El primer ferrocarril de Chile


x
El puerto de Caldera en 1852.

El Ferrocarril de Copiapó a Caldera fue el primero en construirse en Chile y su precursor fue el norteamericano William Wheelwright quien comenzó su construcción en marzo de 1850, entregándolo al servicio el 25 de diciembre de 1851.

El objetivo de este ferrocarril era el de servir con bajos costos al transporte principalmente de los minerales extraídos desde la rica zona minera del interior de Copiapó hasta el puerto de Caldera.

Ver. PSU: Historia y Ciencias Sociales; Pregunta 35

Si bien Wheelwright fue quien lo llevó a cabo, la idea de construir un ferrocarril que uniera la ciudad de Copiapó con el mar había sido propuesta varios años antes, exactamente el 9 de noviembre de 1848, cuando el gobierno de Chile concede la concesión para su construcción a Juan N. Mouat, un relojero de Valparaíso, quien por falta de recursos debió abandonar la idea, vendiéndole la concesión a Wheelwright.

x
Ilustración de época para la llegada de la "Copiapó".

Para materializar el proyecto, Wheelwright, quien era accionista de la Compañía Anglo-Chilena de Minas en Copiapó, contó con el apoyo de grandes capitalistas chilenos de la época, como Agustín Edwards Ossandon, Diego Carballo y Candelaria Goyenechea de Gallo.

El descubrimiento del mineral de plata de Chañarcillo en 1832, concentró en la zona un gran movimiento de materiales, víveres y pasajeros.

Ver: Minería en Chile

Los primeros trabajos de construcción se iniciaron en el puerto de Caldera en 1850. Al nuevo puerto llegaron ingenieros y técnicos provenientes de Estados Unidos y Europa.

Los rieles para la vía férrea, importados desde Inglaterra, fueron instalados sobre durmientes de roble.

En julio de 1851, se inauguró el primer tramo de la vía férrea de 41 kilómetros de longitud, entre la ciudad de Caldera hasta Monte Amargo.

x
Estación de Copiapó, construida en 1854.

Meses después llegaría la Copiapó, la primera locomotora en recorrer las vías nacionales y la más antigua que se conserva hoy en Sudamérica.

El ferrocarril contó con 81 kilómetros entre la estación de Caldera y Copiapó.

En los años siguientes, la vía férrea se extendió por el valle de Copiapó con un tendido total de 151 kilómetros. Se completó con un ramal de 42 kilómetros hasta Chañarcillo y, otro, de 50 kilómetros a través la quebrada de Paipote llegando a su fin en Puquios.

El ferrocarril trajo aparejados grandes adelantos para la región; no sólo permitió la creación del puerto de Caldera, sino que también promovió el progreso en la ciudad de Copiapó, impulsado por el ingenio de Wheelwright.

Una de las principales obras fue la construcción de grandes máquinas para destilar el agua –que en el norte está cargada de cal- con el objeto de no dañar las calderas de la locomotora y de dar agua potable a la población.

x
Estación de Caldera, hacia 1900.

Otra iniciativa revolucionaria del ingeniero norteamericano, fue la instalación de alumbrado a gas.

Con el tiempo, los inversionistas chilenos de la Compañía de Ferrocarriles de Copiapó, fueron reemplazados por capitales extranjeros, obedeciendo a la tendencia creciente del aumento de inversiones europeas en Sudamérica.

En la primera década del siglo XX, el primer ferrocarril fue adquirido por el Estado, incorporándose a la red longitudinal norte.

Este primer ferrocarril asentó, de algún modo, el proceso modernizador que estaba viviendo el país y su construcción marcó un hito a nivel nacional y continental. Ante este éxito, el Estado chileno dio su visto bueno para la construcción del ferrocarril entre Valparaíso y Santiago.

La "Copiapó"

La vida útil de esta mítica locomotora fue bastante corta, extendiéndose desde 1851 hasta 1858, fecha en la cual fue traída a Santiago para formar parte de la Exhibición Internacional de la Quinta Normal.

x
La "Copiapó" hoy, en la Universidad de Atacama.

La causa de su retiro estuvo relacionada con problemas técnicos, ocasionados por la falta de leña, su combustible original; esto motivó a sus dueños a reemplazarla por carbón mineral, material que, junto a la alta salinidad del agua, terminó por dañar las calderas de la locomotora.

Posteriormente la “Copiapó” fue llevada al Museo Nacional. Allí permaneció hasta 1895 y poco a poco fue cayendo en un irremediable olvido, hasta que en 1952, por medio de Decreto Supremo 45-43, fue declarada monumento nacional.

Hoy la locomotora se encuentra en exposición permanente, en uno de los patios de la Universidad de Atacama de Copiapó.

 

Fuentes Internet:

http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=elprimerferrocarrildechile:elferrocarrildecalderaacopiapo%281849-1851%29

http://casatorninicaldera.blogspot.com/

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540