Roma: De la República al Imperio

 

Desde el siglo II a. C., la actividad política de Roma se transforma para llegar a las guerras civiles. El Estado muy extenso territorialmente era difícil de administrar por las  numerosas provincias, y no se podía hacer frente a estos problemas con la estructura de las ciudades- estado, lo que llevó a una y a las luchas armadas desde los hermanos Graco a los triunviros, dentro de las clases sociales y políticas dominantes.

La transformación de Roma de ciudad-estado a un Imperio, fue un proceso largo que comienza con el expansionismo por el Mediterráneo, lo que deriva en una profunda crisis en las instituciones republicanas y la solución es el fin de la República. La instauración de un fuerte poder central y de carácter personal es la respuesta a la división del poder cívico y a la profunda crisis que se vivía en todos los ámbitos, tanto sociales, políticos, militares, económicos, etc. en el Estado romano.

Desde Sila (138-78 a. C.) en adelante, y especialmente con Pompeyo y César se observa la necesidad de reorganizar las relaciones del poder y las provincias. Con la muerte de Julio Cesar queda demostrado que la tiranía no es el método para llevar todo esto a cabo dentro del Estado romano. Una vez muerto Cesar (44 a. C.), Marco Antonio como cónsul lleva a cabo la repartición de las provincias y lo hace junto a Lépido y Dollabella. Sin embargo, con la llegada a Roma de Octavio, sobrino e hijo adoptivo de Cesar, se enfrenta con Marco Antonio derrotándolo en la batalla de Accio en el 31 a.C. Años antes, Octaviano logró que lo nombraran cónsul el año 43 a. C.

Con Octaviano surge la paz y seguridad que el Imperio necesitaba, para lo cual se presenta como un restaurador del orden del Imperio, la que se sustenta en que Roma no debía alejarse de las líneas tradicionales de la república y sus instituciones, gobernado con ellas y no en forma separada. El emperador es un restaurador de la república romana, y niega que él haya instaurado una nueva forma de gobierno. Sostiene que su poder viene de su prestigio.

Los Poderes de Augusto

Augusto estableció los poderes el año 23 a. C. y había dos que eran los soportes del emperador, el imperium y la tribunicia potestas, el primero le daba el mando del ejercito y el segundo, las más altas facultades civiles y administrativas.

Estos dos poderes centralizaban todo en sus manos, y debido a la decadencia de los órganos republicanos y el surgimiento del propio poder imperial, se tuvo que organizar un nuevo sistema con el emperador como centro de poder.

En la figura del emperador se ubica también la administración de la justicia, lo hacía directamente o delegaba en personas que actúan en su nombre, al comienzo coexistía con el sistema tradicional, pero finalmente se destituye, pero se conservaron algunos tribunales del senado, que eran controlados por Augusto y el tribunal del emperador es la última instancia en la jerarquía judicial.

Estos fueron poderes tradicionales que le fueron conferidos al emperador, y que le dieron a este el poder de centralizar el gobierno, en todos los aspectos, en su persona; pero sin olvidar las debilitadas instituciones republicanas. Del mismo modo recibió otros poderes no tradicionales, por ejemplo, en la política exterior, se priva al Senado y a los comicios de funciones propias según la constitución republicana, como la declaración de guerra o la conclusión de tratados.

De esta forma, el Senado perdía autoridad. Todos estos puntos expresados acerca de la relación del Senado con el Imperio, nos muestran como la institución republicana se somete al emperador y su falta de autoridad jurídica; la que en un comienzo podía ser la destrucción de un emperador no puede hacer prácticamente nada en el gobierno, el cargo ya no representa lo que era antes.

Este sistema de gobierno de Augusto fue continuado por su sucesor Tiberio, que rechazó el elemento religioso y le dio más poderes al senado y le quita poder a los órganos populares de la república.

Con Calígula hay un avance hacia una sociedad más burocrática y universal, y se acentúa el carácter religioso de su poder, el emperador era un “dios vivo” y esta imagen fue desechada por Claudio, su sucesor, el impulsor del Estado burocrático, obviamente con la oposición de las organizaciones republicanas.

Y bajo Nerón se termina el conflicto de la dinastía Julio-Claudia con el Senado, y termina con la ruina de las dos. Las dinastías siguientes continúan con la monarquía a pesar de sus deseos de libertad para el hombre, pero también están consientes de que la República ha terminado, y por ejemplo, Nerva muestra que el Principado no solucionará sus falencias con la libertad de los ciudadanos, sino que con buenos gobernantes.

Volver a: Imperio Romano

Fuentes:

Historia y Geografía I° Medio. Editorial Santillana

Enciclopedia Encarta 2000

Compilación: Profesor en Línea