Adhesivos o pegamentos

 

Los adhesivos o pegamentos son aquellas sustancias capaces de unir otras sustancias por contacto superficial. Se pueden clasificar según los tipos en: adhesivos inorgánicos y adhesivos orgánicos; dentro de estos últimos están los naturales y los sintéticos.

La cola fría es un adhesivo de tipo orgánico, sintético; específicamente es una emulsión líquido de aspecto lácteo que tiene en suspensión pequeñísimas partículas de sustancias aceitosas o resinosas) de polivinil acetato o polivinil acrilato (pva) más aditivos que sirven para darle ciertas características especiales, tales como: adhesividad, tiempo de abierto, tiempo de secado, color, olor y pH (grado de acidez). Los aditivos que se utilizan son muy variados y dependen de las características específicas del producto, pero, en general, los más usados son: plastificantes, colorantes, soluciones tipo buffer, resinas, etc.

Pegamentos en general

La mayoría de los pegamentos posibilitan la unión al rellenar los huecos y fisuras diminutos que existen normalmente en cualquier superficie, aunque sea muy lisa. Los pegamentos son económicos, distribuyen la tensión en el punto de unión, resisten a la humedad y a la corrosión y eliminan la necesidad de remaches y tornillos.

Su eficacia depende de varios factores, como la resistencia al encogimiento y desprendimiento, la maleabilidad, la fuerza adhesiva y la tensión superficial, que determinan el grado de penetración del pegamento en las minúsculas depresiones de las superficies a unir. Los pegamentos varían según el propósito con el que se vayan a utilizar. En la actualidad, estos objetivos incluyen el uso creciente de pegamentos en cirugía y odontología.

Los pegamentos naturales han sido sustituidos en muchas aplicaciones por los sintéticos, pero aún se siguen utilizando en grandes cantidades almidones, gomas, celulosa, betunes y cementos de goma naturales.

Usos dentales
(ampliar imagen)

Entre los adhesivos orgánicos derivados de proteínas naturales se encuentran las colas (sustancias sólidas pegajosas) hechas de colágeno, un componente de los huesos y tejidos conectivos de los mamíferos y peces; la cola de la albúmina de la sangre, que se usa en la industria de la chapa de madera, y una cola hecha de caseína, una proteína de la leche, que se emplea para pegar madera y en la pintura.

Entre los pegamentos vegetales se encuentran los almidones y las dextrinas derivadas de maíz, trigo, patatas (papas) y arroz, que se utilizan para pegar papel, madera y tejidos; ciertas gomas como la goma arábiga, el agar y la algina, que cuando están húmedas proporcionan adhesión a ciertos productos como los sellos o timbres y los sobres engomados; los pegamentos de celulosa, empleados para pegar pieles, tela y papel; los cementos de goma, y las resinas como el alquitrán y la masilla.

Los pegamentos sintéticos, ya se utilicen solos o como modificantes de los pegamentos naturales, tienen mejor rendimiento y una gama de aplicación más amplia que los productos naturales. La mayoría de ellos contienen polímeros, que son moléculas enormes formadas por un gran número de moléculas simples que forman cadenas y redes fuertes enlazando las superficies en una unión firme.

Los pegamentos termoestables, que se transforman en sólidos duros y resistentes al calor por la adición de un catalizador o la aplicación de calor, se usan para pegar piezas metálicas de aviones y vehículos espaciales. Las resinas termoplásticas, que pueden ablandarse con el calor, se usan para pegar madera, vidrio, caucho o hule, metal y productos de papel. Los pegamentos elastoméricos, como los cementos de goma naturales o sintéticos, se utilizan para pegar materiales flexibles a materiales rígidos.

Tipos de pegamentos

Adhesivos húmedos

(Ampliar imagen)

Los adhesivos húmedos sólo se aplican a una de las piezas a ser unidas e inmediatamente ésta es pegada a la segunda pieza. Las piezas deben ser fijadas, ya que la adherencia se produce tan solo una vez que los solventes se han evaporado. En el caso de los así denominados "pegamentos libres de solventes", la sustancia portadora es el agua. Los materiales de poros abiertos favorecen el secado de los adhesivos húmedos.

Pegamentos de contacto

Los pegamentos de contacto se aplican en ambas piezas de unión. Después del tiempo de secado, que puede variar conforme a cada solvente, las piezas son juntadas ejerciendo una fuerte presión de apriete. Las piezas quedan inmediatamente unidas y la pieza de trabajo puede ser rápidamente sometida a esfuerzos.

Adhesivos reactivos

Los adhesivos reactivos son pegamentos que endurecen por reacción de tipo química, física o catalítica. De acuerdo con el tipo de reacción, pueden constar de uno o dos componentes.

Adhesivos reactivos de un componente

Los adhesivos monocomponentes son pegamentos que, según el tipo, reaccionan por la humedad del ambiente, los rayos ultravioletas o el oxígeno atmosférico (pegamentos aeróbicos), o bien, en ausencia de aire, por ejemplo, por iones metálicos (pegamentos anaeróbicos). En el caso de pegamentos monocomponentes, el pegamento es aplicado de un solo lado de la juntura. La reacción comienza inmediatamente al entrar en contacto con el segundo componente activo presente en el ambiente o sobre la superficie de pegado.

De contacto

Adhesivos reactivos de dos componentes

Los pegamentos de dos componentes son adehesivos que, según el tipo, consisten de componentes líquidos, pastosos o en polvo. Por regla general, los componentes deben mezclarse exactamente en la relación de mezcla indicada. Para su uso sólo queda disponible un período de tiempo limitado (tiempo de estado líquido). El curado comienza inmediatamente. El tiempo de curado depende asimismo del tipo de pegamento y de la temperatura del ambiente. El pegado debe ser fijado hasta que se haya endurecido por completo.

Pegamento termofusible

Los pegamentos termofusibles pueden aplicarse en forma de cartuchos, barra, en polvo, granulado, red o película. No contienen solventes. Por lo general no se requieren procesos de mezclado o dosificación.

Los pegamentos termofusibles se funden por calor.

Esto puede ocurrir en la misma juntura (por ejemplo, planchado de tiras encoladas) o por medio de una pistola encoladora por la cual el pegamento caliente es aplicado sobre las piezas a ser unidas.

Los termoadherentes se funden a temperaturas de entre 110°C (UHU Pistole LT 110) y superiores a 220° C (en otros sistemas).

Autoadhesivos

Los autoadhesivos son productos que conservan permanentemente su poder adhesivo. Estos materiales de poder adhesivo permanente se aplican allí donde no se pretenda un pegado de larga duración, sino más adelante se desee volver a despegar. Los autoadhesivos encuentran su aplicación esencialmente en cintas y bandas adhesivas, en bandas y almohadillas autoadhesivas de dos caras, así como en notas, etiquetas y hojas plásticas autoadhesivas.

Fuente Internet:

http://www.uhu.de/_es/indexx.html?main=/_es/klebeberatung/klebelehre/arten.html