Cebolla

 

La cebolla es de la misma familia del ajo (Allium sativum L.) y otras hortalizas de menor importancia como el cebollín y el puerro.

La cebolla se considera como originaria de las regiones secas de Asia y tanto la anatomía como la fisiología de la planta indican con claridad que este cultivo se desarrolla bien en condiciones de baja humedad relativa, alta insolación y bajo suministro de agua.

 

El inicio de la formación del bulbo, está influido por el fotoperíodo, aunque otros factores, tales como la nutrición mineral, temperaturas y daños severos al follaje, modifican el efecto del fotoperíodo.

La temperatura óptima para el desarrollo del cultivo está alrededor de los 13º C y 14º C con máxima de 30º C y mínima de 7º C.

Se cultiva tanto en suelos arcillosos como en los francos con buenos resultados. El pH óptimo está entre 6 y 6,5 y no tolera suelos ácidos.

Se ha observado que la siembra en suelos muy pesados induce la formación de bulbos deformes, pero no se tiene referencia de su efecto sobre el rendimiento.

 

En todos los casos, se debe tener presente que el éxito de la siembra depende del cultivar escogido y que sea el más adecuado para las condiciones de suelo y clima del lugar.

En diferentes países existe un amplio número de variedades e híbridos disponibles.

Los híbridos amarillos son los más sembrados y los más frecuentes son del tipo Yellow Granex.

En cuando a variedades, las de mayor uso son Bermuda Amarilla, Bermuda Roja y Red Creola C-5.

De reciente introducción es la variedad Cladalan Brown.

 

Siembra

La cebolla es una planta típica de trasplante pero se puede sembrar directamente en el campo para lo cual se prefiere la semilla recubierta o peletizada. La siembra directa acorta la duración del cultivo en el campo y se evita el costo del trasplante, pero aumenta los costos para el combate de malezas y la protección de las plántulas.

Se debe de tener presente que el follaje de la cebolla es de poco desarrollo y no cubre bien el suelo, por lo que el suelo queda expuesto a la acción erosiva del agua y del viento. Es recomendable trazar curvas de nivel para proteger el suelo en el invierno y garantizar el adecuado movimiento del agua de riego en el verano.

Plagas de la cebolla Trips o Thrips tabasi Lindeman (Thysanoptera: Thripidae). Piojillo de la cebolla. El trips es un insecto diminuto, de cuerpo angosto que se oculta en las vainas de las hojas en el centro de la planta. Es raspador chupador y raspa las hojas y chupa la savia. Las condiciones de baja humedad favorecen su ataque, por lo que su incidencia es más fuerte en las épocas secas.

 

Afidos Mycromyzus formasanus (Takan) (Homoptera: Aphididae). Son pequeños insectos, que succionan la savia de la planta.

Gusanos cortadores, pulgones, Prodenia sp. (Lepidoptera: Noctuidae), trozadores, tierreros Feltia sp. (Lepidoptera: Noctuidae), Agrotis sp. (Lepidoptera: Noctuidae). Causan daño especialmente en el semillero, donde cortan las plántulas. En plantaciones establecidas pueden atacar y perforar las hojas.

Gusano de la cebolla Hylemia antigua (Meigen) (Diptera: Anthomycidae). Las larvas causan daños en el bulbo y en el falso tallo, lo que provoca pudriciones acuosas.En algunos países los agricultores de cebolla cuentan con el apoyo de las feromonas de esta plaga, lo que facilita su combate.

Babosas Vaginulus accidentalis (Guild) (Pulmanata: Limacidae). Para su combate se utilizan cebos babosidas o cebos preparados con metaldehido, arseniato de calcio o plomo, con afrecho como portador.

Enfermedades

Mancha púrpura Alternaria porri. La enfermedad causa manchas blancas y hundidas, cuyo centro posteriormente se torna rojizo.

Ataca las hojas, pedúnculos florales y bulbos. Las infecciones de esta enfermedad están asociadas con lesiones causadas por Botrytis sp.



En cultivares susceptibles, las lesiones son de consistencia acuosa, rodeadas por un borde amarillento en el que posteriormente se desarrollan las fructificaciones del hongo, similares a puntos oscuros, luego la zona central de la lesión se torna rojiza y en condiciones favorables para la enfermedades, las lesiones coalesen y las hojas se doblan con facilidad.

Su diseminación ocurre en condiciones de alta humedad y precipitación. Este hongo puede sobrevivir largo tiempo en residuos de cosecha.

Raíz rosada Pyrenochaeta terrestris. . El hongo que causa la raíz rosada es un habitante común del suelo y ataca las raíces de muchos cultivos.

El síntoma característico de esta enfermedad es la coloración morada en el tejido de las raíces, las que se vuelven café oscuro y mueren. Las plantas continúan emitiendo raíces pero al no poder satisfacer los requerimientos nutricionales de la planta, el follaje se torna amarillento y las plantas presentan enanismo. En ataques severos este patógeno causa la muerte de la planta.

 

En la actualidad todos los materiales de cebolla que se importan deben de tener resistencia a esta enfermedad, aún así, se debe observar el cultivo para cerciorarse de que esta enfermedad no esté presente.