Complemento directo

 

El Complemento directo (CD) es un determinante del núcleo del predicado, que nombra al objeto (CD de “cosa”) o ser (CD de “persona”) en el cual recae directamente la acción del verbo.

Se forma con preposición “a” o sin ella. Cuando se forma con preposición “a” debe tenerse cuidado para no confundirlo con el COMPLEMENTO INDIRECTO.

Formalmente, el CD no lleva “a” cuando se trata de cosa u objeto, por ejemplo:

“vio la pared”

pero sí lleva “a” cuando se trata de persona, es el caso de:

“vio a Laura”

¿Cómo se reconoce si es realmente COMPLEMENTO DIRECTO aunque tenga preposición”a”?

Hay dos maneras sencillas de hacerlo:

1.- Se hace la pregunta  ¿QUÉ ES LO ....? más el PARTICIPIO DEL MISMO VERBO.

Ejemplo: ROSA COMPRÓ FLORES.

Se pregunta: ¿Qué es lo COMPRADO? Respuesta: FLORES ( es CD).

O bien,

2.- Simplemente se pregunta ¿QUÉ...? MÁS EL VERBO.

Ejemplo: ROSA COMPRÓ FLORES.

Se pregunta: ¿Qué COMPRÓ? Respuesta: FLORES (es CD).

Ahora, ¿cómo puede comprobarse que el complemento es realmente DIRECTO y no confundirlo con uno INDIRECTO?

Se hace lo siguiente: se reemplaza el posible COMPLEMENTO DIRECTO reconocido con una de las dos fórmulas anteriores, por los complementarios LA, LAS, LO, LOS según corresponda.

En el ejemplo anterior: ROSA COMPRÓ FLORES, definimos que FLORES  es el COMPLEMENTO DIRECTO y sabemos que es DIRECTO por que si lo reemplazamos (si reemplazamos FLORES) por LAS, podemos decir: ROSA LAS COMPRÓ (las flores).

Otro ejemplo: Juan trajo su perro.

¿Qué es lo traído?   su perro,

o bien ¿Qué trajo? su perro.

COMPLEMENTO DIRECTO: su perro, lo reemplazamos por LO y decimos: JUAN LO TRAJO.

Si la frase se construye así, correctamente, no hay duda de que el complemento definido es COMPLEMENTO DIRECTO.

Nota:

El complemento de objeto directo, como dijimos, lleva la preposición “a” sólo cuando se trata de personas.

En los cuatro siguientes ejemplos los complementos son directos, pero sólo “mi padre” y “los chicos” llevan la preposición “a” por tratarse justamente de personas:

1) veo la montaña

2) veo a mi padre

3) el gato come ratones

4) el cuco se come a los chicos desobedientes.

Así, en el ejemplo para ilustrar el CD: “Juan trajo su perro”, el complemento de objeto directo “su perro” no debe llevar la preposición “a” por no tratarse de una persona.

Se puede demostrar con otro ejemplo derivado de este:

Supongamos que Juan le trajo un regalo a un compañero de escuela (para su cumpleaños, por ejemplo). Cuando los amiguitos del niño le pregunten lo que le trajo Juan como regalo, él, pues, contestará: “Me trajo un perro” y no “me trajo a un perro”. Y cuando toda la vecindad comente: “Juan le trajo un perro a su amigo por su cumpleaños”, estaremos pues frente a una oración con dos complementos: uno directo (un perro) y el otro indirecto (su amigo). Y no se negará que sonaría muy mal decir “Juan le trajo a un perro a su amigo por su cumpleaños” Y si en otra visita Juan viene con un hueso para el perro que le regaló a su compañero, diremos: “Juan le trajo un hueso a su perro”, y estaremos de nuevo frente a dos complementos: CD (un hueso) y CI (su perro).

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro Nº 188.540