Coagulación sanguínea

 

x
El corazón, poderoso músculo que bombea la sangre para recorrer todo el cuerpo.

Sabemos que las arterias, venas y capilares son los conductos (las “cañerías”) por donde circula la sangre en el cuerpo humano, y que en general se conocen como vasos sanguíneos.

 

Hemos visto que es el  corazón el que impulsa (bombea) la sangre a través de estos vasos sanguíneos para que llegue a todas las células del cuerpo.

Ver: La sangre

 

¿Para qué debe llegar a todas las células? Para entregarles nutrientes y oxígeno para su sustento y para retirar de ellas los desechos.

 

Si una de esas “cañerías” se rompe, la sangre empieza a salir. A veces  la rotura ocurre sin que se rompa la piel y la sangre escapa pero se mantiene dentro del cuerpo. Si se rompe también la piel la sangre fluye al exterior.

 

x
Sangrado externo, se han roto la piel y un vaso sanguíneo.

Por experiencias, propias y ajenas, hemos visto que luego de corto tiempo en un organismo sano cualquier herida deja de sangrar.

 

¿Qué pasó?  ¿Se acabó la sangre y el cuerpo queda sin nada?  Si así fuese, el cuerpo muere desangrado.

 

El organismo tiene un sistema para detener el sangramiento. Dicho sistema consiste en la coagulación sanguínea.

 

Cuando estudiamos la sangre vimos que está formada por el plasma, un líquido acuoso amarillento; los glóbulos rojos, que son las células que llevan los nutrientes y el oxígeno para nutrir todas las células del cuerpo; los glóbulos blancos, que son las células que atacan a los virus y gérmenes en el torrente sanguíneo; y las plaquetas, unas cuasi células redondas y pegajosas que ayudan a que la sangre coagule.

 

x
Ilustración del proceso de coagulación.

Cuando se corta o se rompe un vaso sanguíneo, normalmente suceden tres cosas.

 

Primero, el vaso sanguíneo se estrecha, para achicar el corte o la rotura y reducir el flujo de sangre.

 

Segundo, las plaquetas comienzan a reunirse y pegarse a los bordes de las paredes del vaso sanguíneo dañado, formando un tapón.

 

Tercero, se comienzan a "tejer" finas hebras de fibrina, una sustancia que fabrica tu cuerpo, sobre el tapón de plaquetas, formando una red para asegurar al tapón.

 

Una vez asegurado, este tapón impide que la sangre siga saliendo. Entonces empiezan a crecer células nuevas para reparar el agujero en la pared del vaso sanguíneo y recomponer la piel cortada.

 

¿Cómo sabe el organismo que tiene que fabricar una red de fibrina?

 

El plasma contiene al menos 14 sustancias  (proteínas) llamadas factores de coagulación que son necesarios para coagular la sangre. Estas proteínas se denominan con números romanos, como factor I , factor II, etc.

 

Cada factor de coagulación tiene una función específica, y cada factor le pasa las instrucciones a otro hasta que las instrucciones le llegan al último factor, llamado factor VIII, para que fabrique la red de fibrina.

 

Si un vaso sanguíneo se rompe:

sangre_coagulacion007 sangre_coagulacion008 sangre_coagulacion009
Luego de romperse, el vaso sanguíneo se estrecha. Las plaquetas pegajosas se acumulan en la herida y la taponan. Una red de fibrina protege a las plaquetas y sella la herida.

 

Por afuera, la red de fibrina que mantiene a las plaquetas en su lugar aparece en forma de una costra. Debajo de esta costra, comienza a crecer la piel nueva, para reparar el daño. Al cabo de más o menos una semana, la costra se cae y se puede ver la piel nueva.

Fibrinógeno y fibrina

x
Ilustración de un coágulo que muestra la presencia de fibrina.

La fibrina (de fibra o filamento) es una proteína fibrilar insoluble (no se disuelve en un líquido) con la capacidad de formar redes tridimensionales.

 

Esta proteína desempeña un importante papel en el proceso de coagulación dadas sus propiedades, tiene la forma de un bastón con tres áreas globulares y la propiedad de formar agregados con otras moléculas de fibrina formando un coágulo blando.

 

Normalmente se encuentra en la sangre en una forma inactiva, el fibrinógeno, una proteína soluble del plasma sanguíneo, pero que ha sido sintetizada en el hígado para ser vertido en la sangre, donde por la acción de una enzima llamada trombina se transforma en fibrina, que tiene efectos coagulantes.

 

Las anomalías en estos procesos pueden ocasionar tanto un fuerte sangrado como una excesiva coagulación, y ambas situaciones pueden ser peligrosas.

Ver: PSU: Biología; Pregunta 06_2006

Fuentes Internet:

http://www.laboratoriomledesma.com/2009/07/trastornos-de-la-sangre-estudios-de.html

www.kelleycom.com/sp/faq4.htm

http://linfoma.net/wiki/index.php?title=Recuento_celular_sangu%C3%ADneo

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540