Minería en Chile

La historia de Chile de ha desarrollado muy vinculada a la minería. De hecho, los propios conquistadores fueron atraídos por la riqueza minera de nuestro país, aunque indudablemente sufrieron una gran frustración inicial al comprobar que ésta era inferior a la existente en Perú, por lo menos de acuerdo a la valoración y percepción que se tenía en ese tiempo de los recursos mineros.

x
Chuquicamata, enorme yacimiento a tajo abierto.

Durante la época colonial, Chile exportaba cobre y plata a Perú y a España.  Sin embargo, como resultado de la filosofía mercantilista, que impedía vender productos nacionales a regiones que no pertenecieran a la Colonia española, el comercio de los minerales chilenos nunca se desarrolló en su real potencialidad.

En el siglo XVIII, la actividad minera metálica se concentró en el Norte Chico, especialmente en torno a los yacimientos de oro descubiertos en el valle del río Copiapó, lo cual generó una importante atracción de cateadores.

Este desarrollo, que tomó lugar durante la primera mitad del siglo XVIII, fue gradualmente consolidando las actividades de extracción de oro, plata y cobre , minerales metálicos que lograron interesantes niveles de producción hacia fines del periodo.

Entre 1788 y 1802 la actividad ya no sólo se centraba en el valle de Copiapó, sino que ocurre también en las regiones de Coquimbo y Aconcagua.

No obstante, recién en el siglo XIX la minería logra un sitial en la economía chilena que hasta hoy perdura.  Un rol primordial le cupo a la actividad cuprera, que con posterioridad a la Independencia logra importantes avances en los volúmenes de producción, a pesar de las inestables fluctuaciones que caracterizan a una actividad cuyo desarrollo depende del comportamiento de los mercados externos.

Durante todo este periodo, el cliente más importante era Inglaterra, país que en 1873 adquirió el 92 por ciento de las exportaciones de cobre efectuadas por el país.

x
Mercados externos influyen en su precio.

Cabe señalar que las exportaciones de salitre se sextuplicaron entre 1880 y 1913, luego que se le empieza a utilizar en la fabricación de nitroglicerina, dinamita y también como fertilizante.  Entre 1890 y 1924, el salitre representa cerca del veinticinco por ciento del Producto Geográfico Bruto, y alrededor de un tercio del valor bruto producido es retenido por el Estado a través del cobro de impuestos a la exportación.

En los momentos de mayor expansión, los ingresos generados por el salitre representaban cerca del 46 por ciento de los recursos del fisco.

Minerales que exporta Chile

El sector minero chileno se compone fundamentalmente de productores de cobre, oro y plata . Aunque se trata de una actividad históricamente importante en la economía del país, en las últimas décadas se ha constituido en uno de los sectores más dinámicos de la economía.

Las actividades mineras pueden encontrarse a lo largo de todo el país. En el Norte chileno se ubica la mayor parte de las reservas de cobre y oro. La actividad más importante es la minería del cobre, que además genera buena parte de la producción de oro y plata, como subproductos.

Se identifican tres segmentos en el sector minero chileno: Gran Minería, Mediana Minería y Pequeña Minería. La Minería Estatal la llevan a cabo a gran escala Codelco y Enami . En la Minería Privada subsisten relacionados los tres segmentos mencionados y se vinculan con Enami a través de su estructura de abastecimiento.

Si bien ni la Pequeña ni la Mediana Minería cuentan con infraestructura de fundición, éstos se han constituido en abastecedores de los procesos posteriores.

x
Valor agregado para el cobre.

En la Pequeña Minería chilena se explotan minas subterráneas, canteras o minas a cielo abierto, lavaderos y desmontes.

Las minas subterráneas constituyen la principal forma de explotación y alcanzan el 92 por ciento del total de faenas y el 95 por ciento de la producción.

El 76 por ciento de las faenas se dedica a la extracción de cobre y abarca un porcentaje similar del total de la producción. Las minas de oro son en general de menor tamaño y alcanzan el 11 por ciento del mineral extraído.

Las minas se extienden entre la Primera y la Sexta Región, el mayor número de minas se ubican en la III y IV aunque se observa una gran dispersión en relación al tamaño de las minas.

La escasez de aguas en el Norte Minero determina una muy pequeña cantidad de lavaderos de oro que se distribuyen desde Copiapó hasta el extremo austral.


Minas que se ubican en la cordillera de los Andes

En el sector cordillerano se ubican los siguientes yacimientos mineros:

  1. La Escondida
  2. La Coipa
  3. Los Pelambres
  4. Collahuasi
  5. El Teniente
  6. Salvador
  7. Andina
  8. Los Bronces
  9. Saladillo
x
La más importante.

Tipos de explotación minera

1.- Minas a tajo abierto : son aquellos yacimientos que se encuentran a ras de suelo, donde los minerales se localizan sobre la superficie de la tierra, ejemplo: el cobre de Chuquicamata.

2.- Minas subterráneas: Son aquellos yacimientos que se localizan bajo tierra, donde los minerales deben explotarse bajo la tierra, ejemplo: el carbón en Curanilahue y Coronel.

Gran minería del cobre

Los orígenes de la Gran Minería del Cobre se remontan a comienzos del siglo XX, siendo dos hitos fundamentales la iniciación de la actividad de compañías norteamericanas, la Chile Exploration Company en Chuquicamata (1915), la Andes Cooper Mining en Potrerillos (1927) y la Braden Cooper Company en El Teniente (1912).

El desarrollo de la Gran Minería del Cobre es la consecuencia de un aumento importante en el consumo del mineral en el mundo. En efecto, éste se triplicó entre 1880 y 1890, ascendiendo de 156.000 toneladas métricas a 500.000 toneladas métricas. En 1912, el consumo mundial de cobre superaba el millón de toneladas.

x
Moneda chilena de cien pesos oro.

El ingreso de las compañías estadounidenses permitió incorporar capitales y también tecnología moderna. Así, los efectos de la explotación de los grandes yacimientos se reflejan rápidamente en las cifras de producción.

En 1906, Chile producía 26.000 toneladas métricas, logrando 100.000 toneladas en 1917 y 320.000 toneladas en 1929.  De esta forma, nuestro país se constituyó en el segundo productor de cobre del mundo (después de Estados Unidos), aportando cerca del 17  por ciento de la producción total del planeta.

En cuanto al impacto de esta expansión en la economía nacional, cabe señalar que en 1929 el valor bruto de la producción representaba el 14 por ciento del PGB.  Sin embargo, los impuestos que debían pagar las compañías extranjeras eran extremadamente bajos, al punto que los recursos captados por Chile equivalían únicamente al 4,3 por ciento del PGB, cifra bastante inferior al 14 por ciento citado con anterioridad.

La tendencia generalmente positiva seguida durante la segunda mitad del siglo XIX por la industria cuprera estuvo acompañada también por ciertos incrementos en la minería del oro y de la plata. Las exportaciones de plata prácticamente se quintuplicaron entre 1884 y 1893, pasando de 28.027 gramos de fino a 150.190.

El desarrollo de la industria minera en el Norte Chico posibilitó la formación de numerosas fortunas, las que contribuyeron efectivamente al desarrollo del país.
Uno de los sectores más beneficiados fue el transporte, especialmente en lo que respecta al transporte ferroviario.

De hecho, la explotación y auge minero estimularon la construcción del primer ferrocarril de Sudamérica , que unía las ciudades de Caldera y Copiapó.

Ver: PSU: Historia y Ciencias Sociales; Pregunta 35

Las estadísticas de 1882 revelan que los particulares habían construido en las provincias mineras del Norte Chico unos 906 kilómetros de ferrovías; es decir, una distancia equivalente a la que media entre Santiago y Osorno. No obstante lo anterior, una parte importante de los excedentes retenidos por los inversionistas chilenos fue invertida en el Valle Central y especialmente en Santiago.

x
La explotación de plata en Chañarcillo.

La actividad minera en Copiapó realizó una serie de aportes indirectos importantes.  Entre ellos destaca el estímulo otorgado a la explotación del carbón en el sur, ya que gran parte de la producción inicial se orienta a los procesos de producción minera y a actividades asociadas.

Por otra parte, las demandas generadas por la expansión minera respecto a provisión de alimentos, combustibles, materias primas en general, contribuyeron poderosamente al desarrollo de la flota mercante del país.

Con posterioridad a la incorporación de las provincias de Tarapacá y Antofagasta, materializada luego de derrotar a Perú y Bolivia, en la Guerra del Pacífico , el salitre se convierte en pilar fundamental de la economía chilena, por lo menos hasta la llegada de la depresión económica de 1929.

El salitre no sólo aporta divisas, sino que también se constituye en una actividad generadora de empleos, logrando ocupar 60.785 personas en 1925.

Si bien es evidente que gran parte de los excedentes generados por el cobre era retenido por las empresas extranjeras, es necesario reconocer la escasa opción que tenía Chile en esa época de desarrollar la gran minería.

La dependencia que existía en relación a los capitales extranjeros estuvo determinada por los enormes volúmenes de inversión requeridos para iniciar operaciones e instalar la infraestructura básica y las refinerías, por la imposibilidad de afrontar la adquisición de tecnología moderna y por la dificultad para nuestro país de incorporarse a un mercado extranjero muy integrado.

Por otra parte, la retención que hace Chile del valor total producido experimenta ciertos cambios positivos entre 1925 y 1970, subiendo del 38,1 por ciento al 75,6 por ciento. El instrumento fundamental para incrementar los ingresos nacionales por concepto de producción de cobre correspondió a una mayor tributación. En esta evolución es posible identificar algunos momentos claves.

x
Mineros de las salitreras.

En 1952, en respuesta a un acuerdo suscrito entre las compañías productoras y el gobierno de los Estados Unidos, en relación a vender toda la producción a 24,5 centavos de dólar la libra, el Estado chileno reacciona y decide tomar el control sobre las exportaciones.

El Banco Central comienza a adquirir el cobre al mismo precio del acuerdo y se preocupa de comercializar directamente el producto. En ese periodo, Chile llega a captar el 70  por ciento del valor bruto obtenido.

Sin embargo, a pesar de la mayor retención relativa, los valores absolutos sufren una drástica contracción debido a la caída experimentada por los volúmenes de producción. Entre 1945 y 1953, la participación de Chile en el mercado mundial baja del 22 por ciento al 14 por ciento.

Como una forma de sobreponerse a la crisis, se acuerda el Nuevo Trato entre el Estado chileno y las compañías estadounidenses.  Básicamente, se estableció un sistema único consistente en un impuesto equivalente al 50 por ciento de las utilidades, además de una sobretasa variable entre el 0 por ciento y el 25 por ciento, inversamente relacionado con los niveles de producción.

El Nuevo Tratoeliminó también el trato diferenciado en las tasas de cambio y fomentó la expansión de actividades y nuevas inversiones. Además, se creó una agencia gubernamental denominada Departamento del Cobre, cuya función era supervisar la producción, las exportaciones y promover la utilización de insumos locales.

x
La pulpería, abastecimento obligado para los mineros de antaño.

La aceptación y aprobación del Nuevo Trato coincidió con el aumento de la demanda y con el aumento en los precios y en la producción.

En 1959, la producción chilena de cobre alcanzaba a 500.000 toneladas métricas y su contribución a la producción mundial ascendía al 17  por ciento. Asimismo, la participación de insumos chilenos en los procesos de producción ascendió al 30 por ciento de la producción total.

A pesar de lo anterior, el Nuevo Tratotiene un efecto negativo en los ingresos del fisco, como resultado del nuevo tratamiento tributario.

La participación de Chile en las utilidades baja a un promedio de 58 por ciento en los cinco años que siguen al acuerdo, comparado con el 71  por ciento durante el periodo 1950-1955.  Frente a esta situación, el Estado chileno introduce nuevos impuestos a la gran minería (1961).

Simultáneamente, las compañías trataron de lograr un acuerdo en el sentido de congelar por un periodo de veinte años las normas tributarias y como Chile no aceptó, se llegó a un virtual estancamiento en las expansiones y nuevas inversiones.

Durante el gobierno de Frei Montalva (1964-1970) se inicia el denominado Programa de chilenización,el cual pretendía incrementar la capacidad productiva y de refinamiento. Asimismo, Codelco adquiere el 51  por ciento de la propiedad del El Teniente, por un valor de 80 millones de dólares. Este acuerdo contemplaba además aumentar la capacidad productiva a 280 mil toneladas en 1973, comparado con 182 mil toneladas en 1967.  En términos globales, el Estado pasó a recibir el 72,6 por ciento de las utilidades generadas por ese mineral.

El programa de chilenización contempló también un acuerdo con la Anaconda (1967).  En este caso, Codelco, adquirió el 25  por ciento de las acciones de una nueva empresa, que a través del sistema de joint venture comenzarla a operar en la mina La Exótica, continua a Chuquicamata.  Además se acordaron otros programas de inversión para expandir operaciones e incrementar la capacidad de refinamiento de las minas El Salvador y Chuquicamata. También en 1969 el gobierno chileno negoció la adquisición del 51  por ciento de las acciones de Chuquicamata y El Salvador, acordando un precio total de 182,2 millones de dólares, cantidad que sería cancelada en un lapso de doce años al 6 por ciento de interés.

Según el Banco Mundial, la chilenización permitió a nuestro país retener en 1970 el 76 por ciento de la producción de cobre, comparado con el 67 por ciento entre 1965-1968.

x
"La Copiapó": del primer ferrocarril que circuló en Chile y es la locomotora más antigua de América del Sur.

Con la llegada al poder de la Unidad Popular se comienza la etapa de la Nacionalización. En diciembre de 1970, Salvador Allende presenta al Congreso un proyecto de nacionalización que abarca a todas las compañías, el cual es aprobado por unanimidad el 11 de julio de 1971. Este proceso de nacionalización tuvo lugar sin compensación para las compañías extranjeras. Sin embargo, una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno del Presidente Pinochet fue acordar una forma de pago con las compañías.

La mediana y pequeña minería del cobre

Así como la Gran Minería se define como la categoría que agrupa a todas las empresas que producen más de 75.000 toneladas de cobre en barra anualmente, la Pequeña Minería corresponde a la actividad productiva que se realiza en minas y plantas de beneficio de minerales, cuyos dueños (personas naturales o sociedades mineras) poseen un capital pactado no superior a setenta sueldos vitales anuales de la escala A del Departamento de Santiago, cifra que en 1986 equivalía a unos US$ 6.200.

La Mediana Minería se define simplemente por exclusión, ocupando la franja intermedia de las dos categorías anteriores.

En cuanto a producción, la Pequeña Minería aporta cerca del 19 por ciento de la producción nacional. A nivel individual, las principales producciones provienen de la Empresa Mantos Blancos (26,5 por ciento), Compañía Minera Disputada de Las Condes (25,7 por ciento) y de la Sociedad Minera Pudahuel (15,3 por ciento), correspondiendo esta última a la administradora del mineral La Africana, en el sector poniente de Santiago.

Para actualizar datos sobre Minería Mediana y Pequeña, Ver www.sonami.cl

La Minería Chilena en el Mundo

Los recursos mineros chilenos se distinguen por la magnitud de sus reservas y su calidad. Esto permite, al nivel de explotación actual, alcanzar liderazgo mundial en algunos de sus productos principales. El siguiente cuadro indica la posición de la minería chilena en el contexto mundial:

P articipación de los principales minerales como  porcentaje del total mundial


Minerales

Reservas
Mundiales

Producción 2003 (miles ton.)

Lugar entre
Productores

Metálicos:

COBRE

26  por ciento

4.904,2

MOLIBDENO

20  por ciento

33,37

PLATA

3  por ciento

1.312,7

ORO

1,5  por ciento

38,9

13º

No metálicos:

NITRATOS

100  por ciento

1.133,9

YODO

14  por ciento

15,5

LITIO

11,7  por ciento

41,67

BORATOS

5  por ciento

--

Actualmente, con una producción cercana a las 16 mil toneladas anuales, Chile representa casi el 50 por ciento de la oferta mundial de yodo –sólo SQM, representa el 25 por ciento–, mineral utilizado para la fabricación de fármacos, herbicidas y químicos, entre otros.

Principales yacimientos de Cobre, Oro y Plata


En el territorio chileno se presenta la mayor mineralización cuprífera del mundo y se encuentran algunos de los depósitos de mayor tamaño conocidos a escala mundial. El 80 por ciento de la producción actual proviene de yacimientos del tipo “pórfidos cupríferos”. Ellos también contienen molibdeno, oro y plata, los que se obtienen como subproductos.

x
Codelco es el segundo productor mundial de molibdeno, un subproducto de la explotación del cobre.

La mayor proporción de los depósitos se sitúan en el extremo norte del país (20 o a 26 o latitud Sur).

La segunda fuente de reservas y de producción de cobre proviene de los yacimientos estratoligados, que contienen principalmente sulfuros primarios y algunos cobre exótico, situados preferentemente en las zonas costeras del norte y parte de la zona central de Chile.

Los yacimientos vetiformes se encuentran prácticamente agotados.

Los depósitos de oro son numerosos en Chile. Aunque depósitos aluviales se encuentran en todo el país, el mayor interés está en los depósitos epitermales, generalmente asociados con plata.

Los principales distritos auríferos se sitúan entre los 26 o a 32 o latitud Sur.


Litio


El litio es uno de los minerales industriales más interesantes. Es un metal con propiedades especiales en la conducción del calor y la electricidad.

xx
Litio, fundamental en pilas y baterías.

El litio se utiliza como materia prima en diversas industrias. Según Soquimich (2009), las baterías representan la principal aplicación con el 27 por ciento de la demanda total; grasas lubricantes representan el 12 por ciento de la demanda; fritas (un compuesto de arena y sosa para fabricar vidrio) el 9 por ciento; vidrios y cerámicas constituyen el 8 por ciento; aire acondicionado el 5 por ciento; aluminio el 4 por ciento; polímeros el 4 por ciento; usos farmacéuticos el 3 por ciento; y colada continua con el 3 por ciento.

Su carácter de estratégico para Chile se sustenta en una demanda mundial creciente, en circunstancias de que el país cuenta con las mayores reservas mundiales activas. Incluso, aún hay un gran número de salares en los que se desconoce su contenidos de litio.

Hacia finales de 2010 Chile decidió abrir la explotación de litio a las empresas extranjeras, estimando que sus ventas podrían llegar a los 3.000 millones de dólares en las próximas décadas.

El objetivo es otorgar concesiones para la explotación del litio y luego iniciar la etapa de contactos con inversionistas internacionales con la meta de desarrollar la industria de productos terminados.

x
La riqueza del litio está en los salares.

Actualmente (2010), sólo la compañía SQM, del empresario Julio Ponce Lerou, y la Sociedad Chilena del Litio (SCL Chemetall) pueden extraer este mineral catalogado como estratégico porque lo explotan desde antes de 1982.

El uso del litio en la producción de armas nucleares hizo que Chile lo considerara un mineral no objeto de concesión, porque era una reserva militar "estratégica", pero esta concepción de un producto ligado a su potencial militar está obsoleta en el mundo.

Según datos del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), en Chile se concentra más del 70 por ciento de las reservas de litio en el mundo, de las cuales sólo el 40 por ciento están operativas en los yacimientos del Salar de Atacama.

Su uso está  asociado a diversas industrias: farmacéutica, electrónica, nuclear e incluso automotriz, dado que podría utilizarse en los vehículos híbridos o eléctricos.

De acuerdo a la demanda internacional, su consumo se ha duplicado; de 45 mil toneladas en los noventa a más de 100 mil toneladas entre los años 2007 y 2008.

Ya se han descubierto nuevos yacimientos, se están confirmando las reservas probables y está comenzando su explotación más intensiva.

En septiembre de 2010 la firma australiana Talison, considerada como la tercera productora de litio del mundo, después de SQM y la Sociedad Chilena de Litio (SSL Chemetall), solicitó a Chile una concesión para explotar dicho mineral en el país.

x
El litio en la electrónica.

Podría ser la primera concesión que se otorgue desde que en 1982 se promulgara la mencionada ley, donde se establece que el litio no puede ser concesionado por su potencial uso para la energía nuclear.

Según fuentes del Ministerio de Minería chileno, el mercado del litio, impulsado por China, podría crecer en los próximos años entre 6 y 8 por ciento anual por la masificación de los autos eléctricos.

En el conjunto de la minería en Chile, el litio es una industria poco significativa porque exporta menos de 300 millones de dólares al año, y la meta del gobierno es multiplicar por 10 su tamaño, para que llegue a los 3.000 millones en las próximas décadas.

A nivel internacional, la demanda de litio está creciendo debido a su uso en la producción de baterías y, especialmente porque es la mejor alternativa de almacenamiento de energía para la expansión de los autos híbridos y eléctricos.

Además, este mineral tiene múltiples usos industriales y aplicaciones metálicas, siendo de alta eficiencia en la producción de tritio para la fusión nuclear, que se espera pueda reemplazar a las actuales centrales nucleares, sin generar desechos radiactivos.

En Francia se construye la primera central experimental de fusión nuclear: el proyecto multinacional ITER, previsto para entrar en funciones en 2017. Este tipo de energía podría transformarse en una de las futuras fuentes de energía dominantes a nivel mundial.
Por el momento, el consumo mundial de carbonato de litio es de unas 100.000 toneladas.

El gobierno chileno prevé crear los incentivos para atraer a inversionistas extranjeros, particularmente a compañías chinas, europeas, coreanas y japonesas del sector automotor y a empresas farmacéuticas y de construcción.

También contempla establecer asociaciones o empresas mixtas con firmas extranjeras, así como otorgar zonas de concesión condicionadas a la inversión en investigación y desarrollo. Asimismo, podría establecer acuerdos de cooperación entre países

La idea apuesta a promover la demanda mundial del litio y, al mismo tiempo, desarrollar productos con valor agregado en Chile, sin dejar de exportar el mineral al resto de los países.

Ver: PSU: Química; Pregunta 10_2005Quimica2

Fuentes Internet:

http://www.cochilco.cl/productos/descarga/anuarios/Anuario2003.pdf

http://www.minmineria.cl/574/w3-propertyvalue-1986.html

http://www.sonami.cl/boletin/bol1133/art13.html

http://www.lafacu.com/apuntes/geografia/geografia_recursos_mineros_chile/default.htm

http://www.mundopyme.cl/lascortaderas.htm

http://www.mch.cl/revistas/index_neo.php?id=1237

http://www.idrc.ca/mpri/documents/chile_s.html

http://spanish.news.cn/entrevista/2010-11/17/c_13609888.htm

Otras fuentes: Comisión Chilena del Cobre (Colchile)

Codelco Chile

Compilación:  Profesor en Línea

Ver, además, en Internet:

http://www.codelcoeduca.cl/>

http://www.cochilco.cl/contenido/b-inversion/b-inversion-guia.html

Materias