Chinchilla cordillerana

 

Su nombre científico es Chinchilla brevicaudata.  Es un animalito que antes abundaba en la zona andina de Chile, Perú, Argentina y Bolivia, pero que llegó a estar prácticamente exterminado. Esto se explica por su valiosa piel, de gran demanda en el mundo. Se necesitan 150 chinchillas para hacer un abrigo.

Los pocos ejemplares que aún quedan suelen encontrarse en parajes altos y secos de la cordillera de los Andes, en el norte de nuestro país.

Tiene hábitos nocturnos.

 

La historia de la chinchilla se puede subdividir en tres partes: La prehistoria, la época precolombina, y la época contemporánea.

Prehistoria: De este período se encontraron restos fósiles en la Cordillera de los Andes, de un animal llamado Meegamys. Estos restos eran semejantes a los de una chinchilla gigante.

Una de las teorías que intenta explicar la peculiar calidad de pelo múltiple de la chinchilla dice que el animal fue evolucionando hasta quedar reducido al tamaño actual. Pero esa reducción no fue acompañada de la correspondiente reducción del número de pelos o fibras, los que se vieron obligados a crecer en una superficie menor. Por ello cada folículo en lugar de tener un pelo, como en la mayoría de los mamíferos, contienen muchos más. Si bien esta hipótesis no se ha podido probar, se puede afirmar que el pelo de la chinchilla es una excepción en la naturaleza sólo compartida por las vizcachas, sus parientes más cercanas.

Época precolombina: Existen diversas teorías con respecto al origen del vocablo Chinchilla, la mayoría de ellas tiene sus raíces en este período.

Los Quechuas utilizaban la palabra "Chin", significando silencioso, "sinchi" quiere decir fuerte y "lla" es un diminutivo. La unión de estos vocablos sería "silencioso, fuerte y pequeño".

En mapuche, "chilla", significa "Zorro pequeño". Chinchilla es también el nombre de una pequeña ciudad de la provincia de Albacete en España.

Los aborígenes Chibchas proveyeron a los españoles de pieles y lanas, y no se descarta que de allí provenga el vocablo. Según leyendas de este período, un capitán español, que había fracasado en su intento de recaudar impuestos entre los indios del Perú, decidió congraciarse con la reina Juana, "La Loca", reuniendo las pieles necesarias para un abrigo de chinchillas.

Época Contemporánea: Ya en esta época tenemos que hablar de chinchillas lanígeras, costinas y brevicaudatas.

La chinchilla Brevicaudata: de "Brevis": corta y "Caudata": cola, o sea "cola corta". La "brevis" es la chinchilla que originariamente vivió en nuestros países.

Su fisonomía es muy diferente a la Lanígera y a la Costina. Al vivir en zonas montañosas, áridas, sin grandes vegetaciones, su aspecto su fue mimetizando con su hábitat. Así pues, la Brevicaudata era un animal muy grande, ochocientos gramos promedio de peso, de un pelo extremadamente largo, para protegerse del gran frío de las alturas.

Sus orejas eran pequeñas precisamente para que no se congelaran (su única parte del cuerpo que no está cubierta por pelos), su aspecto era bien toruno. Su color era gris amarillento aguti para poder esconderse entre las piedras.

Su pelo era tan largo que se hacían remolinos y su aspecto era lanoso. Su gestación era de ciento veintiocho días y solamente tenían un hijo por parto (el frío no les permitía cuidar bien de más hijos).

 

La chinchilla Costina: Eran habitantes de la Cordillera de la costa chilena, era un animal bastante diferente. La zona de su hábitat era mucho menos fría que la de la Brevis y por lo tanto su pelo no necesitaba ser tan largo, pero sí más oscuro y sedoso para camuflarse entre la mucha vegetación que había en su zona. Su gestación era de ciento once días y tenían tres o cuatro hijos por parto con capacidad de cruce post-parto. Sus orejas eran muy largas al igual que su cola.

Estudios a cargo del gobierno chileno, junto con el apoyo del Instituto chileno de la Chinchilla y el Council Chinchilla World, determinaron la existencia de varios de estos animales en Chile. Una reserva salvaje para salvaguardar a esta especie se ha formado con aportes económicos de las entidades mencionadas más arriba.

La chinchilla Lanígera: Es la que se cría hoy en cautiverio y hay diversas teorías acerca de su origen. Una de ellas tiene tantos detractores como investigadores que la defienden, dice que la chinchilla Lanígera es un híbrido resultado de la mezcla entre Brevis y Costinas

Quienes sostienen esta teoría se basan en que su aspecto es una mezcla de ambos y que muchas veces cuando los criadores hacen apareamientos inadecuados tienen una regresión hacia unos de estos dos tipos.

La Lanígera tiene el color oscuro, la sedosidad y la gestación de la costina, pero también puede tener el pelo largo y la conformación toruna de la Brevis.

 

Los que atacan esta teoría se basan en que nunca puede salir un híbrido de dos animales con diferentes días de gestación. Ellos creen que la Lanígera es un animal único distinto de los demás.

En 1820 llegan al Zoológico de Londres, Inglaterra, las primeras chinchillas lanígeras y en 1865 ingresan al Zoológico de Hamburgo, Alemania, chinchillas de la misma especie.

En 1874, Sir John Murray establece en Vallemar (Chile) el primer criadero de Brevicaudatas, que fue exterminado por animales carnívoros que ingresaron al lugar.

A principios de siglo es tan notoria la cacería indiscriminada de estos animales que los gobiernos de Argentina, Chile, Bolivia y Perú suscriben en 1910 un acuerdo con el objetivo de prohibir la caza y la consiguiente venta de pieles.

En 1918, Mathias Chapman, un ingeniero que trabajaba en Potrerillos, Chile, para la empresa Anaconda Mining Copper Co. obtiene del gobierno de Chile un permiso para criar chinchillas; pero en 1920 finaliza su contrato; por lo tanto, luego de solicitar un nuevo permiso, esta vez, para llevarse 12 chinchillas lanígeras, parte hacia California, EE.UU. donde arriba con éxito el 2 de febrero de 1923.

Es anecdótico recordar las peripecias que tuvo que atravesar Chapman para que los animales no se murieran cuando el barco que las transportaba cruzaba la zona del Ecuador. Pero hoy podemos decir con total seguridad que Chapman fue el precursor de la cría de la chinchilla en cautiverio.

 

En 1931, se funda el criadero Atahualpa, en Chile. Fue el criadero más grande de chinchillas brevicaudatas y se desmanteló en 1970, para fomentar la crianza artesanal.

En Argentina se funda en Abra Pampa, Provincia de Jujuy, el primer criadero oficial de Brevicaudatas en 1933. Este criadero fue instalado por el departamento de Agricultura y Ganadería de la Provincia.

En 1972 se forma el Council Chinchilla World (Consejo Mundial de la Chinchilla), cuyo único fin es difundir, promocionar y defender la Industria Mundial. Sus reglamentaciones serán el eje del funcionamiento de las distintas Asociaciones de Criadores de Chinchillas del mundo. Es integrado por los criadores más prestigiosos de EE.UU., Canadá y Alemania, además de representantes de acopiadores y curtiembres de chinchillas.

En 1991 se encuentran en Chile Chinchillas Costinas salvajes (menos de una decena), con las cuales, gracias al Instituto de la Chinchilla de Chile y al gobierno, se logra crear la primer Reserva Salvaje de este tipo de animal para su reproducción y expansión.

Fuente Internet:

http://www.chinchilla.com.ar