​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Mañío

Para los araucanos era el mañiu. En rigor, son tres especies las que hoy se conocen como mañio, y sus nombres científicos son Podocarpus nubigena, Podocarpus saligna y Saxegothea conspicua.

Corresponden a una hermosa conífera, de gran esbeltez, que posee una madera de aspecto similar a los pinos de los países nórdicos.

Es de color homogéneo amarillento y con anillos de crecimiento notorios, lo que le da un veteado suave y textura fina.

Es un árbol de madera excelente parecido al alerce.

Crece en la zona de bosque siempreverde, al sur del país, desde Valdivia hasta Chiloé, asociado al coigüe o roble de Chiloé.

Su tronco puede llegar a los dos metros de diámetro y alcanzar una altura de veinticinco a treinta metros, con una copa piramidal.

Sus hojas son finas, punzantes y rígidas, que filtran el viento produciendo un sonido muy particular.

En su tronco crecen numerosas lianas y plantas trepadoras, tales como el hermoso coicopihue, emparentado con el copihue y muy semejante a él. Además, crecen en él la estrellita de flores rojas, y la botellita, de vistosas flores rojas tubulosas.

Multitudes de aves e insectos son asiduos visitantes de estas hermosas flores, fuente de polen y néctar para muchos de ellos.

Hojas del mañío
(ampliar imagen)

Ver, en Internet:

http://orbita.starmedia.com/~plantamed/tipforestales.htm

Materias