Calendario

 

Narrar hechos históricos es una necesidad para conocer el desarrollo de las sociedades y  sus principales y más importantes acontecimientos. Todos se ha sucedido en el tiempo y por ello es imprescindible ubicarlos en él.

El tiempo en un papel

Para medir el tiempo en cortos lapsos de segundos, minutos u horas ocupamos los relojes, pero el tiempo histórico sólo puede marcarse gracias al calendario.

Este nombre procede de la voz latina calendae con la que los romanos designaban el primer día de cada mes.

Ya podremos imaginar que el uso del calendario es muy antiguo, aunque su nombre no haya sido ese.

El primer calendario fue lunar porque, de entre los cuerpos celestes deificados por los sistemas religiosos, se creía que nuestro satélite intervenía en los misterios de la fertilidad y la fecundidad, que en un principio fueron asociados a la prosperidad.

Sin embargo, hace unos 4.800 años los magos egipcios convencieron al faraón de que, a la hora de medir el tiempo, el dios Sol era más fiable que la diosa Luna, y este pueblo optó por el calendario solar, que se encontraba más cerca de su realidad cotidiana.

Los egipcios tenían un año de doce meses, de treinta días cada mes, más cinco días llamados epagomeni y que comenzaba con el inicio de la inundación del río Nilo. En tiempo de Julio César se estableció el llamado calendario juliano, que comprendía 365 días para el año común y 366 días para el bisiesto.

Calendario maya

En el siglo XVI el Concilio de Trento sugirió al Papa Gregorio XIII la conveniencia de aumentar las fechas en diez días y suprimir tres años bisiestos entre cada cuatro años seculares, resultando bisiestos todos los años que sean múltiplos de cuatro. A éste se le denomina calendario gregoriano nuevo o reformado y es el actualmente vigente en Occidente y en gran parte del mundo.

Otros calendarios importantes son los siguientes:

Griego: lunar con once días y seis horas más corto que el solar, adoptado por casi todos los antiguos pueblos de Grecia. (Ver Calendario lunar)

Hebreo: anterior a Moisés. El año lunar se componía de doce meses de treinta y veintinueve días alternativamente. Cada dos o tres años, añadían un nuevo mes para completar los once días de menos que los doce meses lunares tienen respecto al año solar.

Hebreo moderno: conserva el orden del anterior. El número de días varía cada tres años; consta de 353, 354 y 355. En el orden civil y político los hebreos comienzan a contar el día 7 del séptimo mes.

Lunisolar: es aquel en que los meses deben acomodarse en lo posible a las fases de la Luna. De vez en cuando es necesario añadir un mes decimotercio. Estos años son lunares en sus pormenores y solares en el conjunto. Se sirven de él: los indostanos, chinos, japoneses, mongoles y judíos.

Mahometano o Musulmán: es lunar de doce meses cada año, que comprende 354 ó 355 días. Comienza el 16 de julio del 622 de la era cristiana, año de la ida de Mahoma de la Meca a Medina. Comparando el año mahometano con el gregoriano, resulta que 33 años musulmanes corresponden a 32 años gregorianos.

Maya: El año maya era de 365 días, dividido en dieciocho meses de veinte días cada uno, con cinco días suplementarios al final del año. Durante el año se sucedían veintiocho series de días, semejantes a semanas, de trece días cada una y un día más.

Calendario azteca

Azteca: Estuvo representado por la famosa Piedra del Sol, pieza de 3,60 metros de diámetro que durante los años 1324 a 1521 se ubicó en Tenochtitlán en el seno de la cultura azteca. Actualmente está exhibida en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. Este calendario de piedra, en el que están grabados jeroglíficos de los días, de los meses y de los soles, o períodos cosmológicos, representa la historia del mundo según la cronología azteca.

En el centro se halla el Sol (Tonatiuh), rodeado por los símbolos del movimiento y de los cuatro soles o mundos cosmogónicos anteriores al tiempo de los aztecas (Tigre, Agua, Viento y Lluvia de Fuego). En la franja siguiente se encuentran los jeroglíficos de los veinte días del mes indígena; en la siguiente a ésta se encuentran rayos solares, piedras preciosas, símbolos de la sangre, flores, elementos del culto solar y dos serpientes de fuego que indican el orden cíclico y el orden cósmico.

La piedra fue descubierta en 1790, durante la restauración de la catedral de México, edificio construido sobre un antiguo templo de Tenochtitlán.

Solar: el que por la intercalación de un día cada cuatro años, conserva, con más o menos precisión, el principio del año. Dura el año poco más o menos el tiempo necesario para que la Tierra, una vez terminado su curso alrededor del Sol, se encuentre en la misma situación respecto a este astro. Por consiguiente al año solar le corresponden 365 días, 5 horas, 48 minutos y 48 segundos.

Hemos visto a través de la historia, como los pueblos y las diferentes culturas han determinado la medición del tiempo en función principalmente de los fenómenos naturales que en su momento les acontecieron. Hoy en día y aunado a todos los avances tecnológicos modernos, seguimos aún atentos al acontecer tanto cotidiano como al pasado distante. Los días continúan transcurriendo y es nuestro propio calendario el que inexorablemente registra nuestra vida.

Origen del nombre de los meses

Modelos para todos

La cultura Occidental actual usa el calendario gregoriano, basado en el calendario latino de época romana. El antiguo calendario romano se basaba en doce meses lunares y comenzaba en Martius para acabar en Februarius. Además, cada dos años el Sumo Pontífice añadía un mes intercalar (viene a ser de unos veinte días y así se ajusta el ciclo lunar al solar).

Los meses quinto y sexto, quintilis y sextilis, estaban dedicados a personas, a Julio César (mes de Julio) y a Octavio César Augusto (agosto).

Los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre correspondían al séptimo, octavo, noveno y décimo mes respectivamente del calendario romano, pero al atrasar el mes de marzo (el primero) al tercer mes (como en la actualidad) tras la reforma juliana, se mueven dos posiciones, resultando así que Septiembre ya no es el séptimo, sino el noveno, y así sucesivamente.

Así, tenemos:

Enero

Ianuarius

Febrero

Februarius

Marzo

Martius

Abril

Aprilis

Mayo

Maius

Junio

Iunius

Julio

Iulius

Agosto

Augustus

Septiembre

September

Octubre

October

Noviembre

November

Diciembre

December

Ianuarius, dedicado a Jano, Dios romano protector de la ciudad de Roma. Se le representa con dos caras, una que mira al principio (año saliente) y la otra al final (año entrante). El templo dedicado a Jano mantenía sus puertas abiertas ante la existencia de conflicto bélico para que acudiese en auxilio de los romanos, y en tiempo de paz se cerraban. Es el padre de Tíber (epónimo del río que atraviesa Roma). La colina Janicula (una de las siete sobre las que está asentada Roma) está dedicada a este Dios.

Februarius, mes consagrado a las purificaciones. Februus es el Dios al que según se dice estaba consagrado el mes de Febrero. En época tardía se identificó con Dis Pater (Plutón latino), Dios del reino de los muertos. Este es el mes en que se purifica la ciudad, aplacando a los muertos con sacrificios y ofrendas mediante la festividad de las februalia (purificación en el español actual).

Martius, en honor del Dios Marte (divinidad de la guerra). A Marte se le atribuye un amorío con Anna Perenna (Diosa romana antiquísima venerada en un bosque sagrado al norte de Roma en la Vía Flaminia) quien elaboraba tortas para liberar de hambre al pueblo. Anna se convirtió en ninfa acuática y pasó a llamarse Perenna (eternidad, origen etimológico del adjetivo español perenne). La aventura de Marte con Perenna está relacionada con la leyenda de Mamurio Veturio (personificación del año viejo). El año que se retira cuando comienza el año nuevo debido a que el primer mes en el calendario romano era marzo.

Aprilis, de origen incierto. Se atribuye a aperire que significa abrir (pues este mes se "abre la tierra", mes de cultivos).

Maius. Tradicionalmente se discutía el origen entre dos divinidades: Maya, madre de Mercurio o Mayo Dios del desarrollo que protege el crecimiento de las plantas, siendo esta segunda opción la más defendida hoy en día.

Iunius, mes dedicado a Iuno (Juno), esposa y hermana de Júpiter. Esta diosa personifica el ciclo lunar y es la protectora de las mujeres, especialmente las que tenían un estatuto jurídico en la ciudad (las casadas legítimamente). Hasta hace unos años también existía un debate acerca del origen de este mes pues había quien defendía la opción etimológica de iuniores (los más jóvenes), es decir, que el origen de Junio pasaría por ser un mes dedicado a la juventud (protegidos bajo la figura de la diosa Iuventus).

ulius, en honor a Iulio Caesar (Julio César) reformador del calendario (reforma Juliana: en el año 46 a.e. César, dictador y Sumo Pontífice, instituye el año de 365 con un día suplementario cada 4 años, intercalada entre el 24 y el 25 de febrero. Este sistema se modificó ligeramente en el siglo XVI y tras esta reforma es el que utilizamos actualmente. En el año 44 antes de Cristo se le cambió el nombre.

Augustus, por la figura de Octavio Caesar Augustus (Octavio César Augusto), primer emperador de Roma. El cambio de nombre se produjo en el año 8 antes de Cristo.

September. Por ser el séptimo mes del calendario romano.

October. Por ser el octavo mes del calendario.

November. Por ser el noveno mes del calendario.

December. Por ser el décimo mes del calendario.

Fuente Internet:

http://www.xe1rcs.org.mx/cultura/calendar.html

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro N° 188.540