​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Arte y cultura Precolombinos en México

Como arte precolombino se designa al conjunto de expresiones artísticas y culturales  como escultura, arquitectura, arte rupestre, cerámica, textil, orfebrería, pintura y otras realizadas en el continente americano durante el extenso periodo previo a la llegada de Colón ( precolombino ). A través de dicho conjunto intelectual es posible el conocimiento y reconocimiento de las civilizaciones precolombinas, ya que son la prueba de su nivel de desarrollo y de la capacidad de transformación de su medio ambiente.

El término "precolombino" se entiende desde el punto de vista hispano-americano y su marco geográfico está condicionado a la fundación de las colonias españolas en el continente americano.

Monte Albán y sus secretos.

Entre estos territorios de las culturas precolombinas, existen quince en particular, que se destacan por la enorme cantidad de rastros y material, ubicadas especialmente en dos áreas: Mesoamérica y los Andes .

En Mesoamérica , que comprende el actual territorio de México y Centroamérica , las civilizaciones tienen su punto de partida con los olmecas y con la fundación de una de las primeras ciudades americanas: Teotihuacán . Las culturas  siguientes serían la maya, mixteca, tolteca y por último la mexica o azteca .

Nadie pone en duda la grandeza de la cultura de los pueblos precolombinos. Desde sus orígenes, los indígenas demostraron una profunda sensibilidad en sus expresiones artísticas. Pueblos como los olmecas, teotihuacanos, zapotecas-mixtecos, purepechas, etcétera sobresalieron por su elaborado arte.

Influencia geográfica de las diferentes culturas.

Desde los albores expresivos de los olmecas hasta la llegada del europeo al actual territorio de México, podemos distinguir distintos periodos en el desarrollo artístico y cultural de los pueblos forjadores de civilización:

Período Preclásico (5000 a.C. al 200 d.C.)

En este tiempo, que abarca todo el desarrollo olmeca , se conformaron  los patrones principales de la civilización mexicana como su habilidad arquitectónica para trabajar la piedra, sus técnicas manuales para los tejidos, cerámicas, tallados en piedra y madera, su escritura jeroglífica y su división del tiempo y de las estaciones del año.

Gracias a la utilización de diferentes métodos agrícolas, la población creció rápidamente, convirtiendo las pequeñas villas en pueblos. Comenzaron a surgir centros ceremoniales que sirvieron también como centros de trueque y comercio.

Buenos ejemplos de este período son San Lorenzo, La Venta, Tres Zapotes (Estado de Veracruz) y Cuicuilco, en la Ciudad de México.

Período Clásico (200 d.C. al 900 d.C.)

Centros urbanos olmecas durante el Preclásico.

Etapa en que la cultura olmeca logra su mayor grado de desarrollo (siglos VII y VII de nuestra era) y se sucede la transición de las culturas rurales a los centros urbanos ahora con hegemonía política y económica de la cultura tolteca , y que concluyó a partir del misterioso colapso olmeca, alrededor del año 750 d. C.

Este tiempo fue la "época dorada" para las expresiones artísticas. Fue un tiempo en el que se construyeron importantes obras arquitectónicas, se logró una planificación urbana avanzada y se dieron relevantes hechos en el ámbito intelectual.

El comercio se realizó de forma organizada lo que, aunado a una estratificación de la sociedad teocrática, permitió a los gobernantes la creación de grandes imperios.

Los mejores ejemplos de este período los encontramos en lugares como Teotihuacán y Cholula (en la Mesa Central), El Tajín (Veracruz), Monte Albán (Oaxaca), Palenque y Bonampak (Chiapas), Dzibilchantún, Labná, Kabah, Sayil, Chichen-Itzá y Uxmal (en la Península de Yucatán).

Período Postclásico (900 d.C. al 1521 d.C.)

El período de decadencia que comprende de 900 a 1521 es conocido como el "Postclásico".

Es un período de decadencia y debilitamiento de los conocimientos y principios que impulsaron a lo largo de muchos siglos a los pueblos mesoamericanos. Se inicia con el debilitamiento (alrededor del 750 A. C.) y luego con la ausencia de los conductores olmecas, quienes, en las postrimería del periodo clásico, destruyeron, cubrieron de tierra y abandonaron sus "centros de conocimiento" en todo Mesoamérica, sin dejar rastro alguno.

Durante este periodo los toltecas fueron el grupo dominante de un estado cuya influencia se extendía hasta el actual estado de Zacatecas , y al sureste en la península de Yucatán .

El templo del sol, en Palenque.

Mucho tiempo después de la caída de Teotihuacán , hacia el año 700, hubo en Mesoamérica varios siglos de tinieblas y confusión, cambió la índole de su civilización, las ciudades sin fortificaciones y gobernadas por élites religiosas se desmoronaron, y dieron lugar a ciudades guerreras y a religiones más belicosas.

Una de estas ciudades surge hacia el año 950, Tula , la capital de los Toltecas .
Además, se sucedieron cambios en los importantes centros ceremoniales (como Cholula, Chichén-Itzá, Tenochtitlán), desapareciendo algunos y, otros, en cambio, floreciendo.

Sin embargo, el Período Postclásico estuvo dominado por el Imperio Azteca y por el resurgimiento de la civilización maya en las cercanías de Chichén-Itzá y Uxmal. Las muestras de este tiempo las encontramos en sitios como Xochicalco (Estado de Morelos), Tula (Hidalgo), Tenayuca y Tenochtitlán (Mesa Central), Yagul y Mitla (Oaxaca) y Chichén-Itzá, Tulúm y Cobá en la Península de Yucatán.

Xochicalco, considerado como un sitio de transición entre el Periodo Clásico y el Periodo Tolteca.

Olmecas

Entre las principales representaciones artísticas olmecas sobresalen:

Las Cabezas Colosales , cabezas de hasta tres metros de altura, de aspecto negroide, con ojos abotargados, labios carnosos y nariz ancha y con un casco encajado, que pueden representar cabezas de linaje de familia o antepasados.

Los altares, como el famoso Altar número 4 de La Venta . Este altar consta de una cavidad en su parte frontal que representa una puerta al inframundo de donde sale un personaje mitológico que sostiene una cuerda que rodea todo el altar a modo de cenefa. La Venta, Villahermosa y Tabasco son asentamientos de esta civilización en México.

Escultura olmeca.

En la zona del istmo de Tehuantepec se desarrolló la cerámica, que en Barra, Locona y Ocós alcanza grandes alturas artísticas.

En Colima, Jalisco y Sinaloa surgió la cultura Capacha , con objetos de cerámica como los tecomates (vasija de barro, a manera de taza honda) decorados con incisión, y las vasijas con cintura, en ocasiones tan estrecha que parecen dos vasijas, una colocada sobre la otra.

Cultura de Teotihuacán

La cultura de Teotihuacán practica un arte solemne de adoración a los dioses y la naturaleza, cuyo único fin es representar lo sublime, lo terrible de la lucha entre diversos dioses. No aspira a la belleza sino a cumplir una misión religiosa y una visión cósmica de la vida.

La principal divinidad representada artísticamente en esta ciudad era Tláloc , dios de la lluvia que dominaba todas las manifestaciones de la naturaleza.

Teotihuacán es una ciudad-templo, sin murallas. La avenida principal, llamada por los aztecas “Calle de los muertos”, conecta los múltiples templos, como el de Quetzalcóatl , dios-serpiente, con otros edificios, como la pirámide del Sol y la pirámide de la Luna .

Sus habitantes trabajaron abundantes máscaras, definidas por rostros anchos y tendencia a la bidimensionalidad,  y usaron el jade y otras piedras en estas maravillosas expresiones artísticas.

Mayas

Los mayas desarrollaron una civilización avanzada, con grandes centros ceremoniales como Tikal, Palenque o Copán, donde esculpieron delicadas estelas, finos dinteles o elaboradas losas.

Pirámide del Sol y la Calle de los Muertos, en Teotihuacán.

Por ejemplo, en la Estela de Quiriguá (en lo que hoy es Guatemala) grabaron cálculos exactos sobre las posiciones astronómicas de hace cuatrocientos millones de años, calculando el tiempo de un año con mayor exactitud que nuestro actual calendario gregoriano. No pueden olvidarse, además, sus operaciones aritméticas y el hecho de haber sido el primer pueblo americano en trabajar la escritura a través de intrincados jeroglíficos.

Los mayas destacaron en todas las artes, hecho que se constata en la cerámica policromada y plomada, en la decoración de las fachadas, en la refinada pintura, en los jarrones de alabastro o en la incorporación de arcos en sus construcciones.

En estas manifestaciones se deja sentir la influencia de los toltecas , cuando aparecen los chac-mooles, los altares decorados con cráneos y tibias entrecruzadas o los edificios circulares. Sus sólidos conocimientos urbanísticos fueron lo suficientemente extensos como para poder construir terrazas artificiales, calzadas, acueductos y cisternas en las ciudades.

Mixtecas

La estela de Quiriguá.

Pertenecientes a la cultura mixteca , las piezas de Monte Albán en el estado mexicano de Oaxaca constituyen para muchos arqueólogos la máxima expresión artística, técnica y estética del mundo prehispánico. La habilidad y la perfección de los mixtecos, que crearon las aproximadamente quinientas joyas encontrados en la llamada tumba 7, se conjugaron con la sobriedad y la funcionalidad.

Un ejemplo de ello son los pectorales , que podían ser usados de manera independiente o unidos para formar un gran collar, como el pectoral que representa a un personaje con una máscara bucal con los dientes descarnados y un yelmo rematado en un penacho muy elaborado; en el pecho exhibe una escritura que se refiere a una corrección del calendario y la cosmología del momento histórico en que fueron realizadas las piezas.

Entre las piezas más conocidas está la máscara de oro del dios Xipe Tótec , patrono del gremio de los orfebres .

Otro colgante se compone de cuatro placas unidas unas a otras por argollas y rematadas por cuatro cascabeles alargados; la placa superior muestra una cancha de juego de pelota ritual con dos deidades que representan la eterna dualidad y un cráneo en el centro; la segunda es un disco solar , la tercera simboliza a la Luna y la cuarta a la Tierra .

Mexicas o aztecas

Al principio, los mexicas o aztecas fueron una tribu nómada sin artesanos ni artistas, que llegaron al Valle de México en el año 1325, subyugando a los habitantes de asentamientos pequeños tales como Culhuacán o Xochimilco, quienes conservaban las antiguas tradiciones artísticas de Tula (la capital tolteca), así como su idioma y costumbres. Hay que recordar que los toltecas, cuyo significado literal es el de un grupo de diestros artesanos, eran todos artesanos sumamente habilidosos.

Pero el al arte mexica o azteca incluye también manifestaciones como la literatura, la música, la arquitectura, la escultura, la plástica y las danzas .

Un chac-mool, misteriosas esculturas encontradas principalmente en Chichén-Itzá.

La música y la poesía estaban íntimamente vinculadas. Casi siempre acompañadas por instrumentos, danzas y escenarios, las músicas tenían carácter religioso.

De gran importancia ritual resultan los instrumentos musicales como flautas, ocarinas, trompetas, y en particular los tambores longitudinales, teponaztlis, y los tambores verticales, huéhuetls, que fueron profusamente decorados mediante imágenes esculpidas de naturaleza simbólica e histórica.

Los propios aztecas o mexicas se consideraban descendientes de los toltecas , otra de las grandes civilizaciones mesoamericanas. Incluso el primer emperador de Tenochtitlán provenía de Culhuacán (o Colhuacán) , una de las más importantes ciudades toltecas. De ellos heredaron gran parte de su arte.

Mexico_Arte_Cultura_Precolombina_image019
Pectoral hallado en la tumba 7, en Monte Albán.

Los aztecas o mexicas no introdujeron grandes innovaciones y en sus pirámides se percibe la influencia tolteca ya mencionada. Sin embargo, destacaron por haber sido grandes artistas de profunda sensibilidad.

Esculturas de terracota

El pueblo azteca o mexica fue un pueblo muy buen escultor ya que podían realizar esculturas de todos los tamaños en las que plasmaban temas religiosos o de la naturaleza. Captaban la esencia de lo que querían representar y luego realizaban sus obras con todo detalle.

Para la gran mayoría de las culturas mesoamericanas, la escultura en terracota fue una de las principales formas de arte durante los períodos Preclásico y Clásico. Sin embargo, los mexicas o aztecas estaban completamente seducidos por la permanencia de la piedra, y por ello trabajaban la arcilla con menos frecuencia que todos sus demás vecinos. Excepto por unas pocas figurillas grandes y huecas, casi todas las esculturas de terracota aztecas son figurillas pequeñas, sólidas, y hechas con molde.

En las esculturas más grandes solían representar dioses y reyes. Las más pequeñas las utilizaban para representaciones de animales y objetos comunes.

Lapidaria o arte de labrar piedras preciosas

Los mexicas o aztecas utilizaron la piedra y la madera y a veces decoraban las esculturas con pintura de colores o incrustaciones de piedras preciosas.

La Piedra del Sol.

En general, tenían un interés muy especial por las piedras preciosas de todo tipo. Debido a que su cultura era fundamentalmente neolítica (de la Nueva Edad de Piedra), las herramientas estaban predominantemente hechas de piedra, aunque también utilizaron herramientas de cobre.

La obsidiana y el pedernal se usaron para fabricar cuchillos de sacrificio, tan valiosos para los rituales; la obsidiana también fue usada como raspador y para fabricar otros implementos más domésticos para cortar.

Fueron particularmente habilidosos en el tallado de piedras duras de diferentes colores y superficies brillantes, tales como la piedra verde, el pórfido, la obsidiana, el cristal de roca, la turquesa, la amatista, el jade, el ónix y la madreperla. Con estas piedras, usando instrumentos de caña, arena y esmeril, crearon toda una variedad de esculturas, vasijas, y piezas de joyería.

Una de las joyas de la escultura azteca es el gran calendario o Piedra del Sol , un gran disco de piedra de 358 centímetros de diámetro. Pesa más de 20 toneladas, y regía las actividades del pueblo azteca y de otras muchas culturas mesoamericanas.

En el centro del disco se encuentra la cara del dios del Sol (Tonatiuh), y a su alrededor hay labrados una serie de símbolos y representaciones que resumen el conocimiento que los aztecas tenían del Universo. Según antiguos mitos y tradiciones, el movimiento del Sol solo podía mantenerse mediante sacrificios humanos: de ahí su importancia para los aztecas.

Arte en madera
Máscara azteca o mixteca con incrustaciones de mosaico de turquesa.

La madera no era simplemente un sustituto de la piedra. Muchos de los íconos, o de los ídolos, en los más importantes templos aztecas, estaban hechos de madera y vestidos con hermosas ropas y joyería. Sin embargo, la importancia simbólica de la madera para los aztecas todavía no está del todo clara.

Muchos textos aztecas se refieren a la superioridad de las figuras de piedra sobre las de madera, debido a su durabilidad y resistencia. Pero, en cuanto a peso, flexibilidad y resonancia, la madera constituía el material perfecto para objetos tales como los tambores, las lanzaderas, los escudos y las máscaras. Algunos objetos también fueron hechos de madera para que pudieran ser quemados simbólicamente como ofrendas.

Orfebrería

En cuanto a la orfebrería, debido a sus conocimientos de física, los aztecas emplearon varias técnicas como fundir el oro con la plata y demás.

Normalmente el metal se combinaba con piedras preciosas como la turquesa, la amatista, el jade o el cristal de roca o con conchas.

Además, elaboraban todo tipo de figuras y adornos para sus cuerpos como pulseras, collares, pendientes, etc.

Con el paso del tiempo, los aztecas nómadas pasaron a ser una sociedad dividida en distintas clases sociales. La riqueza y el poder eran privativos de los
pipiltin (la nobleza). Los metalurgistas u orfebres aztecas creaban para los pipiltin objetos de oro, costosos y muy bellos.

Si bien el oro no era tan valorado como la piedra verde o la turquesa, sí era un símbolo de estatus. Tenochtitlán era el centro cosmopolita del arte azteca, y se alentaba a las gentes de origen mixteca a que se establecieran allí porque eran renombrados por sus trabajos en oro, que se distribuían a lo largo y ancho de la ciudad y del imperio.

Penacho azteca.
Pintura y plumas

La pintura en el pueblo azteca aparece ligada a la arquitectura. El color tiene un papel fundamental. Se trata de un color plano, sin matices ni sombras y, posiblemente con connotaciones simbólicas.

Otro rasgo del arte azteca son los adornos hechos con plumas, que tuvieron gran importancia en América Central. Las plumas más apreciadas eran las del quetzal (verdes) las del tlauquecholli (rojas) y las del xiuhtototl (azul turquesa). Con estas plumas realizaban tapices y adornaban mantas, máscaras de rituales, escudos o trajes de guerreros.

Las cerámicas

Los mexicas o aztecas hicieron varios objetos funcionales y ceremoniales de arcilla: incensarios, platos, vasijas rituales, urnas funerarias, sellos, y malacates. A veces, ciertos incensarios de gran tamaño en forma de vasos tenían más de tres pies de altura, con una figura en altorrelieve en un costado, o algún ornamento con proyecciones o rebordes.

La Vasija de obsidiana de Texcoco, con forma de mono es una de las piezas más famosas del Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México.

A menudo se hacían copas de cerámica roja para beber pulque en los festines. Muchos de estos objetos de arcilla estaban decorados, pero por lo general no mostraban el elaborado significado iconográfico que caracterizó a la escultura monumental y a los manuscritos pintados.

Una de las obras más extraordinarias del arte azteca es una urna de barro que descansa sobre tres patas cilíndricas inclinadas, y que fue hallada en Tlatelolco.

Códices

Otra manifestación artística importante fue la de los códices, que eran libros pintados a mano que reflejaban distintos aspectos de su sociedad, como la historia, la ciencia, la geografía o la religión. Los realizaban los pintores-escribas, y para ello utilizaban una especie de papel hecho con plantas o con pieles de animales.

Arquitectura mexica o azteca

La arquitectura azteca refleja los valores y la civilización de un imperio, y el estudio de su arquitectura es decisivo para llegar a entender la historia de los aztecas, incluyendo su migración a través de México y su representación de los rituales religiosos.

La mejor manera de describir la arquitectura azteca es diciendo que es monumental. Su propósito radicaba en manifestar poder, al tiempo que se apegaba a fuertes creencias religiosas. Esto se pone en evidencia en el diseño de los templos, los adoratorios, los palacios, y las casas de la gente común.

Chichén-Itzá.

La arquitectura azteca estaba fuertemente influida por los toltecas de Culhuacán (o Colhuacán), los tepanecas de Atzcapotzalco, y los acolhuas de Tetzcoco (también Tetzcuco o Texcoco).

Debido a que el imperio azteca fue construido a través de la conquista, los aztecas debían encontrar la manera de integrar los diversos grupos étnicos bajo su dominio. De este modo, recurrieron a su arquitectura y a los materiales gráficos para promover su visión del mundo. Las estructuras gigantescas reflejaban el poderío militar del imperio.

Simbolismo

La arquitectura azteca está profundamente marcada por el simbolismo. Los puntos cardinales constituyen símbolos religiosos de las cuatro direcciones y esquinas de la tierra. Son entidades religiosas que tienen patronos divinos, colores, días, y signos del año que varían según las distintas versiones históricas.

Nadie duda de que la arquitectura y la escultura aztecas son sobrecogedoras, seguramente, influidas por los ritos de sacrificios humanos. Sus expresiones transmiten una fuerza que puede parecer, en un primer momento, brutal, pero que en un estudio detallado se descubre una original belleza.

Fuentes Internet:

http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9xico

http://www.rumbo.es/guide/es/america/mexico/intro.htm

http://www.indexmundi.com/es/mexico/

http://www.webcultura.net/u-arte-azteca.html

http://www.taringa.net/posts/arte/8485900/El-arte-azteca.html

http://www.famsi.org/spanish/research/aguilar/Aguilar_Art_y_Arch_text_es.pdf

http://www.historiadelarte.us/mexico/inicio-mexico.html

http://anthropology.si.edu/olmec/espanol/sites/TresZapotesImageGallery/index.html

Materias