Contaminación por plomo

 

Efectos del plomo en el organismo

Una persona puede respirar el plomo por medio del polvo o humo producidos por ciertos trabajos o la combustión de la gasolina de los automóviles, o por comer, beber o fumar cerca de zonas con plomo.

El plomo también puede ingerirse al tocar objetos que han sido contaminados con polvo de plomo. Se sabe que muchas personas están siendo envenenadas lentamente porque sus cuerpos han absorbido demasiado plomo (ver más adelante ejemplo de Arica).

Aunque al principio, el envenenamiento por plomo pueda no presentar síntomas, con el tiempo éste puede causar daños en el cerebro, la sangre, el sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo. Estos daños pueden manifestarse y causar serios problemas como pérdida de memoria, cansancio o fatiga, problemas emocionales, falla en los riñones, coma o la muerte.

Los niños pequeños son más susceptibles a ser afectados por el plomo. Las personas expuestas al plomo pueden contaminarlos cuando llevan polvo de plomo a la casa, por medio de sus ropas contaminadas.

El envenenamiento por plomo ocurre cuando la persona ha sido expuesta a grandes o pequeñas cantidades de plomo por algún tiempo. El plomo se va acumulando en nuestro cuerpo causando así daños temporales o permanentes. A través de un examen de plomo en la sangre se puede saber si el cuerpo lo ha absorbido en cantidades peligrosas. Un nivel alto de plomo en la sangre indica que nuestro organismo lo está absorbiendo en mayor cantidad de la que puede eliminarlo.

Hay muchas manifestaciones o síntomas que pueden indicar si se tiene problemas debido al plomo. Sin embargo, estos síntomas pueden provenir de otras enfermedades. También hay casos cuyo envenenamiento por plomo puede no causar síntomas. Por lo cual debe visitar a su doctor periódicamente, se esté o no sintiendo los siguientes síntomas:

a) Síntomas que se manifiestan en etapas tempranas del envenenamiento:

Dolores de Cabeza
Fatiga
Malestares estomacales
Insomnio
Irritabilidad o nerviosismo
Sabor metálico
Pérdida o falta de apetito
Problemas en sistema reproductivo

b) Síntomas que se manifiestan en etapas más adelantadas: Dolores de estómago
Problemas con la memoria
Problemas en los riñones
Náusea
Pérdida de peso
Estreñimiento
Dolores musculares y en las coyunturas
Debilidad en las muñecas o en los tobillos

Efectos del plomo en la salud de adultos

El organismo de cada individuo expuesto al plomo responde de diferente manera a éste. Esta tabla indica el nivel de plomo al cual el individuo puede sentir  varios efectos o síntomas causados por envenenamiento por plomo. Por lo general, los efectos que tiene el plomo en la salud de los niños son mucho más severos.

 

Efectos

Nivel del plomo en la sangre

( mcg/dl)

Daños severos al cerebro (encefalopatía)

100

Dolores de cabeza, problemas de concentración y de memoria, dificultades con el sueño, cambios de carácter repentinos

60 – 70

Anemia

60

Dolor de estómago, estreñimiento, diarrea, falta o pérdida de apetito

50 – 70

Problemas en el sistema nervioso; reducción de glóbulos rojos

50

Problemas en el sistema reproductivo en los hombres; daños en el riñón

40

Los reflejos se vuelven lentos

30

Efectos dañinos al feto; presión arterial alta

10 – 15

Esta tabla ha sido adaptada de ATSDR, Toxicological Profile for Lead (1989)

Hay casos cuyo envenenamiento es tan severo que pueden resultar en convulsiones, coma o muerte.

También es muy importante enfatizar en que existen casos en los cuales el plomo daña nuestro organismo aún cuando no hay síntomas presentes.

Caso Arica: contaminación por plomo

Pasaron varios años antes de que los vecinos del sector los Industriales y cerro Chuño de Arica se enteraran que estaban conviviendo con un foco de contaminación que ya venía evidenciando alteraciones a la salud, particularmente a los niños. Las quince mil personas de las poblaciones Los Laureles, El Solar, El Amanecer, San Valentín, Santiago Arata Gandolfo, Industriales I y Villa Puerta Norte, entre otras, nunca se imaginaron el costo que tendrían que pagar por el sueño y esfuerzo de muchos años: su casa propia.

El Servicio de Vivienda y Urbanismo construyó sus viviendas en un sector donde antes existió un basural y muy cercano a un acopio de minerales abandonado por la empresa Procesadora Metalúrgica Ltda.(Promel), de esa ciudad. La casa más próxima se encuentra a treinta metros. Nadie les advirtió sobre el peligro que significa respirar el polvo arrastrado por el viento desde el lugar de acopio.

Historia de un envenenamiento.

Entre los años 1984 y 1989 ingresaron al puerto de Arica diecinueve mil toneladas de desechos tóxicos, metales pesados en polvo y compactados, de la empresa Sueca Boliden Metall. Fueron autorizados por el Ministerio de Salud bajo el rótulo "Barros con Contenido de Minerales".

Promel de Arica, ingresa los desechos al país informando al Servicio de Salud que serían reprocesados para recuperar oro y plata, que estarían presentes en un alto porcentaje en el material. El informe además planteaba que "estos materiales no son tóxicos y pueden ser manipulados por cualquier persona". Los servicios competentes no hicieron análisis de los "Barros con Contenido de Minerales" y autorizaron su ingreso.

El material fue retenido algunos meses en aduana por no pago de los derechos de internación. Posteriormente, fueron trasladados por este servicio a terrenos que Promel tenía en arriendo al fisco, y quedaron en ese lugar en custodia de Aduanas, sin ningún cuidado, hasta marzo del presente año.

Con el apoyo del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) Arica, los pobladores de Cerro Chuño y los Industriales, realizaron durante 1997 un diagnóstico ambiental comunitario. Identificaron los ocho problemas ambientales más importantes. El más preocupante era el polvo de desechos mineros abandonados por Promel que durante catorce años, arrastrado por el viento, se asociaba con algunas afecciones a la salud que sufre la población: irritabilidad, neurosis, estrés, alergias, conjuntivitis, pérdida de memoria, cansancio, fatiga, anemia y dolor a los huesos.

Serpaj y los vecinos a mediados del año 1997 pidieron la realización de análisis al Departamento de Química de la Universidad de Tarapacá (UTA). Los resultados dejan al descubierto la gravedad de la situación. "... se observa la existencia de cuatro minerales altamente tóxicos: cadmio, plomo, arsénico y cobre en concentraciones elevadas..." Un estudio posterior de Sernageomin estableció valores promedio de 10% de arsénico, 4,4% de plomo, 2,1 % de zinc, 1,5% de cobre y confirmó la presencia de mercurio, antimonio, bismuto y estaño.

El conflicto

La confirmación del contenido tóxico de los desechos mineros abandonados activó un conflicto por mucho tiempo latente. La denuncia y movilización de los afectados obligó al Servicio de Salud a la realización de un primer análisis de sangre y orina a una muestra de veinte niños. Los resultados indicaron que el 50% de los exámenes en el caso del plomo estaba sobre 10 ug/100ml (10 microgramos por cada 100 ml de sangre). El Ministerio de Salud y Seguridad Social de EE.UU considera que los niños tienen un nivel de plomo elevado en la sangre si ésta contiene 10ug/100ml. En el caso de la Unión Europea el nivel máximo permitido es de 3 a 4 ug/100ml.

La situación anterior determinó que se ampliaran los análisis para tener un diagnóstico más acabado de la situación. De acuerdo con estimaciones del Instituto de Salud Pública, se deberían hacer a lo menos ochocientas muestras.

La presión de los vecinos se dirigía a erradicar el foco de contaminación, que se hiciera un diagnóstico involucrando el total de los afectados, que se tomaran medidas inmediatas con los casos más comprometidos y un seguimiento a largo plazo para toda la población por los daños irreversibles causados por el plomo.

Después de varias semanas, tanto por la presión de los pobladores como por recomendación de los servicios especializados, la autoridad resolvió trasladar el material tóxico a un lugar llamado Quebrada Encantada, a dos kilómetros. de la comunidad.

Nuevamente, un gran error se trata de subsanar con otra secuencia de errores. No se hizo un estudio de impacto ambiental para el nuevo lugar de almacenamiento, tampoco para la remoción y traslado, como la normativa ambiental obliga a hacerlo. No suficiente con esto, el sector donde estuvieron catorce años los desechos fue cubierto con tierra sacada del entorno del mismo lugar, dejando debajo todos los restos y la capa de suelo contaminada, convirtiendo el lugar en un vertedero de desechos tóxicos sin ningún manejo y sin haber hecho ningún estudio del suelo para determinar qué era lo más indicado.

Los responsables que no se ven

Boliden Metall, la empresa que envió los desechos a Chile desde abril del año pasado, es parte de Boliden Limited con su oficina principal en Toronto, Canadá. Boliden es una compañía minero metalúrgica sueca, controlada en un 45% por el grupo Trelleborg, con cuatro minas en Suecia, una en Arabia Saudita y una en España.

Boliden ya acumula una significativa lista de desastres ambientales en los que se cuentan dos accidentes en su país, uno de ellos contaminó el lago Asajure; otro en la India y el reciente desastre en España por el derramamiento de cinco millones de metros cúbicos de agua caída en el río Guadiamar cerca del parque natural de Doñana, en Andalucía. A esta lista hay que agregar el tráfico de desechos tóxicos a Chile, responsable del daño a la salud de muchas personas y el ambiente de Arica.

Hay responsabilidades de las empresas comprometidas en el tráfico y luego abandono de los tóxicos. Promel, la empresa chilena, fue sumariada por el Servicio de Salud: se le fijó una multa de 24 millones de pesos, lo máximo que permite el Código Sanitario y se le impuso la obligación de asumir los costos de traslado del material (30 millones aprox.). a otro lugar de almacenamiento. Lo que no está claro es quién se hace cargo del problema de salud pública, el medio ambiente dañado, el seguimiento en el largo plazo y los daños irreversibles.

Se deben analizar las responsabilidades compartidas de los servicios del estado involucrados en este caso: autorizar la internación sin realizar los análisis respectivos; trasladar el material y disponerlo en un lugar sin ningún control; posterior a esto, implementar asentamientos humanos sobre un basural, en una zona donde tampoco se hizo una evaluación ambiental antes de construir las viviendas.

Este caso de tráfico internacional de desechos tóxicos tuvo lugar en un periodo en que no existían tratados internacionales que regularan y sancionaran estas actividades, como son el Convenio de Basilea y el acuerdo de la OECD (Organization for Economic Cooperation and Development) sobre tránsito transfronterizo de sustancias peligrosas. En este marco es difícil perseguir las responsabilidades del gobierno sueco y particularmente a Boliden, que a lo menos obliguen a repatriar los desechos a Suecia y a hacerse cargo de las reparaciones pertinentes.

El conflicto conocido como "el plomo de Arica", ha adquirido una dimensión nacional importante particularmente por la conciencia, organización y capacidad de acción desarrollada por los afectados directos, es decir, los pobladores.

Impunidad en la globalización

Los estándares más exigentes en los países desarrollados han llevado a algunas actividades productivas a trasladarse a países con exigencias más bajas y a transformarlos en receptores de sus basuras tóxicas. Chile ha sido blanco de trafico encubierto en varias ocasiones. Particularmente, el desierto en la zona norte es un lugar atractivo por condiciones geográficas y de escasa población.

En el actual orden internacional, los ciudadanos estamos más desprotegidos ante el tráfico internacional de sustancias peligrosas. Aunque existan tratados internacionales que lo prohíban, se utilizan resquicios como rotulaciones falsas enmascaradas como materias primas u otras formas encubiertas. A esto debemos sumar la falta de regulación y fiscalización que nos hacen más vulnerables.

Cuando un tráfico se descubre es muy difícil perseguir responsabilidades, debido a la facilidad para desplazar capitales por el mundo o cambiar de dueño o país de residencia, como el caso de Boliden ahora en Canadá.

Sin duda, lo extremo de esta situación lo representa la misma empresa Boliden, que hoy realiza actividades mineras en Chile. Recientemente adquirió Westmin Resources, propietaria de los proyectos mineros Lomas Bayas y Cobre Fortuna en la región de Antofagasta, el primero en explotación y el segundo en etapa de estudio de factibilidad. También participa de un joint venture con la General Minerals Corporation de EE.UU., para la explotación de cobre y molibdeno en el proyecto minero Vizcachitas, localizado a 125 kms. al noreste de Santiago.

Es sorprendente que su responsabilidad en el envenenamiento de los niños de Arica no haya sido condicionante para su instalación en Chile. Ante esta situación y otras que amenazan la seguridad y salud de las personas y el medio ambiente, se requiere una mayor coordinación y vigilancia ciudadana en nuestros países y también a nivel planetario.

Fuente del Caso Arica

http://www.ecoplaza.cl/Ep-Arica/noticias.htm


El porqué de la gasolina sin plomo

En los motores de combustión de los automóviles actuales, se queman hidrocarburos (gasolina) para obtener la energía propulsora. Como consecuencia de esto, a través de los tubos de escape de los vehículos, se expulsan a la atmósfera sustancias que contribuyen a su contaminación. Entre otras hay:

Hidrocarburos sin quemar

Monóxido de carbono

Óxidos de Nitrógeno

Aditivos del combustible

 

Para reducir las cantidades emitidas, desde hace unos años los coches incorporan un dispositivo denominado conversor catalítico o "catalizador". auto001

Los gases procedentes del motor atraviesan el conversor catalítico antes de ser expulsados a la atmósfera. En el interior del mismo hay una sustancia denominada catalizador (con frecuencia platino, rodio u óxidos de metales de transición) que facilita la transformación de las sustancias contaminantes en otras que no los son tanto.

Los conversores catalíticos son muy efectivos lográndose unas reducciones del orden del 85% en la emisión de gases contaminantes.

Además del precio (los metales de los que se hacen son caros), otro inconveniente de los conversores catalíticos es que son incompatibles con los aditivos antidetonantes que contengan plomo. Aditivos de los combustibles como el tetrametil plomo (Pb(CH3)4), usado como agente antidetonante, "envenenan" el catalizador inutilizándolo. Este hecho es el responsable de que simultáneamente a la aparición de los conversores catalíticos haya sido necesario desarrollar combustibles sin plomo. Estos combustibles incorporan otros aditivos antidetonantes que, como el metil t-butil eter (MTBE), no contienen plomo.

Cuando se quema la gasolina en el interior del cilindro del motor del automóvil, la explosión debe se tal que empuje al pistón de forma suave y continua. Si la combustión es demasiado rápida, se produce una detonación que hace que el pistón reciba un golpe brusco y se reduzca la eficiencia del motor.

El índice de octano de una gasolina es una medida de su capacidad antidetonante. Las gasolinas que tienen un alto índice de octano producen una combustión más suave y efectiva. El índice de octano de una gasolina se obtiene por comparación del poder detonante de la misma con el de una mezcla de isooctano y heptano. Al isooctano se le asigna un poder antidetonante de 100 y al heptano de 0. Una gasolina de 97 octanos se comporta, en cuanto a su capacidad antidetonante, como una mezcla que contiene el 97% de isooctano y el 3% de heptano.

Fuente Internet:

http://www.state.ma.us/dos/leaddocs/Lead-plomo.htm

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540