctica.

En una primera instancia la uva cosechada es recogida en bins o cajas para llevarla a la prensa; en dicho lugar se prepara la uva extrayendo el escobajo (se separa baya de esqueleto de uva) y luego pasan las bayas a la prensa donde se exprimen y se obtiene el llamado mosto (jugo de uva) que luego se le hecha anhidrido solfuroso para detener la fermetación que empieza con las levaduras nativas que están en el campo.

Luego el mosto es trasladado a las cubas de fermentación (en el caso del tinto se junta el mosto con la piel de la uva para extraer los taninos de la piel y fermentan junto), donde empieza el proceso de fermentación alcohólica en el cual al mosto se le agregan levaduras mejoradas que son las encargadas de transformar el azúcar que contiene el jugo de uva en alcohol.

Luego se separa el orujo del jugo fermentado y este último es trasladado a cubas de envejecimiento y conservación  donde ocurre la segunda fermentación llamada maloláctica que es desarrollada por las bacterias del vino. Esta determina la formación de gas carbónico.

Después de permanecer cierto tiempo envejeciendo en cubas de madera, los vinos son embotellados.

Fuentes Internet y más información:

https://www.economia.cl

https://www.prochile.cl

Materias