Changos

En la costa norte, desde el Loa hasta el Aconcagua, prosperó un grupo de pescadores llamados changos por los españoles. Eran anchos de espalda, con una estatura media que oscilaba alrededor de 1,60 metro en los hombres y 1,45 metro en las mujeres. Dormían en toldos de cuero de lobo, sostenidos por troncos de quiscos o costillas de ballenas y fabricaban embarcaciones con cueros de lobo marino inflados (imagen a la izquierda).

Para confeccionar una de estas embarcaciones se requerían los cueros de cuatro lobos machos. Se les ponía en agua dulce para ablandarlos, luego los cortaban con intestinos de los propios animales, en forma de bolsones: en una de las puntas se introducía un tubo de caña por el cual se soplaba para inflar el bolsón. Una vez lleno de aire se retiraba, el agujero se cosía, y las costuras eran cubiertas con mezclas de aceite y grasa de lobo mar, quedando así, selladas e impermeabilizadas.

Embarcación de los changos

Con dos de esos bolsones se hacía la balsa. Los extremos eran amarrados con sogas y en la parte central se colocaba un tablado, atado a ambos bolsones, donde se sentaba el navegante.

Con estas embarcaciones, frágiles en apariencia, los changos podían pasar días en el mar. Incluso navegar hacia el Sur. Algunos fueron vistos hasta en la desembocadura del río Maule, en épocas históricas tardías.

Los changos se desplazaban por las caletas del Norte buscando mariscos en las rocas y aventurándose en el mar para pescar. Cazaban, incluso, lobos de mar valiéndose de arpones, también utilizaban para la pesca redes hechas con intestinos de lobos marinos o fibra de totora trenzada.

Su constante deambular por las costas del Norte los llevó a no sobrepasar en grupos la docena de familias, de lo cual se deduce que no sobrepasaron el nivel de bandas, teniendo como núcleo básico la familia.

(Para un estudio más profundo de los Changos, ir a Las Etnias Pescadoras del Extremo Norte)


Fotos o dibujos son muy escasos, en todo caso, la construcción y sus materiales corresponde a la generalidad de los pueblos que son principalmente recolectores marinos.

Hay que considerar que gran parte de la vida de las poblaciones nómades se desarrolla fuera del lugar de habitación, que necesita principalmente resguardarlos de la noche que, en el norte, por la presencia templadora del mar, no es muy inclemente.

No se sabe si realmente eran un grupo independiente o antiguas colonias de los pueblos del interior. Sus viviendas también las construían en toldos de cueros de lobo, sostenidos por troncos de quiscos o costillas de ballena.

A la derecha, una vivienda ona, para dar una idea de como pudo ser una de origen chango.

(Para ver la imagen a mayor tamaño, hacer clic sobre ella)

Como es de imaginar, es muy difícil, por  los materiales de construcción y la movilidad de este grupo humano, la permanencia y conservación de este tipo de habitación.

Para más información, se puede consultar también la "Historia de los Changos en Chile", Ricardo Latcham, investigador de la primera mitad del siglo XX en Chile.

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl