Sistema óseo, articulaciones humanas

 

Las articulaciones son las zonas donde se unen los huesos o los cartílagos del esqueleto.

Existen tres tipos de articulaciones, de acuerdo a la rigidez de la unión.

Sinartrosis, que son articulaciones rígidas, sin movilidad, como las que unen los huesos del cráneo. Estas articulaciones se mantienen unidas por el crecimiento del hueso, o por un cartílago fibroso resistente.

Sínfisis, son aquellas que presentan movilidad escasa como la unión de ambos pubis. Estas articulaciones son móviles debido a que se mantienen unidas por un cartílago elástico.

Diartrosis, articulaciones móviles como las que unen los huesos de las extremidades con el tronco (hombro, cadera). Las articulaciones móviles tienen una capa externa de cartílago fibroso y están rodeadas por ligamentos resistentes que se sujetan a los huesos. Los extremos óseos de las articulaciones móviles están cubiertos con cartílago liso y lubricados por un fluido espeso denominado líquido sinovial producido por la membrana sinovial. Cuando se hincha estas membranas se produce la llamada bursitis, que es un trastorno muy doloroso

Principales tipos de articulaciones

 

En el cuerpo humano existen cuatro tipos de articulaciones móviles.

 

Articulaciones del tipo esfera-cavidad: permiten movimientos libres en todas las direcciones, ejemplo: La cadera y el hombro son articulaciones del tipo esfera-cavidad, pues permiten movimientos libres en todas las direcciones.

 

 

Articulaciones en bisagra: son aquellas que sólo es posible la movilidad en un plano, por ejemplo: Los codos, las rodillas y los dedos tienen articulaciones en bisagra, de modo que sólo es posible la movilidad en un plano.

Articulaciones en pivote: permiten sólo la rotación, son características de las dos primeras vértebras y también es del tipo de articulación que hace posible el giro de la cabeza de un lado a otro.

 

Articulaciones deslizantes: donde las superficies óseas se mueven separadas por distancias muy cortas. Por ejemplo se observan entre diferentes huesos de la muñeca y del tobillo.

Las dos primeras vértebras son deslizantes.

Hay un hueso suelto a nivel de la base de la lengua, llamado hioides, en el que ésta sustenta sus movimientos.

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540