Orca o Ballena Asesina

 

Orca  (Foto Sea World)

La Orca (Orcinus Orca) se puede hallar en todos los océanos desde los trópicos hasta la Antártica continental, tanto en alta mar como cerca de la costa; sin embargo, estos animales son más comunes en las aguas frías de ambos hemisferios (son las que tienen mayor posibilidad de alimentación), que en las aguas tropicales.

Esta especie de cetáceo es el miembro de mayor tamaño de la familia de los delfines y, posiblemente, el cetáceo que posee una distribución mundial más amplia, es posiblemente el mayor y más feroz cazador que habita los mares, y el más grande de los carnívoros en mar y tierra.

Al contrario que sus congéneres, las Orcas son depredadoras de otros animales de sangre caliente. Cuando atacan a sus presas, que localizan entre los témpanos flotantes, desgarran la carne a pedazos con sus poderosos dientes; las presas más pequeñas las tragan enteras.

Las orcas poseen una piel de color negro o castaño oscuro, con llamativas manchas blancas que van desde la mandíbula inferior hasta el vientre y por encima del ojo, y con una mancha de color blanco grisáceo justo debajo y detrás de la aleta dorsal.

Todas las orcas poseen una aleta dorsal grande, situada en posición media a lo largo del lomo, pero sólo en el macho adulto la aleta continúa creciendo hasta que llega a tener la forma de una vela triangular de hasta 1,8 m de altura.

 

Las aletas pectorales también son grandes y de forma ovalada y son diferentes a las de cualquier otro cetáceo del suborden de los Odontocetos.

La alimentación de las orcas consiste en pescado, calamares, aves marinas (incluso pingüinos), pinnípedos y otros cetáceos; además, hay quien las ha visto cazando a una ballena azul, la mayor especie animal que existe.

En la mayoría de las zonas de su distribución, las orcas se especializan en capturar a determinadas presas; por ejemplo, en las aguas del océano Pacífico situadas al noroeste de los Estados Unidos y Canadá, las poblaciones de orcas residentes se alimentan de salmón y de otros peces propios de la zona costera, mientras que las poblaciones transeúntes se alimentan de focas comunes y de marsopas.

Las Orcas son muy comunes en las aguas antárticas, donde se alimentan de focas, pingüinos, peces, e incluso ballenas. Las Orcas prefieren vivir en pequeños grupos de unos 20 hasta 50  individuos, aunque también viven a veces en solitario.

Estos animales tienden a cooperar en la caza, en especial cuando se alimentan de animales de sangre caliente como pingüinos, pinnípedos y cetáceos.

En distintos lugares del hemisferio sur, las orcas llegan a salir a la orilla unos instantes para capturar a las focas o a los leones marinos que se encuentran en la zona donde rompen las olas.

Las orcas residentes en un lugar determinado pueden ocupar un área de cientos de kilómetros cuadrados, mientras que las transeúntes cruzan una zona rápidamente, y llegan a recorrer más de 1.000 km de la línea costera en cuestión de días.

 

Estos cetáceos sólo presentan dimorfismo sexual en lo referente al tamaño, pues los machos adultos pueden alcanzar una longitud corporal de 9,8 metros mientras que las hembras llegan a medir 8,5 metros. La gran envergadura de estos animales hace que muchos los consideren o traten como ballenas.

El macho posee una aleta dorsal más desarrollada. Pesan alrededor de 8 toneladas.

Es fácil divisarlas a cierta distancia porque tienen un distintivo negro en forma de triángulo en su aleta dorsal. Se estima la población de Orcas en el Antártico alrededor de 200.000 ejemplares.

El dimorfismo sexual existente en las orcas podría hacer alusión a una sociedad reproductora de tipo polígamo, con un macho como líder del grupo que se aparea con varias hembras. Sin embargo, los grupos de orcas que han sido estudiados tienden a ser muy estables durante toda su vida. Por consiguiente, es probable que el apareamiento no ocurra entre los miembros de un mismo grupo, sino entre los de distintos grupos, a fin de mantener al mínimo el cruzamiento entre individuos emparentados.

Orca Macho

Orca hembra

 

Las orcas emplean un sistema de ecolocalización que consiste en la emisión de sonidos a modo de golpecitos secos de alta frecuencia desde sus cabezas, que rebotan en sus presas o en otros objetos, y cuyos ecos permiten a estos cetáceos 'ver' gracias al sonido. Se comunican entre sí mediante la emisión de una serie rápida de golpes secos que suenan a modo de chillidos. Cuando van a la caza de mamíferos marinos, los cuales tienen un oído muy agudo bajo el agua, las orcas pueden mantenerse en silencio durante horas.

Las orcas constituyen un animal mitológico para muchos pueblos indígenas, sobre todo para los nativos de la costa pacífica del noroeste de América. No han sido cazadas en exceso por el ser humano, aunque eran capturadas por algunos balleneros que operaban cerca de la costa. Algunos pescadores de bajura consideran a las orcas como competidores en el aprovechamiento de los recurso pesqueros. Estos cetáceos han sido capturados en aguas del Pacífico noroeste y de Islandia para exhibirlos como atracción en los acuarios.

 

La Comisión Ballenera Internacional ha prohibido la caza y muerte de estos cetáceos.

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540