Lobo marino o León marino

 

Los leones o lobos marinos son los animales más grandes del grupo de los otáridos.

Se lo divide en lobo marino de un pelo y lobo marino de dos pelos.

Lobo marino de un pelo (Otaria flavescens)

Son mamíferos con ciertas adaptaciones que le permiten salir a tierra para procrear. Son carnívoros con las extremidades muy cortas, transformadas en aletas con los dedos incluidos en membranas interdigitales. Están cubiertos de una gruesa piel con pelo. Se les conoce también con el nombre de Lobo o León. Los podemos encontrar en islas y costas atlánticas de Sudamérica, y en las costas chilenas y peruanas.

Ningún otro animal lo supera en su habilidad para nadar; usan las aletas anteriores para impulsarse y las posteriores para detenerse, y nadan en todas direcciones.

 

El nombre de otaridos alude al pequeño pabellón auditivo que caracteriza a esta familia.

Las hembras son curiosas, y si una persona nada o bucea cerca de ellas, estas se acercan a mirar, a diferencia de los machos que permanecen alejados.

Descripción

Su color varía entre el macho y la hembra.

El lobo marino de un pelo se distingue claramente del resto de los lobos marinos por presentar una fisonomía más leonina. Los machos adultos presentan una cabeza robusta de hocico romo, con una densa melena que cubre también el cuello y parte del pecho (de allí el nombre de "leones marinos"); el resto del cuerpo presenta una capa de pelo muy corta. El cuerpo de las hembras es distinto, ya que no poseen melena y su cabeza y cuello son más estilizados, sumando al hecho de su menor tamaño y peso. El largo máximo para un macho adulto es de 2,8 metros y el peso se encuentra entre 300 y 350 kg.; una hembra adulta, en cambio, tiene un largo máximo de 2,20 metros y pesa 144 kg.

Los cachorros al nacer pesan 15 Kg. y miden 50 cm.

La vida de estos animales dura entre los 18 y 24 años.

Hábitat

Habitan en barrancas rocosas, con acantilados con entradas a cuevas, excavadas por la erosión marina. También en playas de cantos rodados con barrancas suaves o inexistentes.

La ubicación de los parideros se da tanto en las costas internas como en las exteriores, pero con una proporción algo mayor en el litoral externo.

Las colonias ubicadas en esta última zona poseen una mayor densidad, esto podría deberse a que las internas fueron siempre más accesibles para los loberos, o bien, a que existen en las costas internas una menor disponibilidad de sitios de parición.

 

Formación de los harenes

A finales de diciembre comienzan a llegar los machos, y se entablan arduas luchas por formar el territorio donde instalarán el haren. Una vez establecidos defienden su territorio con constantes amenazas, que son advertencias a distancia de que nadie debe acercarse.

Los machos están permanentente en alerta y es durante la pleamar donde se produce la mayor actividad, ya que es el momento en el que entran las hembras (llegan a principios de Enero para tener las crías) y machos sub-adultos (menores de 8 años). Son estos últimos los que perturban el territorio, pues los adultos ya instalados se ponen nerviosos y no cesan de correrlos amenazándolos constantemente. Los mantienen casi permanentemente en el agua, sin permitirles subir a tierra. Los más valientes tratan de establecerse y luchan con los adultos, pero aunque logren algún territorio difícilmente consigan hembras adultas.

Las hembras comienzan a subir en grupos de seis a ocho durante la pleamar, los machos tratan de sacarlas del mar y van formando el haren.

Antes del 15 de enero, cada macho posee entre cinco y quince hembras, contando las hembras jóvenes que no pueden tener crías.

Lo común es encontrar unas seis o siete hembras reproductoras.

Tanto machos como hembras son polígamos. Suele suceder que cuando los harenes están muy cerca unos de otros y cuentan con mucha población de hembras, estas son servidas por distintos machos.

Nacimientos y apareamientos

Las primeras hembras comienzan a tener crías a fines de diciembre, y los nacimientos continúan durante todo enero y parte de febrero. Cada hembra tiene una cría al año. La gestación dura unos 340 días. Después del nacimiento, la madre permanece al lado de la cría, observándola, lamiéndola y olfteándola. A poco de parir, la loba ya está en condiciones de reasumir su actividad sexual.

Enseguida se produce la cópula, y el macho debe cuidar que todas queden servidas hacia fines de febrero; es entonces cuando pueden dirigirse, tanto machos como hembras, al mar para comer, ya que desde su llegada al territorio de cría permanecen sin comer, manteniéndose con la gran reserva de grasa que poseen.

Hacia fines de mrzo ya no quedan machos adultos en el territorio y no regresan hasta el próximo diciembre. Las hembras son costeras y se quedan con las crías. Durante seis o siete meses se dedican a amamantar a sus cachorros, y ya en febrero estos comienzan sus clases de natación, pero siempre alerta del peligro que existe que la ballena orca pueda tomarlos, principalmente durante la pleamar, momento en el cual estas se acercan mucho a la playa.

El sentido de olfato de las madres es muy bueno, y puede reconocer enseguida a su cachorro entre muchos.

Los cachorros permanecen con la madre durante su primer año de vida.

Alimentación

El lobo marino se alimenta de peces, que son su alimento fundamental. Diariamente pueden ingerir hasta unos veinte kilos. Rara vez se aventuran agua adentro para obtener la comida diaria. Las presas mas usuales son las corvinas, las anchoitas, los bagres marinos, las pescadillas y las rayas.

Otra característica de los lobos marinos en cuanto a la alimentación, es que suelen ingerir piedras para ayudarse a triturar los peces y otros componentes de su dieta.

Depredadores

El gran depredador de esta especie es la ballena orca, que actúa como un equilibrador natural. Sólo ataca en alta mar a los más débiles o enfermos; de esta manera se asegura la perfección de la especie.

Conservación

El hombre es la principal amenaza para el lobo marino, quien lo cazaba por su cuero y su grasa, la que servía en grandes recipientes para obtener aceite de uso industrial. Se calcula que un lobo mediano puede llegar a producir de veinte a treinta y cinco litros de aceite. La caza se efectuaba en tierra firme, donde resultan mucho más vulnerables a los ataques humanos.

Por diferentes estudios arqueológicos se sabe que los indígenas patagónicos (tehuelches, onas, yaganes y alacalufes) aprovecharon al lobo marino para su alimentación y fabricación de utensilios: indefensos en tierra, curiosos en el agua, puntuales y predecibles en sus apostaderos, abundantes en carne y grasa tan necesarios en estos climas, fueron siempre una fácil presa para los aborígenes.

A partir de 1960 se prohibió la caza y comercialización en todo el país.

Lobo Marino de dos pelos (Arctocephalus australis).

Este grupo de animales posee dos tipos de pelo en todo su cuerpo: uno corto de color marrón claro y uno largo, más oscuro, que cubre al anterior.

Descripción

Los machos adultos presentan pelo más largo en la cabeza, cuello y parte del pecho; el resto del cuerpo presenta pelo más corto. Las hembras y los animales inmaduros tienen una coloración más variable y carecen de melena.

Tanto las hembras como los machos poseen el hocico aguzado.

Los machos adultos miden alrededor de 1,90 metro de longitud y su peso máximo es de 160 kg. Las hembras adultas miden alrededor de 1,50 metro y pesan 50 kg.

Su color es igual para machos y hembras. Un bellísimo color gris ocre, que seco se transforma en un lúcido plateado rojizo. (Ampliar imagen derecha)

 

Comportamiento

Son tremendamente hábiles a diferencia de los otros lobos y trepan las rocas muy escarpadas con gran agilidad y soltura. Debido a que pueden rebatir sus miembros posteriores hacia adelante por debajo del cuerpo pueden trepar grandes alturas por los acantilados rocosos.

No son agresivos. Su vista, olfato y oídos son muy efectivos. No beben agua dulce y su alimentación es exclusiva de peces, krill y cefalópodos.

La gestación de un cachorro dura diez meses. El cachorro mide 60 cm. y pesa 15 Kg. y nace de color negro.