Esculturas famosas

(著名雕塑) (Famous sculptures)

Artemisa cazadora, llamada "Diana de Versalles". Nemi. Adaptación romana inspirada en un original creado hacia 330 antes de C., por Leochares (?).

Mármol, Alto 2 metros.

Ofrecida a Enrique II por el Papa Pablo IV, esta obra es una de las primeras estatuas antiguas que llegaron a Francia. Para los romanos Diana representa, acompañada por un ciervo, la Artemisa griega, hermana gemela de Apolo, virgen esquiva y cazadora incansable, cuyos gestos pueden castigar las vejaciones de los hombres. La estatua se inspira en un bronce del siglo IV, atribuido a Leochares: el movimiento y la agitación de los pliegues pertenecen a las investigaciones de ese periodo en el que las formas se humanizan.

(Ampliar imagen)


"Venus de Milo". Milo (islas Cícladas)
Hacia 100 antes de C.
Mármol. Alto 2,02 metros

A pesar de la ausencia de atributos, el tamaño y la actitud de esta estatua autorizan su identificación como una diosa. Afrodita, con frecuencia representada semidesnuda, o Amfitrite, diosa del mar, venerada en la isla de Milo.

El estilo es característico del final de la época helenística, que retoma el interés por los temas clásicos al tiempo que los renueva. Así, la forma como el drapeado se desliza sobre las caderas, ciñéndose a las piernas introduce la figura en un instante. Esconde la unión de los dos bloques de mármol esculpidos aparte, como fue el caso para los brazos y el pie izquierdo, según una técnica muy novedosa.

(Ampliar imagen)


Retrato de Homero (Roma, copia romana según un original griego creado hacia 150 antes de C.)

Mármol pentélico. Alto 55 cm

Del mayor poeta griego, Homero, cuya obra se remonta al siglo VIII y vive en el corazón de la cultura, los artistas han propuesto varios retratos imaginarios. Este, que lo presenta como un anciano ciego con la cabeza envuelta en una banda, debió ser creado en bronce en el siglo II antes de C., dentro del movimiento del estilo que florecía en Pérgamo.

Las numerosas reproducciones romanas no dicen nada de la estatua completa que debía representarlo sentado. La decadencia física del poeta acentúa su inspirada nobleza y su profundidad visionaria.

(Ampliar imagen)


Discóbolo (Arte Griego).

Muestra esta escultura a un jugador olímpico en el violento esfuerzo de lanzar el disco.

Fue una célebre obra del gran escultor Miron de Eleuteres, fechable hacia el año 450 a. C., ya desaparecida. Ésta que vemos aquí es una copia de época romana, en mármol, del original de bronce perdido, perteneciente a la colección Townley que se guarda en el Museo Británico.

(Ampliar imagen)


Pieta001A

La Pietá (1498-1500), hecha para San Pedro del Vaticano, magnífica obra en mármol que aún se conserva en su emplazamiento original.

La Pietá, una de las obras de arte más conocidas, Miguel Ángel la terminó casi con toda seguridad antes de cumplir los 25 años de edad, es además la única obra en la que aparece su firma.

Sentada majestuosamente, la juvenil Virgen María sostiene en su regazo a Cristo, descendido muerto de la cruz.

El rostro disimulado por su manto-velo, y las manos juntas, reflejan el refrenado dolor de su oración. María se contiene, con una expresión en el rostro de total resignación.

El cuerpo de Cristo está como si se ofreciese para la veneración. Esta estatua evoca, en la factura y en el tratamiento de la cabeza, a las obras borbonesas. Se pueden ver rastros de doraduras sobre la cabellera y la barba, y de pintura roja sobre las heridas.

Con esta obra Miguel Ángel resume las innovaciones escultóricas de sus predecesores en el siglo XV, como Donatello, a la vez que introduce un nuevo criterio de monumentalidad característico del estilo alto renacentista del siglo.

El tratamiento de las telas, que son a la vez densas y flexibles, y la musculatura, que se ha realizado con sobriedad y precisión, confirman una datación en torno a 1500, la época de los últimos "imagineros" góticos. La Virgen con las manos juntas y la posición del cuerpo de Cristo permiten situar el origen de este grupo en el centro de Francia.

Apolo de Belvedere. Arte Griego.

El original en mármol de Paros se descubrió en 1495, cerca de Grottaferrata, propiedad del Papa Julio II y pasó a las colecciones vaticanas.

La estatua muestra al dios Apolo en toda su belleza, semicubierto tan solo por una corta clámide y portando en bandolera el carcaj para las flechas.

Es copia romana de un original griego del siglo IV a. C., atribuido al escultor Leocares. Las manos y un antebrazo son restauraciones del escultor renacentista Agnolo de Montesori, discípulo de Miguel Ángel. (Ampliar imagen)


Virgen con el Niño. Atribuido a Jacopo Della Quercia. Bolonia (?) hacia 1430-1435 (?)

Estatua, madera policromada. Altura 1,78 metro.

El sienés Jacopo Della Quercia con su inspiración aportó a la escultura una forma de expresividad grandiosa. Maestro del relieve en la Fuente Gaja de Siena y en el pórtico de San Petronio de Bolonia, suele buscar la amplitud más que la individualidad. Queda fuera de los conflictos entre el gótico y el Renacimiento que nace, y persigue una búsqueda formal que se aleja de todo sentimentalismo y de toda decoración inútil. La Virgen del Louvre, similar a la del tímpano de San Petronio, tiene una densidad plástica y un equilibrio compacto, animado con draperías ondulantes, que armonizan con su expresión melancólica.

(Ampliar imagen)


Apolo venciendo a la serpiente Pitón (llamada también Jasón abatiendo al dragón).

Bronce. Italia, segundo cuarto del siglo XVI, altura 2 metros. Antiguas Colecciones Reales

Esta figura de héroe joven que aplasta con su pie izquierdo al dragón que acaba de matar, ha sido identificada como un Apolo que vence a la serpiente Pitón.

También se ha considerado que podría ser una representación de Jasón, el héroe que tuvo que luchar contra el dragón que custodiaba el "vellocino de oro".

(Ampliar imagen)

Este bronce se presentó en los jardines del castillo de Meudon en el siglo XVIII y después estuvo en el parque de Saint-Cloud entre 1802 y 1872.

La atribución del Apolo a Gianfrancesco Rustici (1474-1554), artista florentino que terminó su carrera en Francia, se basa en la antigüedad de su presencia en Francia y en la ambigüedad de su estilo, que une las formas plenas de Miguel Ángel y la gracia un poco misteriosa de Leonardo da Vinci. Rustici cultivó la amistad de ambos artistas, que ejercieron una gran influencia sobre él.

Centauro abrazando a una ninfa

Johan Tobias Sergel. Estocolmo, 1740 – 1814. Terracota. Alt. 0,365 m; ancho 0,395 m

Escena mitológica con resonancias eróticas en la que se aprecia la influencia que tuvo el arte antiguo sobre este escultor.

Sergel vivió once años en Roma (de 1767 a 1778) y durante su estancia realizó este grupo. Cuando volvía a Suecia en 1778, llamado por el rey Gustavo II, dejó esta terracota en París.

(Ampliar imagen)

Encontramos en esta obra el ideal clásico así como una preocupación por la perfección anatómica y, a la vez, inspiración y vigor en el movimiento. Esto elementos hacen de Sergel un precursor de la escultura neoclásica.

La Gran Esfinge

Encontrada en Tanis. Granito. Alto 1,83 m ; largo 4,80 m

La gran estatua tallada en un solo bloque de granito rosado representa un faraón con cuerpo de león, imagen que ha sido bautizada con el nombre de esfinge, según el célebre monstruo griego que, en la arquitectura religiosa egipcia, bordea los caminos de procesión y protege los pasos.

(Ampliar imagen)

Esta obra es admirable por sus cualidades plásticas y la fineza de la ejecución de los detalles.

Varios reyes inscribieron sucesivamente sus nombres en ella. La inscripción legible más antigua es la de Amenemhat II (1929 - 1895 antes de C.).

Esta esfinge fue esculpida probablemente bajo su reinado. Sin embargo, algunos detalles (como la forma de la toca) incitan a algunos a atribuirle una fecha bastante más antigua (hacia 2620 antes de C.), a comienzos del Antiguo Imperio.

Si fuese el caso, esta esfinge monumental sería también uno de los escasos testimonios de la estatuaria real de esa época remota.

Gato sentado

Hacia 700 - 600 antes de C. Bronce, ojos rodeados de vidrio azul. Alto 33 cm, largo 25 cm

Las estatuillas de bronce, exvotos ofrendados por los devotos en los templos, se multiplican en la Época Baja (Egipto). Entre ellas, se encuentran muchos gatos, que corresponden generalmente a representaciones de la diosa Bastet.

Reflejan la popularidad de la que gozaba la diosa, no solamente en su ciudad de Bubatis, sino también en otras grandes ciudades como Menfis, Tebas, Esna.

(Ampliar imagen)

Los egipcios la representan también acompañada por cachorros, o bien como una mujer con cabeza de gato.

Las más bellas estatuas de gatas estaban adornadas con un escarabajo sobre la frente, aretes de oro y el collar con el úil-oudjat.

El David

La escultura más famosa de Miguel Ángel, llegó a convertirse en el símbolo de Florencia. Realizada entre 1501 y 1504, después de su regreso a Florencia. El héroe del Antiguo Testamento aparece representado como un joven atleta desnudo, musculoso, en tensión, con la mirada fija en la distancia, buscando a su enemigo, Goliat.

(Ampliar imagen)

 

Moisés

De Miguel Ángel, es una escultura renacentista del siglo XVI, Cinquecento en Italia. Es la figura central de la tumba del Papa Julio II, en la iglesia de San Pedro in Víncoli, en Roma. Realizada en 1515.

Es de mármol de Carrara realizada en bulto redondo, de cuerpo entero y sedente. 

(Ampliar imagen)

 

Las Puertas del Infierno

Obra de Auguste Rodin. De 1880-1900.

Museo Rodin (París). 

(Ampliar imagen)

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro Nº 188.540