Enfermedades por exceso de alimentación

 

Enfermedades por exceso de alimentación, tales como la celiaquía de los niños, la esteatorrea de los adultos y el esprúe tropical (diarreas con abundante grasa).

CELIAQUÍA

La celiaquía es una enfermedad en donde el recubrimiento interno del intestino delgado (mucosa) se ve dañado por el consumo de trigo, avena, cebada y/o centeno.

Por qué dichos cereales, que son inofensivos para la mayoría de la gente, dañan la mucosa intestinal de las personas celíacas, permanece aún sin respuesta.

En la actualidad, la mayoría de los indicadores apuntan a que la gliadina, contenida en ciertos cereales, actúa como disparador del sistema inmunológico que reacciona contra ese antígeno, resultando en consecuencia el atrofiamiento de la mucosa intestinal. Esta reacción del sistema inmunológico puede compararse con el "rechazo" de órganos trasplantados, por parte del organismo.

Como el sistema inmunológico es controlado en parte hereditariamente, no es de sorprender que la celiaquía se presente dentro de una misma familia en sucesivas generaciones o en comunidades cerradas. Se cree que los parientes cercanos al celíaco tienen entre cinco y diez por ciento de posibilidad de desarrollar la enfermedad.

ESTEATOSIS o ESTEATORREA

El hígado graso, o esteatosis, es una enfermedad causada por un exceso de grasa en las células hepáticas, que puede ser debido a muchas causas. La más corriente es el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Las personas obesas, diabéticas o con hiperlipemia también pueden presentar esteatosis.

Siendo benigna en algunos pacientes, puede progresar lentamente a cirrosis hepática. Su tratamiento consiste en corregir su causa. En las personas obesas debe recomendarse el adelgazamiento y en los diabéticos o en los que tienen exceso de colesterol y de triglicéridos debe recomendarse la adopción de las medidas dietéticas adecuadas para mejorar estas anomalías.

ESPRÚE TROPICAL

El esprúe tropical es un síndrome de etiología desconocida que tiene lugar en regiones tropicales, en particular en Extremo Oriente y en el Caribe. Podría ser la secuela de una diarrea infecciosa aguda, con la subsiguiente contaminación del intestino por la bacteria causal. El microorganismo puede variar de una región a otra y una deficiencia nutricional puede aumentar la susceptibilidad a las toxinas bacterianas.

Como en el caso de la enfermedad celíaca, las vellosidades intestinales están acortadas aunque las células epiteliales superficiales no están tan alteradas. La mucosa gástrica está inflamada y atrofiada, con una secreción gástrica de ácido y de factor intrínseco reducidas.

Los síntomas del esprúe tropical incluyen diarrea, anorexia y distensión abdominal así como síntomas de deficiencias nutricionales. Pueden desarrollarse glositis, estomatitis, hiperqueratosis y edemas en grado variable. En la fase crónica son frecuentes las anemias ferropénica y megaloblástica por deficiencias de ácido fólico y/o vitamina B12. También se observa frecuentemente ceguera nocturna.

(Ver: Alimentación en animales: Clasificación trófica)

Fuente Internet:

http://www.iqb.es/Monografias/Diseases/E001_01.htm

 

Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540