Tambor musical

 

La información escrita dice que el tambor se conoce desde hace unos 6.000 años.

Pero lo más probable es que mucho antes el hombre ya haya tocado algún objeto produciendo un sonido parecido.

Quizás golpeó sobre un árbol hueco, o sobre una calabaza hueca.

Lo más seguro es que haya golpeado sobre un pedazo de piel estirada y se dio cuenta del sonido que producía.

Imagen a la derecha, un tambor primitivo.

 

Básicamente, el tambor es un instrumento de percusión que está formado por dos pieles tensadas arriba y abajo de un armazón llamado bastidor.

Al golpear la de arriba se produce una vibración que mueve el aire contenido en el medio, produciendo un sonido.

Imagen a la izquierda, tambores típicos.

 

El timbre que se obtiene depende del objeto que se use para golpear la piel y del tamaño de ésta.

Golpear con un palo sobre ella producirá un sonido más seco que aquel que se obtiene al golpear con las manos.

Una piel grande dará un sonido más bajo que el de una pequeña.

Los bongoes, los timbales, el bombo, el tamboril son tipos de tambores para distintas tonalidades.

 

En la época moderna se usa el sonido combinado de distintos tipos de tambores para armar la llamada batería, característica en el sonido de las orquestas populares.

Imagen a la izquierda, una moderna batería.