Violeta Parra

 

Violeta Parra, cantante y poetisa chilena, nació en San Carlos, en la Región de Chillán, al sur de Chile, en 1917. Su padre era profesor de música, su madre una campesina guitarrera y cantora. Fueron nueve hermanos que vivieron su infancia en el campo.

Cuando ella tenía tres años su familia se trasladó a un suburbio de Santiago, donde su madre comenzó a ganarse la vida cosiendo.

Desde muy niña, Violeta Parra empezó a cantar en diversos locales públicos para ganarse la vida "haciendo circos" y comenzó a aficionarse con la que sería su eterna compañera: la guitarra.

A los nueve años se inició en la guitarra y el canto; a los doce compuso sus primeras canciones. Tiene una formación de profesora en la Escuela Normal de Santiago. En esa época ya compone boleros, corridos, y tonadas. Trabaja en circos, bares, quintas de recreo, y pequeñas salas de barrio.

A finales de los años cuarenta comenzó a grabar sus primeros discos, temas conocidos y valses, por los que siempre manifestó una gran preferencia.

En 1952 se casa con Luis Cereceda. De este matrimonio nacen Isabel y Ángel, con los cuales más tarde realizará gran parte de su trabajo musical. Ese mismo año formó, con otros artistas, la compañía Estampas de América, con la que recorrió el país y pudo profundizar aún más en las esencias de los cantares campesinos de Chile, que fueron el sustrato de sus composiciones, algunas legendarias, como 'Gracias a la vida' o 'Los pueblos americanos'.

La investigación la hace descubrir la poesía y el canto popular de los más variados rincones de Chile. Elabora así una síntesis cultural chilena y hace emerger una tradición de inmensa riqueza hasta ese momento escondida. Es aquí donde empieza su lucha contra las visiones estereotipadas de América Latina y se transforma en recuperadora y creadora de la auténtica cultura popular.

Compone canciones, décimas, música instrumental. Es pintora, escultora, bordadora, ceramista, con "lo que hay" , pasando a la medida de su humor de una técnica o género creativo otro.

 

En su disco "Últimas composiciones", se incluyen:

"Gracias a la vida", "El Albertío", "Cantores que reflexionan", "Pupila de águila", "Run Run se fue p’al norte", "Maldigo del alto cielo", "La cueca de los poetas". "Mazurquica Modérnica", "Volver a los 17", "Rin del angelito", "Una copla me ha cantado", "El guillatún", "Pastelero a tus pasteles", "De cuerpo entero".

 

En 1954 Violeta Parra viaja invitada a Polonia, recorre la Unión Soviética y Europa permaneciendo dos años en Francia. Graba aquí sus primeros LP con cantos folclóricos y originales. Tiene contactos con artistas e intelectuales europeos, regresando a Chile para continuar su labor creadora.

No será hasta 1955 cuando grabe los temasQué pena siente el alma” y “Verso por matrimonio”, conjunto de tonadas, cantos y parabienes.

Grabaciones posteriores fueron: Cantos de Chile, Verso por despedida a Gabriela (1957), una composición en homenaje a la poetisa Gabriela Mistral, y diversas entregas de su trabajo sobre el folclore chileno del que era profunda conocedora, unidas bajo el título “Violeta Parra acompañada de guitarra” (1957, 1958, 1959).

En 1958 incursiona en la cerámica y comienza a bordar arpilleras. Viaja al norte invitada por la universidad donde organiza recitales, cursos de folklore, escribe y pinta. De regreso a Santiago Violeta expone sus óleos en la Feria de Artes Plásticas al aire libre. Durante los arlos siguientes Violeta continúa en su trayectoria, incansable.

En 1961 Violeta inicia una gira con sus hijos invitada al Festival de la Juventudes en Finlandia. viajan por la URSS, Alemania, Italia y Francia donde permanecen en Paris por tres años. Actúan en boites del barrio latino y en programas para radio y televisión. Ofrecen recitales en Unesco, Teatro de las Naciones Unidas. Realizando una serie de conciertos en Ginebra y exposiciones de su obra plástica. En 1964 expone las arpilleras, óleos, en el Pavillon de Marsan, logrando así ser la primera artista latinoamericana que exhibe individualmente.

En 1965 viaja a Suiza donde filma un documental que la muestra en toda su magnitud. Retorna a Chile y canta con sus hijos en la Peña de Los Parras, en la calle Carmen 340 en Santiago, Inaugura el Centro de Arte en una carpa; graba discos de música instrumental. Viaja a Bolivia en 1966, ofrece conciertos en regiones del sur de Chile, continúa grabando acompañada de sus hijos. Regresa a Santiago para continuar su trabajo en La Carpa, escribiendo allí sus últimas canciones...

En 1966, poco antes de su muerte, ocurrida en 1967, grabó Carpas de La Reina y Últimas composiciones.

Discografía:

VIOLETA PARRA VOL I
VIOLETA PARRA VOL II
CANTOS DE CHILE
VIOLETA AUSENTE
VIOLA CHILENSIS
LA JARDINERA
CANTOS CAMPESINOS
EL HOMBRE CON SU RAZON
DECIMAS Y CENTECIMAS

CANTOS CAMPESINOS
LAS ULTIMAS COMPOSICIONES DE VIOLETA PARRA
LAS ALTURAS
20 GRANDES EXITOS
FOLKLORE DE CHILE VOLUMEN 5
FOLKLORE DE CHILE VOLUMEN 3
FOLKLORE DE CHILE VOLUMEN4
EL FOLKLORE Y LA PASION
CANTO Y GUITARRA

 

Su obra plástica

Está principalmente formada por Arpilleras y Oleos realizados sobre tela, madera, y cartón. Los temas son cotidianos: familia, recuerdos de infancia, pasajes de la historia. Fueron creadas por Violeta entre los años 1954 y 1965 en Santiago, Buenos Aires, París, y Ginebra y han sido expuestas en varios museos del mundo.

Hoy día todas ellas son patrimonio de La Fundación Violeta Parra, creada por sus herederos para rescatar, preservar la obra de esta artista universal.

Fuente Internet:

http://www.violetaparra.scd.cl/discos.htm

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro N° 188.540