Abeja

 

Las abejas pertenecen al  grupo de las Hymenópteras y de la familia Apoidea.

Cuando adultas son, generalmente, medianas a grandes, con un cuerpo peludo relativamente robusto y sus pelos son plumosos, especialmente en el tórax. Poseen un aparato colector de polen en las patas traseras (excepto las abejas parásitas).

 

Sus hábitos más destacables son visitar las flores para obtener néctar y polen, anidando principalmente en el suelo y en diversas cavidades disponibles sobre la superficie.

La mayoría de las abejas son subsociales (solitarias), pero también hay sociales (con abastecimiento permanente de polen y miel para alimentar las larvas) que también presentan polimorfismo.

Las castas son Reinas (de mayor tamaño y las únicas con capacidad reproductiva), zánganos (machos reproductores) y obreras (pequeñas y sin capacidad de reproducirse).

En una colmena hay miles de obreras, cientos de zánganos  y una reina. Al buscar comida, las obreras chupan agua y néctar con sus piezas bucales móviles y flexibles, y usan las mandíbulas para alcanzar la cera y el polen. Tienen tres ojos simples en la parte superior de la cabeza y un ojo compuesto a cada lado. Sus dos pares de alas están engarzadas por una hilera de ganchos de uno de los bordes del par anterior. Sólo la reina desarrolla los ovarios. Segrega varias feromonas, una de las cuales elimina a sus rivales en potencia al inhibir el desarrollo reproductivo en las demás hembras. Cabe destacar que reinas y obreras son las pican al hombre causado dolor debido a que éstas tiene aguijón funcional.

Aproximadamente se conocen 8 familias de abejas, siendo las de mayor interés  agrícola:

a)  Apidae: incluye la abeja melífera, abejorros o moscardones y otros; poseen corbículas (canastillo correspondiente a una parte posterior de las patas, que es piloso y ensanchado). La abeja melífera (Apis mellifera) es famosa por su producción de miel y cera, además por su notable capacidad polinizadora.

b) Megachilidae: conocidas como abejas cortadoras de hojas, separables de las anteriores por la escopa (cepillo piloso) en el abdomen con el cual transportan miel. La abeja de la alfalfa (Megachile rotundata) es una eficiente polinizadora que construye sus nidos con trozos de hojas.

Anatomía

La abeja es un insecto y como tal tiene su cuerpo dividido en cabeza, tórax y abdomen; estas tres partes están claramente definidas.

Cabeza: En ella se encuentran los ojos (simples y compuestos) las antenas y el aparato bucal. En el interior de la cabeza se encuentran las glándulas hipofaríngeas, productoras de jalea real, las glándulas mandibulares, glándulas salivales y otras además del cerebro.

Tórax: Es la parte media del cuerpo, similar a una caja semirrígida donde se insertan los dos pares de alas y los tres pares de patas. También se encuentran los primeros tres pares de espiráculos (aparato respiratorio).

El tórax es el centro de locomoción de la abeja, en su interior se encuentra toda la musculatura tanto la correspondiente a las alas como de las patas y también parte del sistema respiratorio.

Alas: Las alas son membranosas y están surcadas por nervaduras. En la parte posterior del ala delantera y en la parte delantera del ala posterior se encuentra un mecanismo que permite la unión de ambas con el fin de aumentar su superficie para perfeccionar el vuelo.

Patas: Las patas cumplen diferentes funciones además de ser apéndices locomotores. Sirven para la limpieza de las antenas,(1er par de patas) el retiro y manejo de las escamas de cera de los espejos de cera (2° par de patas) y la recolección de polen y propóleos (3° par).

Abdomen: Está compuesto por nueve segmentos unidos entre sí por un tejido membranoso y flexible llamado membranas intersegmentales que le permiten gran movilidad.

Los segmentos de la parte ventral se llaman esternitos. Desde el 4º al 7º esternito se encuentran los espejos de cera que son la parte exterior de las glándulas cereras.

Al interior del abdomen se encuentra la mayor parte de las vísceras de la abeja compuestas por los sistemas de circulación, digestivo, respiratorio, nervioso, reproductor etc.

Anatomía de una Abeja Apis mellifera)

  1. Ojos compuestos
  2. Ojos simples
  3. Antenas
  4. Tórax
  5. Abdomen
  6. Alas membranosas
  7. Tibia
  8. Peine
  9. Cesto y pinza
  10. Cepillo
  11. Aguijón
  12. Corazón con ostiolo
  13. Músculos cardiacos
  14. Buche
  15. Tubo digestivo
  16. Ciegos gástricos
  17. Sacos aéreos
  18. Ganglios nerviosos
  19. Glándula venenosa

 

Sistema digestivo. El sistema Digestivo está compuesto por la faringe, esófago, buche melario, proventrículo, ventrículo, tubos de Malphighi, intestino medio, recto y ano. En la abeja adulta su función es la ingestión y digestión de alimentos más el transporte de néctar, miel y agua. El ventrículo es el encargado de la asimilación de los nutrientes como también de su transporte a la sangre. Al interior están las células epiteliales que son las encargadas de digerir el alimento para traspasarlo a la sangre.

Sistema circulatorio. Está compuesto por la aorta, un corazón tubular, diafragma dorsal y diafragma ventral. La función principal es el transporte de nutrientes, que vienen desde el ventrículo, a las células del cuerpo, retirar los residuos y llevarlos al sistema excretor, lubricar los movimientos del cuerpo y proporcionar defensas contra patógenos por medio de células sanguíneas que atacan los organismos invasores. El sistema es lacunar o lagunar, es decir, la sangre baña libremente todos los órganos. La sangre de la abeja es de color amarillo pálido y se llama hemolinfa.

Sistema respiratorio. El sistema respiratorio de las abejas es un sistema traqueal. Está compuesto por los espiráculos, que son los orificios por donde penetra el aire, y por gran cantidad de tubos llamadas tráqueas, traqueolas y sacos aéreos. Los espiráculos son 10 pares, los tres primeros pares están en el tórax y los 7 restantes están en los tergitos. Las tráqueas y traqueolas son tubos que llevan el oxígeno hasta las células.

Sistema reproductor. En la reina está compuesto por los ovarios, oviductos laterales, oviducto medio, espermateca, válvula vaginal y vagina. En el zángano está compuesto por: testículos, vesículas seminales, glándulas mucosas, conducto eyaculador y pene. (Endofalo). En la abeja obrera los ovarios se encuentran atrofiados.

La reina puede determinar el sexo de su descendencia. Cuando un huevo pasa del ovario al oviducto, puede ser fecundado o no con el esperma que contiene la espermateca. El huevo fecundado se transforma en una abeja hembra, ya sea obrera o reina, y el huevo no fecundado en una abeja macho o zángano.

La reina vive de 4 a 6 años, nace de una celda real a los 16 días de puesto un huevo fecundado cuya larva es alimentada sobre la base exclusiva de jalea real durante todo su desarrollo, lo que estimula el funcionamiento de su aparato reproductor y le permite poner hasta más de 2.000 huevos diarios bajo buenas condiciones estacionales. En cambio, la abeja común (obrera) al no ser alimentada con jalea real vive de 40 a 120 días y su aparato reproductor es muy rudimentario no sirviendo para la reproducción. Por su parte, los zánganos son machos, y nacen a los 24 días de haber sido aovado un huevo no fecundado (partenogenético) en una celda de zángano. Se los encuentran normalmente en la temporada productiva, desapareciendo de la colonia con los primeros fríos o escasez de néctar.

Aparato reproductor de la Reina:

O: ovarios Oa: ovariolas C: glándula de la espermateca Es: espermateca Bc: bursa copulatrix F: aguijón Bv: bolsa de veneno.

 

Reproducción de abejas

La abeja Reina, cuando nace, recorre toda la colonia par ver si hay otra abeja reina, cuando está segura de que es la única empieza el proceso de fecundación, ella sale fuera el primer día y excita a todos los zánganos y se mete dentro de la colmena, vuelve a hacerlo el segundo día, el tercer día vuelve a salir, excita a todos los zánganos de su alrededor y vuela hacia arriba dando vueltas (lo que se denomina el vuelo nupcial), pudiendo llegar hasta los 4 kilómetros de altura. Los machos van volando detrás de ella, los débiles van quedando y cuando quedan los más fuertes la abeja afloja un poco el vuelo y el que va delante se acopla con ella. Tan pronto se acoplan, ella arranca y el se cae hacia atrás, le arranca así los órganos genitales y el zángano muere.

 

Órgano copulador del macho (zángano) en versión completa

Figura C: P: restos de pene exterior Ap: apéndices elásticos E: esperma M: mucus Pq: placas quitinosas del bulbo Ce: canal eyaculador Co: cuello Ba: cuernecillos.

La Reina puede fecundar en vuelo hasta con 7 machos, después baja para su colmena y tarda entre 15 y 20 días en poner huevos, quedando fecundada para siempre ya que el semen permanece reservado en la espermateca.