Diabetes mellitus o Diabetes

 

La diabetes mellitus (o solo diabetes, que es lo mismo) no es una sola enfermedad, sino una serie de enfermedades con una característica común: la incapacidad de nuestro organismo para usar apropiadamente la glucosa o azúcar sanguínea, el combustible que hace posible que nuestro cuerpo funcione. La glucosa es para nuestro cuerpo lo mismo que la gasolina para un automóvil.

diabetes004
Fuentes de glucosa.

¿Cómo llega la glucosa a nuestro cuerpo? Principalmente a través de lo que comemos. Los hidratos de carbono —como los azúcares, las harinas, los almidones, los productos lácteos, las frutas y los vegetales— son la principal fuente de glucosa.

Cuando nuestro organismo está funcionando de manera normal, nuestros niveles de glucosa o azúcar sanguínea se elevan luego de alimentarnos. Cuando la glucosa es depositada en la sangre, la insulina —una hormona fabricada por el páncreas— saca la glucosa o azúcar de la sangre (causando así una reducción de la misma) y la distribuye a través de nuestras células, donde la glucosa es usada como combustible.

Cuando este procedimiento no se realiza, entonces hablamos de diabetes mellitus o diabetes.

En la persona con diabetes, el páncreas deja de producir insulina por completo (diabetes del Tipo 1), o produce insulina, pero la misma no funciona efectivamente (diabtres del tipi 2).

En ambos casos, el resultado es que, en vez de distribuirse el azúcar sanguíneo en las células, esta última se acumula en la sangre, llevando los niveles de glucosa sanguínea a niveles anormales.

 Los niveles normales de azúcar en la sangre deben ser de 80 a 110 miligramos por decilitro de sangre. Cuando los niveles se mantienen por determinado tiempo a un nivel anormal, la persona es diagnosticada con diabetes.

diabetes003
Midiendo niveles de azúcar en la sangre

Muchas personas ignoran que tienen diabetes, a veces por falta de síntomas, y sólo se dan cuenta cuando las complicaciones aparecen; en estos casos, muchas veces es tarde para reparar el daño causado por la enfermedad.

Una buena noticia es que una persona que la padezca no tiene que morir por ella.

Aunque actualmente no existe una cura para esta enfermedad, la misma es controlable, y sus complicaciones pueden ser previstas o pospuestas mediante el control, a través de un trabajo de equipo entre el paciente, su médico y otros profesionales de la salud.

¿Cómo se detecta la diabetes?

Si por cualquier causa alguien sospecha que puede tener diabetes, ya sea debido a síntomas o por herencia familiar, un simple análisis de la sangre conducido por el médico puede sacarlo de dudas.

Generalmente, el médico chequeará el nivel de azúcar en la sangre mediante una prueba sumamente simple. Si el nivel de azúcar en la sangre es más alto de lo normal, el médico llevará a cabo entonces pruebas investigativas más sofisticadas para confirmar una diabetes.

Cuando los niveles de glucosa están altos, a veces los mismos aparecen en la orina, pero esta prueba no está considerada efectiva en el diagnóstico de diabetes. Los médicos generalmente siguen las pruebas de sangre. Sin embargo, las pruebas de la orina son importantes para medir el nivel de cetona, una sustancia que se acumula cuando la glucosa en la sangre está muy alta, y la cual es dañina para nuestro organismo, debido a su naturaleza tóxica.

diabetes001
Inyección de insulina.

Médicamente, lo aconsejable es que todas las personas mayores de 45 años se hagan análisis de sangre por lo menos una vez al año para determinar la existencia de diabetes.

¿Qué causa la diabetes?

No se sabe aún cuáles son las causas, pero se sabe que ciertas personas heredan una tendencia a adquirir diabetes. Sin embargo, no todas las personas con esta tendencia son afectadas por la enfermedad. La diabetes puede también afectar mujeres embarazadas (diabetes gestacional).

Algunas personas también desarrollan diabetes después de ser afectadas por alguna otra enfermedad.

La diabetes no es contagiosa.

Síntomas de la diabetes

Los principales síntomas de la diabetes incluyen:

1. Altos niveles de azúcar en la sangre.

2. Altos niveles de azúcar en la orina.

3. Urinación frecuente (cama mojada en los niños).

4. Hambre inusual.

5. Sed excesiva.

6. Pérdida de peso.

7. Debilidad y cansancio.

8. Irritabilidad y cambios de ánimo.

9. Sensación de malestar en el estómago y vómitos.

10. Infecciones frecuentes.

11. Vista nublada.

12. Cortaduras y rasguños que no curan, o que curan muy lentamente.

13. Picazón o entumecimiento en las manos o los pies.

14. Infecciones recurrentes en la piel, la encía, o la vejiga.

diabetes002
Diabetes tipo 1: insulino dependientes.
Tipos de Diabetes

Diabetes del tipo 1. Anteriormente conocida como diabetes juvenil o infantil. Los diabéticos del tipo 1 producen muy poca o ninguna insulina, y necesitan inyecciones diarias para poder sobrevivir, convirtiéndose en insulino dependientes.

Diabetes del tipo 2. En este tipo de diabetes, la capacidad del cuerpo para fabricar o usar su propia insulina es afectada, pero el organismo continúa produciendo insulina. Este tipo de diabetes a menudo puede controlarse con dieta y ejercicio, aunque otras veces el paciente necesita pastillas y hasta inyecciones de insulina.

Diabetes Gestacional. Afecta a las mujeres embarazadas y generalmente desaparece después del parto. Sin embargo, el haber padecido de diabetes gestacional aumenta el riesgo de adquirir diabetes del tipo 2 más adelante.

Complicaciones diabéticas

Las complicaciones de la diabetes son aquellos problemas médicos que ocurren más a menudo en personas con diabetes que en personas que no son diabéticas. A menudo, estas complicaciones se inician debido a cambios en los vasos sanguíneos o en los nervios.

Entre las complicaciones diabéticas más comunes están:

• Las enfermedades vasculares. Esta complicación se desarrolla a medida que los vasos se hacen más gruesos, lo que provoca que la sangre tenga más dificultad pasando a través de los mismos. Esto puede conducir a problemas cardíacos y derrames cerebrales.

• Daño de los vasos sanguíneos. Los diabéticos pueden sufrir daños en los vasos sanguíneos de los ojos y los riñones, lo que puede conducir a la ceguera y a las enfermedades renales.

• Daño nervioso. La neuropatía es una complicación diabética en la cual los nervios, más a menudo los de las piernas y los pies, son afectados. Esta complicación nerviosa puede conducir a amputaciones en las piernas o los pies, cuando algún rasguño o cortadura se infecta y la persona no acude al médico para recibir tratamiento adecuado.

¿Qué hacer para evitar complicaciones?

No se sabe quién va a desarrollar complicaciones de la diabetes; algunas personas mantienen sus niveles de azúcar bajo control y se mantienen saludables a través de los años, y aún así desarrollan complicaciones. Sin embargo, el control del azúcar continúa siendo una medida efectiva de evitar las complicaciones diabéticas. Como parte de su plan de control regular, trate de seguir las siguientes recomendaciones:

diabetes005
Ejercicio físico, eficaz para consumir glucosa.

• Consulte a su médico regularmente; de esa manera, la complicación puede ser detectada temprano, aun antes de que se desarrollen los síntomas.

• Chequear los pies diariamente y notifique al médico de cualquier cambio que se note en ellos, por más pequeño que sea.

• Ver al oculista (oftalmólogo) por lo menos una vez al año; comunicarle cualquier cambio que se experimente en la visión, como vista nublada o manchas.

• Mantenerse pendiente de cambios en el color de piel, aumento de peso, entumecimiento de las manos o los pies, infecciones o heridas que no sanen rápidamente, dolores en el pecho, picazón vaginal en la mujer.

• Ejercitarse regularmente. Realizar una caminata por lo menos tres veces por semana.

• Por último, controlar la dieta. La dieta juega un papel vital en el control del azúcar.

 

Fuentes Internet:

http://www.abcmedicus.com/articulo/pacientes/1/id/3/pagina/2/diabetes.html

http://www.endocrinologist.com/Espanol/diabetes.htm

http://www.definicionabc.com/salud/diabetes.php

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro N° 188.540