Arte Barroco

(巴洛克藝術) (Baroque Art)

 

En la sensibilidad barroca se aprecia una tendencia espectacular hacia lo decorativo, un abandono de las reglas de la estética clásica, una búsqueda de originalidad a toda costa, un predominio de la fantasía sobre la fiel representación de la realidad, una exploración minuciosa de la sicología humana y un gusto desmesurado por la ampulosidad.

Tradicionalmente, se denomina "Barroco" al período de transcurre desde 1600 a 1750.

La especial actitud estilista que caracteriza al arte barroco alcanzó su momento de madurez en Italia hacia 1630 y se desarrolló en los cuarenta años siguientes.

A partir de este momento se difundió por todas las naciones de Europa, adquiriendo particular importancia en España y en las ciudades hispanoamericanas.

El arte barroco jugó un papel importante en los conflictos religiosos de este periodo. Frente a la tendencia protestante a construir los edificios para el culto de una manera sobria y sin decoración, la iglesia católica usará para sus fines litúrgicos la grandiosidad y la complejidad barrocas. En este sentido, se puede afirmar que el barroco es la expresión estética de la Contrarreforma.

Barroco español

El siglo XVIII es el siglo del barroco, en que España esta viviendo las últimas consecuencias del concilio de Trento.

En España es un barroco que todavía no es muy recargado, porque está viviendo todavía las influencias de Herrera.

“Retablo de los Dominicos”, José Churrigera
“Inmaculada Concepción”, Murillo
“Inmaculada Concepción”, Rivera

La pintura barroca española es esencialmente religiosa, aunque también hay otros temas.

Se va a representar a las clases bajas.

De Rivera tenemos la "Inmaculada Concepción"; obras con santos y mártires, como es el "Martirio de San Bartolomé"; también tiene temas mitológicos y del mundo antiguo como "Arquímedes"; del antiguo testamento, "El sueño de Jacob".

De la escuela Andaluza son Zurbarán, Murillo y Valdés Leal. Estos tres pintores representan un aspecto de la religión.

"La rendición de Breda"
"Santa Casilda"

Murillo representa el aspecto amable de la religión, por eso suele representar inmaculadas y niños; de él tenemos la "Inmaculada Concepción", "El buen pastor", "Los niños de la Concha"; pero tiene otro lado suyo que representa la crisis de Sevilla y representa una serie de cuadros, así tenemos "Los niños comiendo melón", "Los niños de la concha", "El niño pordiosero".

Valdés Leal refleja el lado macabro de la religión, como obra tenemos los lienzos de las postrimerías (foto a la derecha).

De Zurbarán tenemos como obras "Santa Casilda" (imagen a la izquierda), "San Hugo en el refectorio de los castigos", "Bodegón", entre otras muchas.

Velázquez es sevillano de madre portuguesa y su pintura se caracteriza por su realismo, es tenebrista pero realiza dos viajes a Italia, él lucha por la luz, el color y llega a dominar la perspectiva aérea.

Además, Velázquez pasó a ser pintor de corte.

En cuanto a las obras en un primer momento es tenebrista y podemos incluir una serie de obras: "El aguador de Sevilla", "Los borrachos", "La fragua de Vulcano"; también representa una serie de retratos: "El Conde Duque de Olivares", "La rendición de Breda" (imagen a la derecha), "Las Meninas", "Las hilanderas".

Barroco europeo

La arquitectura se caracteriza por el rompimiento de los frontones; se encurvan los entablamentos; hay una utilización de las columnas salomónicas (fuste retorcido), utilización del estipite; los planos se encurvan; hay una intención de provocar juegos de perspectiva y efectos de luz.

Las bóvedas se cubren con telares repletos de personajes para conseguir la ilusión del espacio.

Hay lo que llamaríamos una decoración vegetal.

Como características especiales, el Barroco español tiende hacia los Exteriores; el Barroco europeo, lo hace hacia los Interiores y a las artes aplicadas.

"San Andrés del Quirinal"
 

ITALIA

De Bernini tenemos como ejemplos de obras suyas: el "Baldaquino de San Pedro", "Columnata de San Pedro", "San Andrés del Quirinal" (a la izquierda), "Palacio Barberini", "el Palacio Chigui-Odeschalchi"

De Borromini tenemos: "San Carlos de las Cuatro Fuentes" (a la derecha); "San Ivo"; el "Oratorio de los Filipenses"; "La Iglesia de Santa Inés" en la plaza Navona, de fachada cóncava, con dos torres y gran cúpula.

"San Carlos de las cuatro fuentes"
 

ESCULTURA

Características: Se palpa un deseo de movimiento, al igual que en arquitectura. A diferencia de los manieristas cuyo movimiento se contenía en planos, para los escultores barrocos los miembros y los ropajes de las figuras se desplazan hacia fuera vaporosos, hinchados, no exentos de aparatosidad.

Expresan más la apariencia que la realidad en aras de esa aparatosidad.

Se hace escultura con gran sentido decorativo. No es una escultura para ser contemplada aislada sino para formar parte de un retablo.

Es, además, naturalista. Interpreta expresiones exaltadas.

Escultura que calza muy bien con el momento que vive la cristiandad; época de místicos, de santos. Éxtasis: ojos entornados, boca abierta.

Escultura efectista. Intenta sorprender a quien la contempla, sobre todo el género funerario: reloj, muerto se levanta, esqueleto tras cortina, reflejo de una sociedad en que los santos tienen una gran importancia.

“Apolo y Dafne”, Bernini

Autores:

Maderna: de este autor podemos citar "Santa Celia".

Bernini: movimiento. Temas mitológicos como "Apolo y Dafne", o el "David"; temas funerarios como el "Sepulcro del Papa Urbano VII"; de carácter urbano como la "Fuente de los Cuatro Ríos", en la plaza Navona; temas del amor divino como el "Éxtasis de Santa Teresa". Retratos naturalista: "Constantino a caballo"; "Muerte de la Beata Albertona", que trata el tema del amor divino; "Busto de Luis XIV de Francia".

“Éxtasis de santa Teresa”, Bernini

PINTURA

Como pintores más significativos de este periodo tenemos a: Caravaggio (Italia), Rubens (Flandes) y Rembrandt (Holanda), por citar a unos pocos.

Caravaggio es un pintor italiano, que rompe la continuidad con el estilo anterior y centra su obra en un doble interés: el acercamiento a la realidad y la utilización del tenebrismo como recurso expresivo. Como obras suyas están "La Vocación de San Mateo" (foto primera de la derecha), "Entierro de Cristo", "David con la cabeza de Goliat", entre otras muchas.

Rubens es un pintor que expresa bien la corriente barroca católica, en este caso de Flandes, en la que destaca por su interés en la búsqueda de efectos elocuentes, espectaculares, válidos para persuadir al creyente.

“La vocación de san Mateo”, Caravaggio
“La ronda de noche”, Rembrandt
“Retrato del Duque de Lerna”, Rubens

Como obras tenemos: "Retrato del Duque de Lerma" (foto arriba a la derecha), "Descendimiento de la Cruz", "Predicación de San Francisco Javier, "El juicio de París", "Retrato de la reina de Francia, María de Medicis", "Encuentro de Abrahan y Melquisedec", etc.

Catedral de Santiago de Compostela

Rembrandt representa el barroco burgués del norte de Europa y que alcanza por su propio genio, un tanto singular en la escuela holandesa, una de las cotas más altas en la utilización de la luz como medio expresivo.

Como obras suyas se encuentran entre otras: "La ronda de noche" (foto arriba al centro); "Los síndicos de los pañeros de Amsterdam", que es un retrato colectivo; "Muchacha bañándose"...

Del barroco al neoclasicismo

En el arte del siglo XVIII en un primer momento se continúa con el barroco pero ya con elementos muy recargados, como es la arquitectura de los Churrigera.

Tenemos como obras importantes del barroco: la fachada de la catedral de Santiago de Compostela (a la derecha), el hospicio de Madrid, el palacio de Aranjuez...

La segunda mitad del siglo XVIII es una vuelta al clasicismo.

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro Nº 188.540