Segunda Guerra Mundial

 

Hitler y Mussolini, los socios.

Los años que transcurrieron entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial fue un período de inestabilidad política, económica e internacional en donde las potencias europeas comenzaron lentamente a organizarse con el propósito de enfrentar en cualquier momento un nuevo conflicto bélico. De esta forma Alemania tomará la iniciativa ante cualquier motivo de lucha, logrando que en 1936 un pacto entre estos y los italianos dieran origen al eje Roma – Berlín al cual se agregó poco tiempo después Japón.

Hitler y Mussolini tenían ambiciones expansionistas. Así en 1936 Italia se anexó Etiopía y en 1938 Alemania incorporaba a su territorio a Austria y los Sudetes en Checoslovaquia, y al año siguiente, Hitler firmaba un pacto con Stalín para repartirse Polonia. Con ello impedía que la Unión Soviética se aliará con Francia e Inglaterra para así no ser atacada por el oriente.

Esta situación permitió también que los soviéticos ganarán tiempo en la organización de su ejército ya que Stalín sabía que tarde o temprano, Hitler lo atacaría.  

Poder bélico renace.

Sin embargo, para comprender de mejor manera esta situación es necesario conocer los antecedentes o causas que explican el porqué se produce el conflicto bélico más importante de la Historia Mundial:

Causas de la guerra

De modo resumido, y señaladas  como las principales, las siguientes fueron las causas que provocaron la Segunda Guerra Mundial:

La exaltación nacionalista

Los deseos de expansión

Un nuevo sistema de alianzas

El rearme de las potencias

La aparición de regímenes totalitarios en Alemania, Italia y Japón.

 

(Para ampliar el tema, Ver: Causas de la Segunda Guerra Mundial)

 

Polonia invadida por los alemanes.

Todo lo anterior establece el período previo al inicio de la Guerra, Europa vivía una etapa tensa en las relaciones diplomáticas donde Francia e Inglaterra aplicaban la política de “Apaciguamiento” la cual estaba orientada a evitar cualquier intento de conflicto armado. Sin embargo, esta situación fue insostenible y el 1° de septiembre de 1939 Alemania invade Polonia dando inicio a la Segunda Guerra Mundial.

Inmediatamente de ocurrido este hecho, el 3 de septiembre de 1939, Inglaterra y Francia, apoyados posteriormente por la Unión Soviética, declaran la guerra a Alemania, formando el Bando de los “Aliados”.

De esta forma, Alemania rápidamente avanza sobre Noruega, Dinamarca, Holanda, Bélgica y Luxemburgo hasta llegar a Francia. Los blindados germanos, las Panzerdivisionen, ocuparon París, donde el Mariscal Petain estableció un gobierno colaboracionista, mientras en Londres el General Charles de Gaulle encabezaba el gobierno de la “Francia Libre”.

Hitler quería el mundo.

Sólo Inglaterra había quedado fuera del alcance de Hitler. Contra ella se organizó un bombardeo constante y sistemático que no perjudicó el ánimo de los ingleses alentados por el Primer Ministro Winston Churchill.

Japón, por su parte, se apoderó de la Indochina francesa; la URSS se anexaba Rumania y lo propio hacía Hitler con Hungría y Bulgaria. Italia ocupaba Albania y derrotaba, con la ayuda de Alemania, a Yugoslavia y a Grecia.

Como se puede apreciar, esta es la situación de la Europa hacia los inicios de la Segunda Guerra Mundial. Por un lado muestra al Eje Roma – Berlín – Tokio incorporando países, y por otro lado, los Aliados tratando de defenderse y reorganizarse para enfrenta el poderío Alemán.

 

Evolución del conflicto

En el desarrollo de esta gran guerra, uno de los episodios más notables dice relación con el deseo por parte de Hitler de apoderarse de toda Europa. Para tal efecto ejecutó las llamadas “Guerras Relámpago”, las cuales tienen por objetivo invadir un territorio o país en el menor tiempo posible.

Guerra en el desierto.

Uno de los ejemplos claros lo demuestra la invasión a Polonia, Bélgica, Holanda, Francia y Luxemburgo. Hacia 1941 Hitler se proclamó el campeón de la lucha contra el comunismo y avanzó sobre Rusia.

(Ver: Frente oriental).

 

Obtuvo importantes victorias iniciales, pero Stalín decidió seguir la misma táctica usada por los rusos contra Napoleón a comienzos del siglo XIX.

Todo lo anterior demuestra el afán expansionista alemán, sin embargo la guerra no se desarrolló completamente en Europa sino también en “otros frentes”, los cuales se detallan a continuación:

 

África del Norte

Alemanes en el Mediterráneo oriental.

Aquí se enfrentan Italia e Inglaterra en primera instancia, pero lentamente las tropas británicas comienzan a derrotar a los italianos, ante lo cual Alemania tuvo que auxiliarla, destacando en esta acción el Mariscal Rommel, conocido como “el zorro del desierto” quien dirigió el África Korps haciendo retroceder a los ingleses.

Hacia 1942, las tropas aliadas al mando de Montgomery derrotaron al general alemán Rommel en la batalla de El Alamein, en Egipto. Tras esto, los norteamericanos reforzaron a los aliados enviando a Dwight Eisenhower, lo que permitió que hacia 1943 las fuerzas italianas y alemanas se rindieran.

 

El Medio Oriente

Es una zona petrolera e Inglaterra necesitaba de este recurso para abastecer a sus ejércitos. Alemania entonces impedía tal acción. Sin embargo, los ingleses con la ayuda de los rusos se apoderan de Irak, logrando su objetivo.

 

Los Balcanes

Pearl Harbour, blanco de la ira japonesa.

Las tropas del Tercer Reich se apoderan de Yugoslavia y Bulgaria, y de esta forma toman posesión de la Península de los Balcanes, incorporando la isla de Creta, tomando posesión de todo el Mediterráneo oriental.

En tales territorios, tanto “Los Partisanos” yugoslavos como los “Guerrilleros” albaneses representaron la resistencia hacia las tropas del Tercer Reich.

 

Ataque a Pearl Harbour

Fue la causa que permitió el ingreso de los Estados Unidos a la guerra.

El 7 de diciembre de 1941, Japón sin mediar declaración de guerra atacó la base naval de Pearl Harbour, a fin de eliminar la oposición norteamericana a su expansión por el Pacífico Oriental.

Alemanes abandonan África.

Rápidamente ocupó Filipinas, Singapur, Java, Sumatra, Birmania y Nueva Guinea. La entrada de Norteamérica al conflicto transformó en mundial la guerra.

Estados Unidos y los Aliados

El ingreso de los norteamericanos a la guerra significó un gran apoyo para los aliados. Tanto militar como políticamente el Presidente Roosevelt decidió concentrar su contingente en Europa.

 

 

El desenlace del conflicto

Italia había continuado sus avances hacia Egipto. Derrotados por los británicos ocuparon el norte de África, siendo ayudados por los alemanes al mando del General Rommel.

Luego del desembarco del General Eisenhower en Argelia (1942) alemanes e italianos abandonan el continente africano en 1943. Al mismo tiempo, las tropas de Hitler se ven obligadas a rendir en la ciudad de Stalingrado (febrero de 1943).

Aliados rumbo a Normandía.

Los aliados, en julio de ese mismo año, ocupan Sicilia y avanzan sobre Roma lo que trae como consecuencia que “Il Duce” sea destituido del cargo y Roma ocupada el 4 de junio de 1944. Al año siguiente (abril) un grupo de partisanos ejecutan a Mussolini poniendo término al fascismo italiano.

 

El triunfo aliado

Las últimas victorias aliadas llevaron a que sus lideres (Roosevelt, Churchill y Stalin) se reunieran en Teherán para organizar y planificar la parte final del conflicto a través de un desembarco conjunto.

Este hecho histórico conocido como el “Día D” o Desembarco en Normandía (Francia) se efectuó el 6 de junio de 1944 y significó el comienzo de la derrota total de las tropas alemanas. Así, los aliados rápidamente liberaron Bélgica, Holanda. Luxemburgo, Noruega y Dinamarca.

Sin embargo, los alemanes se resistían a ser vencidos, ante lo cual las potencias aliadas acordaron realizar una reunión, en donde se estableció que la Unión Soviética debía atacar a los japoneses siendo compensada con los territorios que ya había invadido (Europa del Este). Esta reunión recibió el nombre de “Conferencia de Yalta”, en Crimea,  cerca del Mar Negro.

Hiroshima estalla.

Tras esto se desarrollóo el ataque final y el 2 de mayo de 1945 la ciudad de Berlín fue tomada por los Aliados. Días antes (30 de abril de 1945) Hitler se suicidaba dejando Alemania sumida en una gran crisis económica y de desprestigio mundial.

Finalmente, el nuevo gobierno germano se rindió el 7 de mayo de 1945 dejando tras de sí una Europa en ruinas y un nuevo escenario en  las relaciones internacionales. Para ello se realizo la “Conferencia de Potsdam”; en ella se estableció que Alemania quedaría en poder de las cuatro potencias vencedoras, las cuales tendrían una zona de ocupación, siendo Berlín la sede del gobierno.

 

Rendición del Japón

Con Alemania e Italia fuera de combate, sólo quedaba Japón. Para obtener su rendición, los Estados Unidos lanzaron el 6 de agosto de 1945 una bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima y tres día después hacía exactamente lo mismo sobre Nagasaki. Para conocer los detalles de ello, presentamos a continuación el siguiente documento que relata uno  de los episodios o hechos históricos más tristes que haya vivido la humanidad entera:

"Cúpula atómica", la memoria de Japón.

"La bomba de Hiroshima estalla a seiscientos metros, sobre el nivel del suelo, creando una gran bola de fuego. Bajo ella, la temperatura alcanza  en una fracción de segundo los 6.000° C. Más allá las tejas se derriten al alcanzar la temperatura de fusión, es decir, los 1.300° C.

Las personas que no tienen la protección de un refugio mueren carbonizadas. Los cuerpos de aquellos que habitaban más cerca del epicentro se volatilizan. A veces, lo único que queda de ellos es una sombra marcada sobre algún muro de concreto.

Más allá, el calor es tal que los ojos se deshacen en sus cuencas; los rostros no son más que una masa de carne al rojo vivo. A tres kilómetros del impacto, al quedar totalmente descubierta, la piel comienza a caerse a pedazos.

"Con una velocidad superior a los trescientos metros por segundo, la ola de calor consume casas, vehículos y personas. A una distancia de varios kilómetros, la vegetación pareciera devastada por una aplanadora.

Japón sucumbe.

Para concluir, miles de personas quedan atrapadas bajo los escombros, amenazados por los incendios producidos por el calor y avivados por el viento radiactivo que sopla por más de seis horas.

"En Nagasaki, los efectos no difieren mucho. La ciudad se ubica en un valle lo que hace que la onda expansiva se vuelva aún más destructiva, arrancando los árboles de raíz y no dejando ningún inmueble en pie, en  un radio de tres kilómetros.

En contrapartida, la propagación de los incendios es controlada por grandes extensiones de agua. La fortuna quiso que los equipamientos médicos no fueran dañados y el primer balance sólo alcanza los 36.000 muertos."

“Grandes Hechos Históricos de la Humanidad”

Cifras más correctas señalan que en Hiroshima murieron 80.000 personas y en Nagasaki un poco más de la mitad. Según palabras del Mariscal Montgomery en su "Historia del Arte de la Guerra",  señala que las víctimas eran  ”más del total de muertos de todas las incursiones aéreas sobre Londres”.

El 10 de agosto de 1945 el Emperador Hirohito anunciaba la rendición incondicional de Japón, firmando la capitulación definitiva a bordo del acorazado Missouri el 2 de septiembre de 1945 poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

 

Crematorio alemán.

Los campos de concentración

El término de la Segunda Guerra Mundial trajo consigo que lentamente el mundo se enterara del horror producido en los territorios que Alemania ocupó. En cada uno de ellos existían campos de exterminio judío que se englobaban en la llamada “Solución Final”.

Hitler, para desarrollar su raza superior, decidió eliminar progresivamente a los llamados “elementos extraños”. Para ello los hacinó primero en “ghetos” y posteriormente decidió trasladarlos a campos de concentración con el propósito de realizar trabajos forzados.

Sin embargo, dentro de ellos, gran cantidad de judíos fueron asesinados en cámaras de gases, cremados en hornos, acribillados o bien utilizados como experimentos humanos. De estos “Campos de la Muerte” destacan Sobibor, Belzec, Treblinka, Auschwitz – Birkenau y Lublin – Majdanek, entre los más de mil que existían en Europa. Según cifras recogidas, se cree que en ellos se eliminó a más de 12.000.000 de personas, siendo más de la mitad víctimas judías.

Veinticinco millones de bajas

 

Bajas en la segunda guerra mundial

El costo en vidas humanas durante la Segunda Guerra Mundial perjudicó de sobremanera a la Unión Soviética (hoy Rusia), cuyas bajas entre personal militar y población civil se estima que sobrepasaron los 27 millones. Las bajas de los aliados fueron de 44 millones, en tanto que las de las potencias del Eje de 11 millones.

El número de muertos de ambos bandos en Europa ascendió a 19 millones y las víctimas de la guerra contra Japón llegaron a los 6 millones.

Estados Unidos, que apenas sufrió bajas entre la población civil, perdió a unos 400.000 ciudadanos.

Como consecuencia de estas ingentes pérdidas humanas y económicas, se alteró el equilibrio político. Gran Bretaña, Francia y Alemania dejaron de ser grandes potencias desde el punto de vista militar, posición que fue ocupada por Estados Unidos y la Unión Soviética, inaugurando con ello la llamada “Guerra Fría”.

Al final, sólo ruinas.

 

Consecuencias de la guerra

ECONÓMICAS

Los países participantes quedaron arruinados debido a los continuos bombardeos y ataques de uno y otro bando. Estados Unidos fue el único que pudo desarrollarse sin problemas.

SOCIALES

La población se incorporó  a las decisiones políticas, tanto así, que los gobiernos socialistas se imponen en las elecciones populares.

POLÍTICAS

Las monarquías se reducen y los gobiernos se dividen en tres tendencias ideológicas:

1) El Socialismo Democrático
2) La Democracia Cristiana
3) El Partido Comunista

De las armas a la "Guerra Fría".

GEOGRÁFICAS

Los distintos territorios cambiaron según lo dispuesto por las potencias vencedoras, es así como en 1949 Alemania se dividió en dos: La República Federal Alemana (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA); Japón entregó Corea y la Manchuria y Polonia recibió territorios tanto al este como al oeste de Europa.

 

Bipolaridad del mundo

El mundo se divide en dos sectores ideológicamente distintos. El primero, de tendencia capitalista, liderado por los Estados Unidos; y el otro, de corte comunista, encabezado por la Unión Soviética (URSS). Estas dos superpotencias competirán por el predominio del mundo desarrollando la llamada “Guerra Fría”.

 

Ver: Mapa conceptual: Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial

Ver: Mapa conceptual sobre la Segunda Guerra Mundial

 

Para ver datos y estadísticas importantes, ir a:

http://www.exordio.com/1939-1945/naciones.html

Fuentes:

“La Época del Imperialismo”; Wolfgang J. Mommsen.

“Historia de Europa Contemporánea”; Guiseppe Mammarella

“Grandes hechos Históricos de la Humanidad”; Editorial Larousse.

“Historia y Geografía, Octavo Básico”; Editorial Universitaria.

“Historia y Geografía, II Medio #148; Editorial Santillana.

“Enciclopedia Encarta 2000”

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl - Registro N° 188.540