X región de Los Lagos: Flora

La enorme variación del medio ambiente en la X Región conduce a la existencia de una gran diversidad florística. Análisis de bosques de la zona sur de la X Región indican que el componente ambiental flora está formado por 119 especies: una hepática, cinco musgos, 21 helechos, tres gimnospermas (árboles aciculifolios), 67 dicotiledóneas (especies planifolias) y 22 monocotiledóneas (plantas de hoja angosta).

De este modo, la región se caracteriza por tener un paisaje con vegetación uniforme, configurado por extensos y espesos bosques siempreverdes con poca variación en la composición florística de las especies que allí se encuentran. Se localizan, principalmente, en las laderas de las montañas y de las zonas volcánicas y en los lugares con mayor humedad. En la depresión Central, el bosque ha sufrido fuertes embates y ha retrocedido notablemente frente al avance de las praderas, utilizadas por el hombre para alimentar al abundante ganado.

Las especies arbóreas dominantes son árboles muy altos, de hasta 45 metros de altura, entre los que cabe mencionar el coigüe de Chiloé , endémico de Chile, que tiene una distribución geográfica bastante restringida, siendo posible encontrarlo desde la provincia de Valdivia hasta la de Capitán Prat.

Asociado a esta especie aparece el mañío , una esbelta conífera con copa piramidal. En su tronco crecen plantas trepadoras con flores vistosas que atraen aves e insectos en busca del polen y el néctar.

Junto a otro gigante del bosque, el coigüe propiamente tal, crece la tepa , un alto árbol con hojas aromáticas.

Una especie de gran valor forestal es el tineo , endémico en Chile, que alcanza unos 35 metros de altura, con escasa copa, y cuyas hojas compuestas son consideradas las más hermosas dentro del grupo de las especies nativas.

En las cumbres de las montañas, sobre suelos muy delgados, se distribuye el alerce , una conífera a la que numerosos escritores han descrito como el árbol más grande y hermoso del bosque chileno. Crece formando extensos bosques llamados “alerzales”, de formación lenta pero de gran longevidad.  Su madera es de color rojizo, muy dura y resistente.

En la Depresión Central, con terrenos de mejor drenaje y unas precipitaciones menores, se encuentra un bosque más termófilo, con una comunidad principal formada por el olivillo junto al ulmo y otras especies arbustivas. El olivillo es una especie endémica de Chile, mientras que el ulmo es muy conocido por sus flores que, en el momento de la floración, ofrecen un paisaje de gran espectacularidad.

En el sector de la región ocupado por el bosque decidual destacan diversas especies de roble como el coigüe de Magallanes hasta los 600 metros de altitud, límite donde comienza a desarrollarse la comunidad vegetal más abundante formada por los bosques de lenga o roble de Magallanes. En la zona más austral de la región, incluyendo parte de la región siguiente, esta fagácea puede llegar a los 35 metros de altura con un tronco cilíndrico y recto de color gris.  Las hojas son caducas, grandes y de forma elíptica con los bordes en forma de sierra.

La lenga va acompañada de un escaso sotobosque. En áreas marginales o en los roqueríos de las cimas aparece otro roble, el ñirre , muy bien adaptado a las bajas temperaturas y a los suelos de mala calidad.  Tanto la lenga como el ñirre son aprovechados como leña, para levantar casas o establos o en ebanistería.

Otras especies que se encuentran son canelo, arrayán, luma y murtilla. El piso de estos bosques están cubiertos por musgos, helechos, etc.

También se hallan extensos matorrales formados por varias especies de arbustos como el calafate , arbusto con frutos azulados, o la zarzaparrilla , de agradables frutos comestibles.  Entre los de menor tamaño se destacan la violeta amarilla de bosque y el bellísimo chilco , arbusto que fue llevado a Europa y cultivado en jardinería.

Ver, en Internet:

http://www.fao.org/docrep/V9727S/v9727s09.htm

Materias